(Tiempo de lectura: 4 min)

En medios de todo el mundo los titulares apuntan en una dirección: ¿Dónde está Jack Ma?

El magnate chino, fundador de Alibaba, no ha sido visto en público desde octubre, mes en el que lanzó duras críticas al gobierno de Xi Jinping por la forma en que se condujo en la negativa a permitir la oferta pública inicial (OPI) de Ant Group.

Ant Group es el brazo financiero del gigante de comercio electrónico de mayor relevancia en Asia.

Al parecer, Ma, ex presidente de Alibaba (se jubiló este año), ya no es uno de los empresarios preferidos por Beijing.

En octubre estuvo junto a altos funcionarios de Xi y pronunció un discurso muy crítico en el que denostó públicamente a los organismos reguladores de ese país, lo que supuestamente enfureció al presidente de China.

En los meses siguientes, los reguladores convocaron a Ma y a otros ejecutivos para interrogarlos y detuvieron la OPI de Ant Group, que se esperaba fuera la mayor oferta de acciones del mundo.

El presidente de China Xi Jinping durante un congreso del Partido Comunista.

Jack Ma fundó un gigante tecnológico 

Luego de impedir la salida a bolsa de Ant Group, los organismos reguladores chinos comenzaron una serie de investigaciones antimonopolio sobre Alibaba y su rival en Asia, Tencent.

A finales de diciembre de 2020, además, le ordenaron a Ma que redujera su imperio empresarial.

Desde entonces, no se ha sabido nada de Ma, lo que ha hecho crecer las especulaciones sobre su paradero.

Su última aparición pública ha sido en un evento transmitido en vivo el 31 de octubre.

Ocurrió en una ceremonia a propósito de la apertura del evento anual de compras llamado Día del Soltero, o “Double 11”.

En noviembre, estaba previsto que apareciera en su papel de juez para el episodio final de un programa de juegos empresariales llamado “Africa’s Business Heroes”, organizado por Alibaba, pero se dijo que se trató de problemas de agenda.

Alibaba

¿Desaparecido?

Según publican distintos medios occidentales (los de China no hablan del tema), Ma fue reemplazado por otro ejecutivo de Alibaba y su foto fue eliminada del sitio web.

Tampoco apareció en la reunión de la cámara de comercio de Shanghai, donde ha pronunciado discursos todos los enero desde 2016.

De acuerdo con un informe de Bloomberg, a principios de diciembre se le advirtió a Ma que no abandonara el país. 

Siempre según ese medio estadounidense, el hashtag “Ma Yun tiene prohibido salir de China”, que hace referencia al nombre chino de Ma, fue censurado en la plataforma Weibo, pero su nombre no figuraba públicamente en una base de datos nacional relacionada con personas sujetas a esas prohibiciones.

Los analistas son cautelosos y esperan más tiempo para sacar conclusiones, ya que no hay mucha información confirmada.

Algunos dicen que Ma no sale a la escena pública a la espera de las resoluciones de los organismos reguladores respecto de Alibaba.

El argumento es que no quiere hablar cuando su empresa se encuentra en una situación política muy complicada.

Entienden que es una situación única a la que nunca estuvo expuesto el magnate (siempre gozó de los favores del gobierno chino) y ha preferido no herir sensibilidades para no afectar las finanzas del grupo.

Lo cierto es que la proliferación de teorías sobre su paradero sí están afectado las finanzas, ya que las acciones de las empresas del grupo se han visto afectadas en las últimas semanas.

Los analistas más pesimistas dicen que ha sido clave un editorial del Diario del Pueblo, controlado por el Partido Comunista chino, en el que se decía que “no existe la llamada era de Ma, sólo Ma como parte de la era”.

Antecedentes

Jack Ma no es el primer magnate chino que tiene problemas con el gobierno.

En el año 2018, Wu Xiaohui, fundador de Anbang, fue declarado culpable de fraude y abuso de poder, y sentenciado a 18 años de prisión.

En marzo de 2020, el magnate inmobiliario Ren Zhiqiang desapareció después de escribir un ensayo en el que criticaba la respuesta de China al Covid-19. Hasta llamó “payaso” a Xi.

En septiembre de ese año, fue condenado a 18 años de cárcel por corrupción.

Las acciones de Alibaba en la bolsa de Hong Kong cayeron un 2,10 por ciento entre lunes y martes.

Jack Ma

Alibaba y sus prácticas monopólicas

Una de las investigaciones del gobierno chino sobre Alibaba tiene relación con una serie de prácticas monopólicas que estaría llevando adelante la compañía fundada por Ma.

De acuerdo con los informes oficiales, Alibaba pone en obligación a los comercios que ofrecen sus productos en sus plataformas a rubricar acuerdos de exclusividad con la idea de impedir que vendan en otros sitios de ecommerce de la competencia.

Según el gobierno chino, Alibaba lleva a cabo la práctica llamada “debes elegir uno de los dos”, que supone que los comerciantes se vean en la obligación de decidir dónde venden, si en el conglomerado de Ma o en sus rivales. 

En la práctica, como Alibaba y sus satélites monopolizan el mercado, los vendedores no tienen más opción que aceptar sus condiciones.

Lo que dicen los analistas expertos en China es que la actuación de los organismos de regulación no es solitaria, sino que lo hacen apañados por el propio gobierno de Xi.

Gigantes sin control

Al parecer, el presidente chino busca sumar controles en uno de los pocos segmentos del mercado que escapa de su órbita: el ecommerce interno de China.

Xi advierte que los megaconglomerados tecnológicos, como Alibaba y Tencent, están creciendo sin freno y ponen en riesgo el poder estatal.

Lo que básicamente busca China es evitar que avance la influencia en la vida de los millones de usuarios de ese país por parte de Alibaba, Tencent y otras plataformas de venta online.

Especialmente, preocupa la intromisión de estos conglomerados en los sistemas de pago y en los créditos personales.

Precisamente el servicio de microcréditos lanzado por Ant Group ha sido una de las causas que precipitó la colocación de obstáculos para que pudiera tener su oferta pública inicial.

En octubre, Ma había hablado del tema diciendo que los bancos de China estaban operando con la mentalidad de las “viejas casas de empeño”.

Luego de las declaraciones públicas del magnate, las nuevas normas lanzadas por Beijing provocaron que Alibaba perdiera unos 113,5 mil millones de euros en valor de mercado. Esto representa alrededor del 15 por ciento de su valor.

La OPI de Ant podría haber logrado unos 28.200 millones de euros, según los cálculos más conservadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here