(Tiempo de lectura: 4 min)

En Asia, el PIB de Japón descendió un 7,8% en el segundo trimestre, según anunció el gobierno este lunes. El hundimiento de la economía japonesa es la mayor contracción sufrida por el país desde 1955. El país cayó en recesión desde el primer trimestre. Sin embargo, este es el tercer trimestre consecutivo de descenso de la actividad.

Al ser comparado con el segundo trimestre del año pasado, Japón disminuyó un 9,9%. Mientras que la contracción anualizada del PIB japonés de abril a junio fue de 27,8%. La caída del PIB nipón es la más pronunciada desde que el país comenzó en 1980 a recopilar datos económicos comparables.

Japón que representa la tercera economía del mundo en cuanto a volumen del PIB, disminuyó su actividad un 0,6% en el primer trimestre. Pero desde el cuarto trimestre de 2019 ya presentaba signos de debilitamiento con un PIB retrocediendo 1,9%.

Paradójicamente, el único país del mundo que no está en recesión debido a la pandemia de covid-19 es China. El PIB del gigante asiático se expandió 3,2% en el segundo trimestre, muy por encima de lo esperado por los expertos. Después de haberse contraído un 6,8% en el primer trimestre del año debido al cierre económico para atender la pandemia.

China que es la segunda economía mundial y el epicentro de la crisis del covid-19, no ha sufrido daños tan pronunciados como otras economías. Aunque el crecimiento anualizado del PIB chino sea de -6,8% y del 3,2% en el segundo trimestre, está entre los más bajos en las últimas décadas.

Economía de EE.UU se desplomó 9,5%

La crisis sanitaria generada por el virus de origen chino y las medidas de aislamiento y cierre adoptadas causaron un hundimiento récord en las mayores economías del mundo. Los datos muestran que el Producto Interno Bruto (PIB) de casi todos los países ha tenido caídas inéditas en la historia.

Estados Unidos que representa la primera economía del mundo, tuvo un desplome del 9,5 % durante el segundo trimestre de 2020. Según datos de la OCDE, en el primer semestre el retroceso fue de solo 1,3 % mostrando los inicios de la pandemia en marzo. La estadísticas del gobierno de EE.UU indican que el crecimiento anual sufrió una variación del 32,9% de abril a junio.

Gran Bretaña y España, los países más golpeados de Europa

Los países de la zona euro, registraron un crecimiento negativo en el segundo trimestre de 12,1 %. Después de haber caído 3,6% durante los tres primeros meses de 2020. Esta es la caída más importante que se registra desde 1995 cuando la Oficina Europea de Estadística comenzó a recopilar datos.

En Europa el mayor retroceso de la actividad económica en el segundo trimestre lo tuvo Reino Unido, que representa la segunda economía más grande del continente. Entre abril y junio el PIB del país cayó 20,4% con respecto al primer trimestre. En los primeros tres meses la disminución había sido de 2,2%.

De esta forma, la economía del Reino Unido, entró en recesión por primera vez en la última década, de acuerdo con datos proporcionados por la Oficina Nacional de Estadística. Entre los países más avanzados del mundo, Gran Bretaña es la economía más golpeada por el coronavirus.

El descenso económico británico superó el hundimiento del PIB español del 18,5%, el mayor de la eurozona. A igual que los descensos de las demás economías más grandes de Europa. Francia con un retroceso del PIB del 13,8% e Italia con un 12,4%.

Respecto a Alemania, la mayor economía de la zona euro, cuyo PIB cayó 10,1%, fue del doble. La economía alemana venía de disminuir su actividad económica en -2% en el primer trimestre.

Contracción de la Unión Europea fue de 3,2%

Según Eurostat el PIB de la eurozona descendió un 15% de abril a junio en comparación con el segundo trimestre del año pasado. Este dato contrasta con la disminución del 3,6% que se registró en el primer trimestre cuando comenzaron las restricciones para evitar la propagación de la pandemia. La contracción económica del conjunto de países de la Unión Europea fue del 3,2%.

La mayor baja económica de la eurozona la experimentó España con la caída del turismo del 60%, que es uno de sus principales sectores económicos. También las exportaciones retrocedieron en más de 33%. La economía española venía de caer 5,2% en los primeros tres meses de 2020.

Los datos oficiales del PIB y el empleo durante el segundo trimestre actualizados por Eurostat, echaron por tierra los análisis del gobierno español sobre la crisis. A España le siguió en el hundimiento récord la economía de Hungría cuya contracción fue del 14,5%.

Por otro parte, Rusia decreció 8,5%, según datos revelados de la agencia de estadística Rosstat. El retroceso de la economía rusa provocado por el nuevo coronavirus fue provocado por la crisis mundial de los precios petroleros.

La potencia energética se enfrascó en una guerra de producción con Arabia Saudita que, unida al desplome de la demanda, tiraron al suelo los precios del crudo. La OPEP y sus aliados tuvieron que impulsar una coalición global para recortar la producción.

En América Latina las previsiones son más pesimistas

Los últimos datos de Eurostat han constatado los efectos devastadores del coronavirus en Europa. Igualmente, las estadísticas de otros organismos mundiales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, confirman las lesiones a largo plazo que está dejando esta crisis sin precedentes.

Conforme aumentan los rebrotes y contagios en muchas regiones del mundo, las esperanzas de una recuperación más inmediata se desvanecen. A pesar de las buenas noticias de las vacunas en fase de experimentación que no estarán listas para su venta masiva. Excepto, la vacuna rusa que al parecer se piensa saltar esta fase.

Por otro lado, las previsiones económicas de la Comisión Europea también han empeorado. La última actualización ofrecida a comienzos de julio indica que el PIB de la zona euro se derrumbará 8,7% este año, mientras que el de la UE caerá 8,3%.

Las economías más avanzadas han aprobado medidas de estímulo para recuperarse más rápidamente de los efectos de la pandemia. Se estima que a partir del segundo semestre de 2021, todas las economías más desarrolladas tendrán un despegue inusitado. En cambio en América Latina las previsiones son más pesimistas y en algunos casos alarmantes.

El crecimiento del desempleo y el hambre en la región junto con el número de muertos por el covid-19, es un asunto todavía no resuelto.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.