(Tiempo de lectura: 3 min)

Como parte de un amplio plan de sostenibilidad ambiental, Dinamarca anunció algo inédito: detendrá toda extracción de combustibles fósiles para 2050.

El gobierno danés también acordó cancelar nuevas licitaciones para otorgar a las empresas permisos para buscar y extraer petróleo y gas.

“Estamos poniendo un final definitivo a la era de los fósiles”. Esas fueron las palabras del ministro de clima de Dinamarca, Dan Jorgensen.

Horas después Greenpeace Dinamarca describió el anuncio como un “momento decisivo en la historia de la humanidad”.

Dinamarca, con 102 mil barriles diarios en 2019, es el mayor productor de petróleo de la Unión Europea.

Sin embargo, está muy lejos en comparación con Noruega o el Reino Unido, países que no pertenecen a la Unión Europea.

En su territorio tiene 50 plataformas de perforación y una veintena de campos de exploración de petróleo y gas activas.

Jorgensen entiende que es una decisión importante. Tanto lo cree que dijo este jueves en una conferencia: “Esta decisión resonará en todo el mundo”.

Suben los precios del petróleo en Asia debido a tensiones entre EE.UU. e Irán

Todo un desafío para Dinamarca

Hablemos de dinero. La decisión le costará a Dinamarca unos 12.900 millones de coronas, unos 1.750 millones de euros, de acuerdo con las estimaciones del Ministerio de Energía de ese país. Sin embargo, aclaró que el dato no es preciso porque hay muchas variables por analizar.

Dinamarca es uno de los países más avanzados en la llamada “industria verde”, con objetivos climáticos que se cuentan entre los más ambiciosos del mundo.

Su objetivo es reducir para 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero en un 70 por ciento desde los niveles de 1990.

La idea es alcanzar emisiones netas cero para 2050.

Ambos objetivos se han convertido en ley.

Para Helene Hagel, directora de Política Climática y Medioambiental de Greenpeace Dinamarca, el anuncio significa que el país puede afirmarse como un “pionero verde” e “inspirar a otras naciones” a poner fin a la dependencia de los combustibles fósiles que destruyen el clima.

Dijo que es una “gran victoria” para el movimiento climático y para “todas las personas que han presionado durante muchos años” para que esto ocurra.

Numerosas naciones están embarcados en el mismo objetivo que Dinamarca.

El Reino Unido, por caso, tiene como meta reducir las emisiones en un 67 por ciento para fines de 2030, según dijo la semana pasada el primer ministro Boris Johnson.

Un dato es interesante y refleja que va a ser complicado cumplir con estos objetivos por los elevados intereses: diversos estudios dicen que un tercio del petróleo y el gas del Mar del Norte podría estar intacto.

Para los científicos, reducciones en emisiones como las de Dinamarca o el Reino Unido son importantes, pero aún así, no hay garantía de que el mundo evite un calentamiento global grave.

Rusia y la Opep firman el mayor acuerdo petrolero de la historia (¿será suficiente?)

Dinamarca es el mayor productor de petróleo de la UE

A la decisión danesa se llegó a partir del voto favorable del parlamento de ese país. 

Se estima que Dinamarca bombeará unos 82 mil barriles de crudo y otros 21 mil barriles de petróleo equivalente este año.

Esto es relativamente poco en el contexto global.

El Reino Unido produce alrededor de diez veces más, mientras que Estados Unidos, el mayor productor del mundo, bombeó más de 18,5 millones de barriles de petróleo al día en 2019.

No obstante, los ambientalistas dicen que la medida es significativa ya que muestra el camino a seguir en la lucha contra el cambio climático.

Desempolvar el Acuerdo de París

Para Hagel, Dinamarca tiene “la obligación moral de poner fin a la búsqueda de petróleo porque debe enviar una señal clara de que el mundo puede y debe actuar para cumplir con el Acuerdo de París”.

El acuerdo climático al que se arribó en el año 2015 definió pedirle a las naciones poderosas y a las subdesarrolladas que dispongan leyes que vayan en una dirección.

La idea es ralentizar el incremento de la temperatura del planeta porque esa situación está afectando a los glaciares, haciendo subir el nivel de los mares y alterando los volúmenes de precipitaciones.

El acuerdo dice que los distintos estados deben presentar estrategias de reducción de emisiones con la idea de ponerle un límite al incremento de las temperaturas globales.

Dinamarca ha sido uno de los primeros en adoptar la energía eólica, con más de un tercio de su producción de electricidad derivada de turbinas eólicas.

Este paso se considera clave en la transformación del sistema energético y le debería permitir a Dinamarca dejar de depender de los combustibles fósiles en 2050 para la producción de electricidad.

La decisión fue respaldada tanto por los partidos de izquierda como por la oposición de centro derecha, lo que sugiere que es poco probable que la política se revierta.

La industria del petróleo le ha reportado a Dinamarca más 75 mil millones de euros desde la década de 1970.

El gobierno y el parlamento tomaron la idea del Consejo Danés sobre Cambio Climático, un organismo independiente que asesora al Estado.

El Consejo recomendó poner fin a cualquier exploración futura en el Mar del Norte, diciendo que eso dañaría las ambiciones del país como líder en la lucha contra el cambio climático.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here