(Tiempo de lectura: 2 min)

Desde su aparición, los drones han mostrado capacidades sin límites en cuanto a sus aplicaciones. Les hemos encontrado usos militares, científicos, de entretenimiento y sociales, entre otros. Estos dispositivos de avanzada tecnología han mostrado un gran potencial en muchos campos. Ahora le ha llegado el turno a la medicina, donde, lo que hemos visto hasta ahora, parece ser solo la punta de iceberg en lo que a posibilidades se refiere.

Desde ya hace tiempo se ha venido experimentando con drones para hacer “delivery” (entregas) de medicamentos a pacientes localizados en zonas de difícil acceso. De todas las pruebas hechas, destaca, por lo exitosa, la administración de medicamentos para la diabetes por drones a pacientes de ubicaciones remotas.

Imaginemos por un momento la situación: un grupo de pacientes necesita insulina para vivir, pero un desastre natural corta repentinamente el acceso a su medicamento. La solución llega inmediatamente mediante drones de alta tecnología que trasladan la medicina entre los puntos de manera exitosa y rápida.

Los investigadores dicen que esta nueva tecnología pudiera hacerse habitual para movilizar medicinas y otros insumos vitales. No solo para pacientes de alguna dolencia específica sino para soldados heridos, e inclusive personas atrapadas esperando rescate.

La primera entrega documentada de medicamentos con drones del mundo se realizó a un paciente con diabetes en una comunidad de difícil acceso. El vuelo duró solo 16 minutos y partió desde Galway, Irlanda, hasta las Islas Aran, a unas 12 millas de la costa oeste de Irlanda.

Las tormentas severas muy frecuentes en esa área han interrumpido el acceso a la atención médica en Irlanda en los últimos años. Un equipo internacional de investigadores se dedicó a buscar una manera de ayudar a las personas enfermas de diabetes en regiones remotas. Estas, en el peor de los casos, podían quedar varadas durante días después de un desastre sin tener acceso a medicamentos.

Drones médicos, repartos eficientes y sin propina

Derek O’Keeffe, endocrinólogo consultor en la Universidad Nacional de Irlanda, dijo que, teniendo la tecnología adecuada, todo se limitaba a definir los protocolos para administrar medicamentos y suministros. El proyecto, conocido como “Proyecto de drones” se describe en un resumen publicado en una edición complementaria especial de la revista científica Journal of the Endocrine Society.

El proyecto comenzó a complicarse desde el inicio. Para el vuelo de prueba se requirió la aprobación de funcionarios de aviación, farmacéuticos y médicos. No obstante, la prueba inicial fue exitosa, el dispositivo no tripulado voló “más allá de la línea visual” en el espacio aéreo regulado, dijo O’Keeffe.

Por la parte farmacéutica, tuvieron que superar varios desafíos para transportar los medicamentos en el dron. Contó la Dra. Spyridoula Maraka, endocrinóloga de Veterans Healthcare de Arkansas Central que “La insulina puede estar fuera de la nevera durante horas, pero no puede exponerse al calor extremo”. Por lo tanto, hubo que colocarla en un paquete aislado con monitoreo de temperatura en el camino.

La Dra. Maraka continuó con la explicación “También pusimos un candado de seguridad en el paquete en caso de que el dron no llegara al lugar correcto”. Como parte del protocolo, Maraka hizo que un farmacéutico administrara la insulina y otro medicamento para la diabetes, el glucagón, antes de colocarlos en el dron.

El vuelo de prueba tuvo otra importante función. El dron regresó con una muestra de sangre del paciente para monitorear el control del azúcar en la sangre (glucosa). “Queríamos encontrar una manera de monitorear el control glucémico de forma remota”, dijo Maraka. Éste regreso completó el círculo completo de atención. Esto no había sido realizado por drones antes”.

Un horizonte de posibilidades por explorar

El proyecto de Irlanda fue solo una puerta que se abrió para mostrar un mundo de posibilidades. En la actualidad la tecnología de los drones esta involucrada en otros proyectos médicos que pueden salvar vidas. Aún más puede servir como eslabón de una cadena más compleja de tratamientos.

Los proyectos de drones enlazados con medios de comunicación satelital pueden llevar aparte de insumos, audios y videos con recomendaciones médicas. El horizonte sin fin de aplicaciones se extiende en todas direcciones. La tecnología sigue desarrollándose para servir a las necesidades de los seres humanos.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here