El Banco de España exige al gobierno la elaboración de un plan para reducir el déficit público

Las previsiones del Gobierno de España estiman que el déficit público se elevará en 2021 hasta el -8,4%, propiciado principalmente por las pérdidas de la administración central

0
El Banco de España exige al gobierno la elaboración de un plan para reducir el déficit público
(Tiempo de lectura: 3 min)

El Banco de España ha exigido al gobierno español la elaboración de un plan “anticipado” para reducir el déficit público y hacer frente al incremento de déficit estructural a raíz de la crisis de la Covid-19. “Es muy importante diseñar un programa de consolidación fiscal que garantice la sostenibilidad del sistema y nos prepare para futuras crisis”, ha señalado este lunes el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. Las declaraciones del gobernador del Banco de España se han producido en la jornada “Encuentro del sector bancario” organizada por IESE. Y si bien Hernández de Cos ha asegurado que “ahora no es el momento de implantarlo”, sí ha enfatizado que este plan generaría “credibilidad en los mercados”.

Durante su intervención, Hernández de Cos ha insistido en la necesidad de elaborar políticas de recuperación, tanto a corto como a medio y largo plazo. “Las proyecciones macroeconómicas anticipan un crecimiento robusto en los próximos trimestres” ha asegurado el gobernador del supervisor español. Sin embargo, Hernández de Cos ha añadido que “todavía siguen existiendo elementos de incertidumbre”.

En este sentido, ha destacado que en 2020 ya se observaron “algunas señales de deterioro de la calidad crediticia”. A modo de ejemplo, los créditos en vigilancia especial se incrementaron un 24,3% en términos interanuales, mientras que durante los primeros tres meses de 2021 lo han hecho un 37,5%. En cuanto a la cartera de créditos dudosos, esta se incrementó un 23% en 2020 o un 15,9% durante los tres primeros meses de 2021.

Una política fiscal “prudencial” para facilitar la recuperación de la economía

Es por eso por lo que Hernández de Cos, tal y como hizo ayer el exministro de economía Luis de Guindos en el mismo evento, ha defendido la necesidad de mantener una política fiscal “prudencial” para facilitar la recuperación de la economía. También ha señalado que la crisis de la Covid-19 ha hecho patente la importancia de “disponer de colchones de capital suficientes” para “absorber riesgos inesperados” y, al mismo tiempo, “la necesidad de vigilar la evolución del riesgo de crédito”.

En cuanto al sector bancario, el gobernador del Banco de España ha subrayado que hay que completar el proceso de unión bancaria y afrontar los retos de la digitalización o la gestión de los riesgos climáticos. “Todo esto permitiría al sector europeo explorar las sinergias y beneficios de la diversificación asociados a potenciales procesos de consolidación en el ámbito continental”, concluyó.

El déficit público de España podría ser del 8,4% del PIB, según los últimos cálculos del gobierno

La preocupación de los organismos supervisores con el déficit de España se produce en un contexto en el que la pandemia no ha hecho más que inflar la deuda del país. Una deuda que los próximos años se seguirá incrementando, con unos porcentajes de déficit que no se veían en España desde la crisis económica de 2009.

La suspensión de los objetivos de déficit de la Unión Europea para 2021 y 2022 da aire a los gobiernos europeos para hacer frente a la pandemia. Pero dibuja también un escenario de sobreendeudamiento preocupante.

En este sentido, el ejecutivo español calcula que en 2021 el déficit de España se elevará hasta el 8,4%. La última previsión del Gobierno de Pedro Sánchez empeora las previsiones realizadas a finales de 2020, cuando se preveía un déficit del 7,7%. Este empeoramiento de las previsiones se debe por el fuerte impacto que tuvo la Covid-19 en la economía del país durante el primer trimestre del año.

En todo caso, el ejecutivo español calcula que el déficit en 2021 será inferior del registrado en 2020, cuando se batió un récord histórico con -10,1%. Y este incremento del déficit en 2020 y 2021 haría incrementar la deuda pública española hasta máximos nunca vistos. En concreto, el gobierno prevé que la deuda española se eleve hasta el 119,5% del PIB en 2021.

La recomendación del plan para reducir el déficit público del Banco de España se produce tras la presentación del Programa de Estabilidad 2021-2024 que el gobierno ha presentado a la Comisión Europea. Este plan calcula que España podría llegar a los niveles de déficit previos a la pandemia en 2024. Sin embargo, el país conseguiría ir recortando el déficit año tras año, pasando del -5% en 2022, al -4% en 2023 y el -3,2% en 2024.

El incremento del PIB, una de las pocas soluciones para rebajar la deuda pública de España

Ante la probable incapacidad de España de conseguir un déficit 0 en los próximos años, los esfuerzos para rebajar el nivel de deuda pública del país pasan por hacer crecer la economía. En 2020, el incremento del gasto propiciado por la pandemia, junto con el descalabro del PIB hizo aumentar la deuda de forma exponencial hasta el 120% del PIB. Este año, a pesar de contar con un déficit del 8,4%, el gobierno de España confía que el nivel de deuda se mantenga estable por el incremento del PIB del país. Un crecimiento del PIB que, a partir del 2022, haría bajar el nivel de deuda de forma muy suave, pasando del 120% en 2020 al 112% en 2024.

Pero los malos resultados macroeconómicos registrados en el primer trimestre del 2021, hará que la economía española crezca con menor fuerza de lo previsto. Así, las últimas previsiones del ejecutivo cifran el crecimiento de la economía española del país en el 6,5% en 2021, y en el 7% en 2022. A partir de 2023, el ejecutivo pronostica volver a los registros de crecimientos previos a la pandemia, entre el 2% y el 3,5%.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here