El aluminio sube sin freno: escasez de energía y problemas en China

El gasto en energía y otras materias primas usadas en la producción del aluminio son algunas de las causas de este incremento de precio récord.

0
Aluminio
(Tiempo de lectura: 3 min)

El precio del aluminio llegó a principios de esta semana a su nivel más alto desde el 2008, promovido por el aumento de los costos energéticos y los materiales utilizados para producir este metal, y también por el recorte de producción en China.

Según la agencia británica de noticias Reuters, el precio del aluminio subió más de un 50 por ciento en el 2021, luego de los beneficios del 9 por ciento conseguidos el año pasado.

Luego de ganancias superiores al 3 por ciento de aumento en las cotizaciones anteriores a la apertura de la Bolsa de Metales londinense, el aluminio alcanzó los USD 3.058 la tonelada, después de llegar a los USD 3.073, el mayor valor alcanzado desde mediados de 2008.

Un factor clave para entender este incremento en el precio del aluminio, son los frenos impuestos por el gobierno chino con el objetivo de enfrentar la contaminación, algo que se sumó a la escasez energética que sufre el país asiático.

De este modo, el precio de la energía en China subió a cifras récord de los últimos años, mientras que India, otro de los pesos pesados en el mercado energético, también debe enfrentar recortes energéticos e importantes aumentos en los costos de la energía.

Esta situación ha obligado a un productor de aluminio neerlandés y una siderúrgica de España a frenar completamente su producción.

Causas del aumento del precio del aluminio

Según el especialista Nitesh Shah del patrocinador y administrador de activos de fondos y productos cotizados en bolsa, WisdomTree Investments, “el precio del aluminio probablemente suba”, admitió a la agencia Reuters, recalcando que “el precio entre los USD 3.330 y 3.430 es el escenario más posible para fines de 2021, sin embargo, si la economía global sigue cayendo, la demanda disminuiría”.

Según expertos del fondo global de inversión y servicios financieros, Macquarie Group, los recortes en la cadena de suministros disminuirá la producción china del metal en 1,5 millones de toneladas en 2021, algo que producirá un déficit cercano al millón de toneladas, cuando se producen alrededor de 65 millones de toneladas por año en todo el mundo.

Si bien la demanda de aluminio en China está disminuyendo, continúa siendo muy elevada, por este motivo los precios podrían caer hasta los USD 2.100 el año que viene, comentó Timothy Weiner, analista de Harbour Aluminium, en una reunión de inversionistas realizada en Londres, para una conferencia para la Semana de la Bolsa de Metales de Londres, según informó la agencia de noticias británica.

Reunión anual de Harbour Aluminium con inversores.

Qué pasa con el gas y el petróleo

Todo el mundo está siendo impactado por una cada vez más importante crisis de energía. Esto se puede ver en el precio del gas, que sigue en subida debido a la escasez de producción. Estos incrementos podrían afectar también a otros sectores energéticos como la electricidad y el petróleo.

El banco estadounidense Bank of America predijo que el valor del barril de petróleo superaría los USD 100 y podría impulsar una inflación global si coincidían tres factores: el crecimiento del consumo de petróleo debido al aumento de los precios del gas; un incremento de consumo como consecuencia de un crudo invierno en el hemisferio norte; y el aumento en la demanda de vuelos debido a la apertura de fronteras.

“Si coinciden todos estos fenómenos, el valor del petróleo podría subir y generar otra ola de inflación global”, señaló Francisco Blanch, jefe global de commodities de Bank of America, y añadió: “Posiblemente estemos muy próximos a una nueva crisis macro”.

Cómo llegamos aquí

Se llegó a este escenario debido a los estímulos fiscales impulsados por los gobiernos durante la pandemia y las restricciones que obligaron a los consumidores a dejar de gastar, algo que hizo que las industrias piensen cómo cubrir estas necesidades luego de que los gobiernos reabran sus economías.

Sin embargo, para el área energética, satisfacer la demanda del sector industrial es más complicado.

Los factores que contribuyen a este conflicto son la falta de almacenamiento, la caída de inversiones y el retraso en trabajos de mantenimiento por la pandemia.

Por este motivo, el precio de todo el sector energético está en aumento en Europa, China y los EEUU.

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here