Mercados Internacional Debuta en la Bolsa Stellantis, la fusión de Peugeot y Fiat

Debuta en la Bolsa Stellantis, la fusión de Peugeot y Fiat

Stellantis, la empresa resultante de la unión de PSA (Peugeot) y FCA (Fiat Chrysler) hace su debut en las bolsas de París y de Milán.

0
(Tiempo de lectura: 3 min)

Con una suba del casi el 3 por ciento en las primeras horas de negociaciones, Stellantis hizo su debut en las bolsas de valores de París y de Milán.

La nueva compañía es producto de la fusión de dos gigantes de la industria de los automóviles: la ítalo estadounidense FCA (Fiat / Chrysler) y la francesa PSA (Peugeot / Citroën).

El debut de las acciones combinadas era esperado con mucha expectativa debido a que la unión de ambas empresas llevó un largo tiempo de negociaciones y se temía por cómo responderían los inversores.

En el comienzo de la jornada del lunes 18 de enero, los papeles de Stellantis han subido un 2,96 por ciento, hasta 13,26 euros, en el mercado de valores parisino, de acuerdo con información de Factset. 

En Milán, en tanto, la suba ha sido aún mayor: 5,37 por ciento, hasta alcanzar los 13,25 euros por acción.

Las acciones de Stellantis cotizarán en la bolsa de valores de los Estados Unidos desde el martes 19 de enero.

Qué es Stellantis

Stellantis se ha convertido en el cuarto grupo automovilístico mundial luego de la unión de FCA y PSA.

Su volumen de negocio sólo es superado por por los tres grandes de la industria automotriz mundial: Volkswagen, Toyota y la alianza entre Nissan, Renault y Mitsubishi.

Cada uno de estos tres jugadores fabrica alrededor de 10 millones de unidades anuales.

Las previsiones indican que Stellantis podría manufacturar unos 8,5 millones de vehículos por año.

Stellantis tiene 14 marcas entre las que se cuentan Fiat, Peugeot, la alemana Opel, la italiana Alfa Romeo y las estadounidenses Chrysler, Dodge y Jeep. También Maserati.

De acuerdo con la información preliminar de 2020, entre todas representan casi el 9,9 por ciento del mercado de automóviles a nivel mundial.

El máximo referente de FCA, John Elkann, habló este lunes de “ocupar un protagonismo de primera plana en los próximos 10 años” y de la “energía” que Stellantis recibe de dos grandes fabricantes de automóviles como lo son las compañías matrices de Fiat y Peugeot.

Este martes 19 de enero, en paralelo con el debut de la cotización en Wall Street, el flamante máximo directivo de Stellantis, Carlos Tavares, hará la presentación de la visión de la compañía para 400 mil empleados.

Además, se espera que los siguientes cuatro meses (antes de junio), la compañía revele su estrategia a largo plazo.

El plan de la nueva empresa

La nueva compañía tiene desafíos muy importantes para la próxima década. 

Es que la industria de los automóviles está en pleno cambio y no basta sólo con fabricar, hay que investigar y desarrollar nuevos productos (muchos de ellos muy riesgosos).

El proceso de electrificación del mercado, el avance de los vehículos autónomos y la tendencia de los automóviles de alquiler sigue avanzando.

El año pasado, las ventas en todo el mundo de PSA (sumando lo que produjeron Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall) retrocedieron casi 28 por ciento.

Un informe de Moody’s dice que la unión de ambas empresas tiene carácter positivo ya que ambos grupos logran una mejor cobertura en el mundo y podrán darse apoyo en lo que respecta a proveedores y desarrollo de tecnologías.

Esta sinergia beneficiará a ambas firmas para poder reestructurar procesos de producción y ahorrar costes en la investigación, algo muy necesario por los cambios en la industria.

Según PSA y Fiat-Chrysler, esta sinergia les permitirá ahorrar unos 5.100 millones de euros anuales.

Apoyo clave

La fusión contó con el apoyo del gobierno de Francia. Este país se había opuesto a la pretendida alianza entre Fiat y Renault en 2019.

Ahora, por el contrario, Emmanuel Macron, presidente francés, elogió el surgimiento de Stellantis.

Sin embargo, esta “felicidad” del Estado francés, sólo será duradera si el nacimiento del nuevo gigante colabora en la generación de empleo industrial genuino en Francia, muy golpeada por la pandemia de coronavirus.

También espera lo mismo el ministro de Economía italiano, Stefano Patuanelli.

Para poder mantener cierto control en la compañía, Italia se ha plantado comprar acciones de Stellantis.

Ya lo había adelantado el viceministro de Economía de Italia, Antonio Misiani, cuando a finales de diciembre habló de “una potencial presencia del Estado” en el capital social del nuevo holding de la industria automotriz.

Hay que recordar que Francia detenta una presencia del 6,1 por ciento en el capital de la nueva compañía que hizo su debut en la bolsa como empresa conjunta.

Para lograr la unión fue clave el apoyo de los sindicatos, que en la gran mayoría aceptó la estrategia de las grandes empresas. Lo cierto es que tampoco tuvieron muchas alternativas en un año marcado por la fuerte caída del empleo.

También será muy importante la fusión para las compañías proveedoras. Algunos temen que este ahorro del que habla Stellantis signifique menos trabajo para muchas de ellas.

Para poder concretar el nacimiento de la nueva compañía, ambos holding debieron adaptar algunos temas accionarios.

FCA, por ejemplo, bajó el monto de un dividendo extraordinario para sus inversores, de poco más de 4.900 millones hasta 2.890 millones de euros.

PSA, en tanto, salió de sus inversiones en Faurecia.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil