(Tiempo de lectura: 3 min)

La deuda pública de España en comparación con su Producto Interno Bruto, es una de las más altas de Europa. La situación actual es solo comparable a los niveles de endeudamiento que el país tenía en el siglo 19. Es más elevada que el nivel de 123,6% del PIB que alcanzó en 1902 y solo superada por la deuda pública del año 1881.

Desde el inicio de la crisis pandémica, la deuda española ha crecido en 170.000 millones de euros. Los datos de marzo de 2021, confirman que la deuda pública ha marcado un nuevo récord histórico. Tanto en términos absolutos como relativos. La deuda se disparó a 1,392 billones de euros y ya alcanza el 125% del PIB.

Así lo indican los datos macroeconómicos que maneja el Fondo Monetario Internacional. Son varios los elementos que han contribuido para que España alcance este colosal nivel de endeudamiento. Durante la crisis sanitaria de 2020 los bloqueos hicieron que los ingresos del país se desplomaran.

La deuda ha desequilibrado las finanzas del país

Por otro lado, para amortiguar esta caída y tapar el déficit de las cuentas públicas, el gobierno ha contraído esta deuda sin precedentes en los últimos 140 años. Pero, semejante absorción de deuda genera un gigantesco desequilibrio en las finanzas del país. Por eso, el presidente Pedro Sánchez es partidario de la mutualización de la deuda europea.   

Las cifras de la deuda pública al mes de marzo publicadas por el Banco de España, son más que elocuentes sobre este fenómeno. Desde el inicio de la pandemia el año pasado, la relación deuda / PIB se disparó alrededor de 25 puntos. Pasó de 100% del PIB hasta el actual 125,3% y promete crecer aún más.

Para marzo de 2020, el gobierno central tenía un nivel de deuda pública del 88,6% en marzo que creció hasta el 107%, de acuerdo con los datos del Banco Central de España. En cambio, la deuda de las comunidades autónomas desde entonces solo creció tres puntos para ubicarse en 27%. Igualmente, la Seguridad Social apenas ha crecido unos tres puntos porcentuales hasta 7,6%.

Causas del colosal endeudamiento

La explicación del porqué el gobierno de Sánchez se ha endeudado más que las comunidades, es porque ha sido el encargado de motorizar los grandes programas de estímulo para que la economía española se mantenga a flote, desde que comenzó la crisis. Aquí se incluyen los ertes, los créditos a empresas, las moratorias de hipotecas y las prestaciones.

Inicialmente el gobierno central estuvo a cargo de todos los programas, pero después delegó en las Comunidades Autónomas ciertas competencias. Las Comunidades, entonces, se encargaron de asignar algunos fondos de ayuda y de la implementación de medidas sanitarias.

Otra razón, es que solo el gobierno central tiene capacidad legal para comprometer recursos financieros ante el banco Central Europeo. La acumulación de deuda desde el año pasado establece un hito histórico en las finanzas públicas del estado español.

Durante todo el siglo 19, la situación de la economía de España fue muy precaria. El país venía arrastrando una pesada deuda como consecuencia de las guerras de emancipación en América y el pobre estado de su aparato productivo. Fue a partir de 1900 cuando las finanzas públicas comenzaron a sanearse.

Los llamados gobiernos de la Restauración decidieron implementar una política dirigida a reducir los intereses de la deuda pública, controlar los gastos del estado y elevar los impuestos. De esta forma, lograron mejorar los ingresos estatales e impulsar durante nueve años un período de superávits en los presupuestos de la nación.

Cuarto país más endeudado de Europa

España figura entre las naciones de la zona euro más endeudadas. La deuda general, incluyendo el sector privado, se ubica en un 270% del PIB. Mientras que la actual deuda pública de 125,3% es la cuarta mal alta de Europa. Grecia tiene un 200% de deuda con respecto a su PIB, seguida de Italia con 155% del PIB, y Portugal con 133%(PIB.

Tal nivel de endeudamiento coloca a España en la casilla cuatro de los países más endeudados de Europa. Para comprender mejor qué significa todo esto, debe analizarse también el déficit público español. En 2020, el déficit fiscal aumentó a 123 mil millones de euros, equivalente a 11,0% del PIB.

En contraste con las cuentas públicas de 2019, el aumento es extremadamente alto, ya que fue de 87.43 mil millones de euros (8,1% del PIB, de acuerdo con las cifras aportadas por la Unidad de Investigación de CaixaBank.

Descontando un 0,9% atribuido al Sareb en 2020 después de ser reclasificado como entidad estatal, el déficit fiscal español neto es de 10,1%. El gobierno central esperaba cerrar el año pasado con un déficit de 11,3%.

El colapso de los ingresos del estado del 5,0% interanual y la fuerte elevación del gasto público por la pandemia produjeron el incremento del déficit el año pasado, según dijeron los analistas de CaixaBank Research. Descontando los intereses, en España el gasto público tuvo aumento el año pasado de un 11,4%.

Reformas estructurales necesarias

Para el director de Eurocofin, Carlos Balado, el aumento de la deuda representa un desafío para la economía española. Necesariamente, el gobierno central tendrá que introducir reformas estructurales que se han venido postergando por años. Tales reformas, además, son parte de las exigencias de la Comisión Europea en el marco de las discusiones sobre el endeudamiento conjunto europeo.

Los expertos consideran que el ritmo de endeudamiento podría frenarse este año si la economía logra una recuperación plena. Solo de esta forma podría cubrirse el déficit de las cuentas públicas, aunque el gobierno estima que en 2021 el déficit rondará un 8,4% del PIB. De modo que el crecimiento de la actividad económica, debe ser lo suficientemente enérgico para mitigar los efectos del déficit sobre la deuda pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here