(Tiempo de lectura: 4 min)

El presidente de los Estados Unidos Joe Biden anunció que su gobierno hará uso de la Reserva Estratégica de Petróleo para tratar de contener el vertiginoso aumento de los precios de los combustibles en un esfuerzo conjunto con China, Japón y otros países consumidores.

En un comunicado difundido el martes, la Casa Blanca dijo que “el presidente está listo para tomar medidas adicionales, si es necesario, y está dispuesto a utilizar todas sus autoridades trabajando en coordinación con el resto del mundo para mantener un suministro adecuado mientras salimos de la pandemia”.

Estados Unidos junto con China, India, Japón, la República de Corea y el Reino Unido han tomado la decisión de vender parte de sus reservas de crudo como parte de su estrategia para llevar nuevamente el barril petrolero a precios manejables. Esto representa un abierto desafío a la política implementada por la OPEP.

La administración Biden ha dicho que planea liberar 50 millones de barriles en total de sus reservas estratégicas. 32 millones de barriles forman parte de un intercambio que se realizará en los próximos meses, en tanto que los otros 18 millones de barriles serán una aceleración de una venta previamente autorizada.

China por su parte dijo a través de la Administración Nacional de Alimentos y Reservas Estratégicas que también planea liberar parte de sus reservas de crudo para aliviar los constantes aumentos del precio del barril. 

“Estamos llevando a cabo el esfuerzo de liberar reservas de petróleo crudo. Y para cualquier detalle relacionado con la liberación, publicaremos un comunicado en nuestro sitio web”, afirmó un portavoz de la agencia estatal.

Precio de la gasolina sube a máximos de 7 años

El gobierno estadounidense tiene varios meses diciendo que está buscando todas las herramientas a mano para influir en los precios del petróleo. Los precios del marcador de EE.UU, West Texas Intermediate alcanzaron un máximo de siete años al ubicarse sobre los 85 dólares.

Así mismo, los precios en las gasolineras han seguido incrementándose y también han alcanzado máximos de siete años. El galón de gasolina llegó el lunes a US $3,409 en promedio en contraste con los US $2.11 de hace un año. 

Los precios del petróleo crudo representan alrededor de 50% – 60% del precio final que pagan los consumidores para poder llenar los tanques de sus vehículos. 

“Este es un movimiento oportuno para intentar bajar los precios del petróleo. Este suministro adicional debería ayudar a salvar el déficit de producción antes del invierno, especialmente si también obtenemos la confirmación de un suministro significativo de varias de las principales naciones consumidoras de Asia”, dijo el socio de Again Capital, John Kilduff.

Hasta el 19 de noviembre las reservas estratégicas de los EE.UU se ubicaban en 604,5 millones de barriles que están almacenados en complejos energéticos del país, informó el Departamento de Energía

Ahora, tras el anuncio presidencial, serán necesarios unos 13 días para que las reservas de crudo liberado lleguen finalmente al mercado, dijo la agencia gubernamental. Las reservas estadounidenses creadas en 1975 con ocasión del embargo petrolero árabe tienen una capacidad de hasta 727 millones de barriles.

Anuncios provocan un ligero retroceso de los precios

Tales reservas pueden ser aprovechadas de tres maneras según el Departamento de Energía. Por medio de una reducción total con el fin de contrarrestar cualquier “interrupción energética grave” del suministro, mediante una disminución limitada de hasta 30 millones de barriles de crudo o a través de una reducción para un intercambio o venta de prueba.

Luego del anuncio de la Casa Blanca, el precio del WTI cayó a un mínimo de un 1,9% (75,30 dólares) durante la sesión. El precio del último contrato negociado fue de 77,99 USD lo que representa un aumento de 1,6%. Por su parte, el crudo Brent de referencia internacional subió a 81,44 USD el barril, obteniendo una ganancia del 2,2%.

La directora gerente de CIBC Private Wealth US, Rebecca Babin, dijo en un comunicado que “el posicionamiento en todo el complejo de crudo se ha reducido drásticamente durante las últimas dos semanas, ya que los operadores aseguran las ganancias antes de fin de año, reduciendo la reacción inicial”.

“Los precios del crudo han retrocedido después de que el petróleo estadounidense y el Brent subieran a sus niveles más altos en siete y tres años, respectivamente, en octubre”, agregó Babin.

El gobierno de Estados Unidos pidió en agosto pasado a La OPEP y sus aliados que aumentaran el bombeo de crudo para estabilizar los precios del barril. Sin embargo, el cartel petrolero prefirió mantener su programa de producción convenido meses atrás para incrementar la producción en 400.000 barriles por mes hasta compensar la pérdida de demanda.

Surge el grupo oficial ‘Anti -OPEP +’

En vista de la disminución del consumo y la abrupta caída de los precios del petróleo como consecuencia de la pandemia, la OPEP tuvo que decidir en abril del año pasado sacar del mercado unos 10 millones de barriles.  

Lo mismo tuvieron que hacer los productores independientes incluyendo a Estados Unidos, México y Noruega. En los meses siguientes a medida que las economías volvían a abrirse lentamente los precios del barril se fueron recuperando.

Después debido a los cuellos de botella en los mercados, los problemas de transporte y la reapertura de las economías, nuevamente los precios del petróleo han escalado a niveles prepandémicos. 

“El día de hoy marca el surgimiento oficial de un ‘anti-OPEP +’, un grupo de los principales países consumidores de petróleo que están tomando la dinámica del lado de la oferta en sus propias manos en la liberación no convencional y sin precedentes de reservas de petróleo estratégicas”, afirmó el analista senior de mercados de petróleo en Rystad Energy, Louise Dickson.

Se busca “crear una holgura artificial en el mercado del petróleo y dar un golpe negativo a los precios del petróleo”, añadió el analista. E indicó que “el apoyo del lado de la oferta está destinado a sofocar los precios del petróleo y mantener la recuperación del PIB pandémico en el buen camino, especialmente en el contexto de un entorno macroeconómico cada vez más inflacionario”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here