(Tiempo de lectura: 4 min)

Los mercados de todo el mundo encaran 2021 con todas las esperanzas puestas en una sola palabra: la vacuna. Tras un 2020 nefasto a nivel global y una pandemia que ha afectado con una severidad sin precedentes en todo el mundo,  solo una inmunidad global de la población ante la Covid-19 permite pronosticar un 2021 de recuperación económica. En todo caso, todos los organismos internacionales prevén un 2021 mejor que el 2020, con recuperaciones económicas desiguales pero sin los efectos que ha generado la pandemia durante este año.

De hecho, el Fondo Monetario Internacional prevé una caída del PIB mundial sin precedentes del -4,4% para este año. Una caída que en 2021 se recuperaría con un incremento de la economía global del 5,2%. Pero, aun así, los pronósticos de los mercados de inversión para este próximo año siguen condicionadas por un contexto altamente incierto. De hecho, la gestora estadounidense JP Morgan AM prevé un primer semestre de 2021 todavía complicado y con afectación de la pandemia en la actividad económica y la movilidad. Sin embargo, a partir de verano la tendencia podría revertir, sobre todo si los países son capaces de conseguir cierta inmunidad de rebaño que permita levantar restricciones. En todo caso, todas las oportunidades de inversión para 2021 dependen de la capacidad de los Estados de controlar la pandemia.

JP Morgan AM apuesta por la renta variable asiática para 2021

Ante la incertidumbre generada por la pandemia, la consultora norteamericana JP Morgan no duda en identificar la renta variable asiática como uno de los activos con mayor rentabilidad para este 2021. De hecho, JP Morgan considera que las acciones asiáticas podrían ser las más fiables en la próxima década. Si se confirmase dicha rentabilidad, el mercado asiático sería capaz de desplazar los mercados estadounidenses como los más fiables del mundo. De este modo, la consultora norteamericana calcula que para 2021 la renta variable asiática podría otorgar rentabilidades mucho mayores que las europeas y las norteamericanas. Más concretamente, JP Morgan calcula que las acciones y bonos europeos podrían dar unas ganancias a largo plazo del 3,5%. Un porcentaje lejos del 5,7% que se prevé para la renta variable asiática.

Además, esta buena rentabilidad de las acciones asiáticas no sería coyuntural, sino que podría perdurar en el tiempo. Así, la consultora calcula que las ganancias de las acciones asiáticas en renta variable podrían ser líderes mundiales en los próximos 15 años.

Las previsiones de la consultora estadounidense se basan en el impacto de la pandemia a corto y medio plazo, pero también en tendencias más estructurales. Así, las previsiones muestran ciertas limitaciones en la rentabilidad de las inversiones en 2021. Una limitación que, según JP Morgan , se mantendrá mientras la pandemia siga afectando a la movilidad y a las economías occidentales. Por el contrario, las previsiones de la consultora consideran que la buena gestión de la pandemia por parte de los países asiáticos, y en especial China, Corea del Sur y Taiwán, comportarán una inversión más estable y rentable en los países asiáticos durante 2021. Otras tendencias estructurales como el crecimiento de la clase media en China también sustentan las previsiones de la JP Morgan.

Los bonos soberanos de China podrían contar con rentabilidades de hasta el 3%

Pero la buena tendencia de los mercados de inversión en China no se limitaría solo a la renta variable. Así, los cálculos de JP Morgan vislumbran un incremento considerable en las oportunidades de inversión en la renta variable asiática. Más concretamente, la gestora cree que los bonos soberanos de China podrían contar con una rentabilidad de hasta el 3% en los próximos años.

Por otro lado, JP Morgan identifica oportunidades de inversión en la deuda pública china, de entre el 2% y el 3%. De hecho, el informe de previsiones de la gestora pronostica que los primeros inversores que apuesten por comprar deuda pública se podrían beneficiar a medio y largo plazo. Según JP Morgan, la incertidumbre del contexto económico global puede suponer una ventaja competitiva para los inversores que decidan arriesgar más, sobre todo en deuda soberana.

Por otro lado, JP Morgan vuelve a ver oportunidades de inversión en el mercado inmobiliario. Tras un 2020 donde el sector ha sufrido una caída de la inversión de cerca del 35%, 2021 podría ser un buen año para la inversión en inmuebles. Más específicamente, JP Morgan considera atractivas las inversiones en los almacenes logísticos. Una oportunidad de inversión que también se explica por unos cambios en el consumo que se prevén que puedan ser estructurales.

Los bonos corporativos y la deuda pasiva, otras buenas oportunidades de inversión para 2021

Las oportunidades de inversión para este 2021 parecen ser pocas y distintas a las tendencias de los mercados de las últimas décadas. Sin embargo, dichas tendencias de inversión, no solo se concentrarán en los mercados asiáticos, sino que se podrían extender en la mayoría de países emergentes. Al menos así lo consideró Ramón Senosiain, economista y miembro de la Real Academia de Ciencias Políticas y Morales, durante la jornada de análisis realizada en el marco del IEF Market Forecast. Según Senosiain, en 2021 se vislumbran oportunidades de inversión en los bonos de los mercados emergentes. Por otro lado, el economista también identifica oportunidades de inversión en bonos corporativos, sobre todo en empresas tecnológicas y de desarrollo, así como los bonos ligados a la inflación.

A una opinión parecida llega la consultora Allianz Global Investors. Según Allianz, los bonos de deuda pública pueden ser atractivos este 2021. En este caso, la consultora también aboga por los bonos de deuda pública de Estados Unidos a largo plazo. Otras oportunidades de inversión como los bonos corporativos, la deuda asiática y los bonos ligados a la inflación son oportunidades de inversión compartidas por las principales consultoras. Y en relación al mercado inmobiliario, Allianz Global Investors también identifica la inversión en infraestructuras como una oportunidad para este 2021. Allianz considera que los planes de choque aprobados por varios gobiernos occidentales y la Unión Europea comportarán un incremento en la construcción de infraestructuras que puede hacer disparar el sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here