(Tiempo de lectura: 2 min)

Para el proyecto “España 2050”, el Ejecutivo estableció la meta de disminuir la tasa de paro hasta el 7% y ubicar la del empleo en el 80%. De acuerdo con sus proyecciones, la tasa de empleo podría situarse en el 68% en el 2030 y en el 72% en 2040. Por su parte, el Ejecutivo estima que el desempleo bajará al 12% en 2030 y al 10% en 2040.

De cumplirse las predicciones del Ejecutivo, España reduciría su tasa de desempleo a los niveles de la Unión Europea antes de mediados de siglo. Además, el Gobierno apuesta por elevar la financiación hasta alcanzar el 0,25% del PIB en 2030 y del 0,4% en 2050.

“Es una meta ambiciosa, pero factible que ya han alcanzado varios países de nuestro entorno. España ha experimentado una transformación ‘profunda’ de su mercado laboral en las últimas décadas”, dice el documento.

El plan “España 2050” también establece propuestas para aumentar la tasa de empleo femenina. El objetivo es igualarla con la de los hombres, la cual se ubica en el 82%, antes de llegar al año límite. 

Asimismo, el Ejecutivo quiere elevar la inserción de los mayores de 55 años hasta el 68% para el 2050. También planteó el objetivo de reducir el número de horas de trabajo semanales, hasta situarlas en los niveles europeos de 35 horas por semana. 

El envejecimiento de la población hará que en España haya 3,7 millones de potenciales trabajadores. En consecuencia, de aquí a 2050, la cantidad de ocupados podría tener una caída anual del 0,5%, cuando entre 1995 y 2019 subió un 2%. 

Entonces, el Ejecutivo plantea aumentar las tasas de empleo de las mujeres, los jóvenes y las personas mayores de 55 años. De esta forma, el impacto de la pérdida de la fuerza laboral no será tan grave. También propone incentivar la inmigración legal y reforzar la recuperación y atracción del talento.

Revisiones en la regulación laboral

El plan para el 2050 señala que deben corregirse algunas “disfuncionalidades normativas” para sentar las bases de un mercado laboral más eficiente y equitativo. Es por ello que el Ejecutivo revisará la negociación colectiva, las políticas activas de empleo y la regulación laboral. 

Sobre este último punto, el Ejecutivo dice que la contratación temporal aún tiene un peso “excesivamente elevado” en el mercado laboral español. Esto se traduce en una alta volatilidad al fomentarse el ajuste extensivo basado en contratar y despedir. En un escenario ideal, las empresas y los trabajadores negocian cambios en los salarios o las horas trabajadas. Es decir, promueven el ajuste intensivo.

Por este motivo, el Ejecutivo busca corregir las deficiencias del sistema productivo y fomentar la creación de empleo de calidad. El objetivo del proyecto  “España 2050” es actualizar y reforzar las políticas activas de empleo, de modo que se adapten a las nuevas realidades sociales y económicas. Además, tiene por meta aprovechar las oportunidades de futuro y modernizar los mecanismos de negociación colectiva.

Ejecutivo busca erradicar la cultura de la temporalidad de las relaciones laborales

Según el documento, es necesario erradicar la cultura de la temporalidad para reducir el desempleo y lograr una mayor tasa de conversión de temporales a indefinidos. Respecto a la negociación colectiva, el Ejecutivo considera que esta tiene “flaquezas importantes”. 

Igualmente, debido a las altas tasas de desempleo en España, los recursos destinados a la lucha contra el desempleo se han destinado a políticas pasivas. Por otro lado, los recursos dedicados a las políticas activas han sido considerablemente menores.

De cumplirse los objetivos del plan, el Ejecutivo considera que habrá una mayor eficiencia entre las instituciones laborales. Las organizaciones podrán activar, orientar y guiar a los desempleados hacia la reinserción laboral. De este modo, disminuirá el tiempo que tarda una persona desempleada en España en volver a trabajar. 

Sin embargo, el documento señala que el avance del mercado laboral dependerá de la capacidad del país de llevar a cabo el plan tras el impacto de la pandemia. A juicio del Ejecutivo, la crisis traerá oportunidades importantes. Si se aprovechan bien, “podrían ayudar a mejorar notablemente las condiciones laborales en España”.

Por ejemplo, estima que se aceleren tendencias de transformación como la digitalización de las empresas y las administraciones. También proyecta que incrementará el trabajo remoto y la flexibilización de horarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here