(Tiempo de lectura: 4 min)

El año se está presentando como el de la recuperación del mundo de las inversiones, particularmente en el sector de las criptomonedas.

Si bien la incertidumbre sigue existiendo debido a que el virus llegado desde China está latente (la segunda ola avanza ahora sobre el hemisferio sur), lo cierto es que todos los pronósticos esperan buenos números para 2021 en materia de inversiones en la Bolsa y, en especial, en el amplio espectro de las monedas digitales.

Antes que nada, todos aquellos que están pensando en diversificar su cartera y apuntar al universo crypto, deben saber que se trata de activos de alta volatilidad, lo que puede ser muy beneficioso a la hora de obtener grandes ganancias muy rápidamente, pero también un verdadero dolor de cabeza si todo se derrumba.

2021: ¿año alcista?

La mayoría de los especialistas (aquellos que más han defendido desde siempre al mundo de las criptomonedas, y algunos otros también) dicen que este será un año “alcista” en el sector.

Hay muchas señales recientes que así lo indican, como la salida a Bolsa de Coinbase (el próximo 14 de abril), uno de los tres mayores exchanges del mundo.

Los cálculos previos indican que podría alcanzar una valoración mayor a los 49.000 millones de euros.

Un análisis de la compañía centrada en este tipo de activos digitales Fidelity Digital Assets confirma el creciente interés de sectores tradicionales de inversiones, como son los fondos, en el segmento de las cryptos.

El estudio, que abarcó a 775 inversores institucionales de los EE.UU y países de la Unión Europea y que fue realizado el año pasado, dice que el atractivo y la aceptación de las cryptos es “cada vez mayor” y que “avanza sin freno”.

De acuerdo con el relevamiento, el 79 por ciento de los inversores ve algo de atractivo en las monedas digitales y token y que el 35 por ciento ya estaba invirtiendo en ellos.

De ese 35 por ciento, el 65 por ciento estaba comprando los activos digitales de forma directa.

Por otra parte, seis de cada 10 de los inversores encuestados dijeron que las criptomonedas deben tener un lugar en su cartera.

Mercado en crecimiento: criptomonedas

La investigación dice que se produjo un aumento del 5 por ciento en la inversión estadounidense en criptomonedas, aunque el incremento más considerable se produjo en el sector el mercado de futuros.

El activo digital más comprado fue el Bitcoin. Más del 26 por ciento de los que respondieron que compraron cryptos dijo que adquirió Bitcoin, a la vez que el 10 por ciento compró Ethereum.

Bitcoin y Ethereum son las dos monedas digitales con mayor volumen de mercado.

Bitcoin es, con mucha diferencia, la más conocida ya que fue la primera criptomoneda en aparecer.

Tiene algunos “hermanos menores”, como Litecoin y Dogecoin, que al igual que Bitcoin, se sostienen con el mismo concepto de blockchain.

Ethereum es la segunda plataforma de cadenas de bloques por cantidad de operaciones diarias. Si bien es similar al Bitcoin en un concepto amplio, su cadena de bloques está creada para dar una mayor versatilidad e ir más allá de ser sólo el sustento de una moneda digital.

Ethereum se centra en la utilización de contratos inteligentes (e-contracts) y el objetivo a largo plazo es que sea una nueva “red de redes”, como una especie de Internet renovada en la cual se generen aplicaciones descentralizadas (dApps) para usos de amplio espectro.

Ether 

Nacen cada vez más criptomonedas

En la actualidad, hay unas 11.000 monedas virtuales y siguen apareciendo nuevas que se crean mediante los denominados ICO.

Las diferencias entre estas divisas digitales radica en la tecnología que usan, en el tipo de encriptación y en su filosofía. Si bien la amplia mayoría de las cryptos usa tecnologías de cadenas de bloques, no es la única.

Además de Bitcoin y Ethereum está Binance Coin, la tercera por capitalización de mercado.

BNB es la moneda digital oficial del exchange Binance.

Esta crypto nació para hacer de soporte a las transacciones dentro de la plataforma de Binance.

Los desarrolladores es esta casa de intercambio están tratando de agigantar la relevancia de su token financiando proyectos con aportes de los usuarios a través de Binance coins.

Cardano y Theter

Otra de las alternativas de inversión en criptomonedas este 2021 es Cardano (ADA), divisa digital a la que se la señala como la tercera generación de blockchain porque busca llevar soluciones a los problemas de escalabilidad de la segunda generación (como Ethereum). 

Cardano se diferencia por usar un principio matemático único en su sietema de consenso y una arquitectura multi-capa especialmente diseñada, lo que la destaca de otras blockchain.

Parte de los creadores estuvieron en los inicios de la red de Ethereum. Para algunos, ADA será la verdadera revolución de las criptomonedas.

Tether también es una moneda que crece. Se trata de una moneda digital estable (o stablecoin).

A diferencia de las criptomonedas clásicas, como el Bitcoin, cuyas fluctuaciones de precio las alejan de los inversores que buscan un resguardo sin alta volatilidad, las stablecoins garantizan estabilidad.

A esa estabilidad la obtienen debido a que el valor está vinculado (o colateralizado) a monedas fiat (dólar, euro), a una canasta de divisas o a otros tipos de activos de valuación constante, como el oro.

Tether fue creado para tender un puente entre las monedas fiat y las cryptos. Y lo está logrando.

Polkadot

Una gran “esperanza” en el ecosistema cripto de 2021 es Polkadot (DOT). Se podría definir como un protocolo de cadenas de bloques que intenta conectar las distintas blockchain que existen en una única cadena de alcance universal.

Quiere solucionar una de las mayores dificultades que tiene el sistema de las criptomonedas en general: la no-interoperabilidad.

De la misma forma que la amplia mayoría de los demás proyectos de infraestructura de cadenas de bloques, Polkadot posee su token nativo, el DOT.

El precio de la crypto DOT no ha dejado de crecer en los últimos 12 meses, alcanzando en abril de 2021 por valor de 38 dólares. Un año antes, no superaba los 4 dólares.

Ripple

Algunos especialistas dicen que la verdadera continuadora de Bitcoin será Ripple (XRP), debido a que esta divisa digital fue diseñada por anteriores desarrolladores de la crypto más famosa con la idea de optimizar sus prestaciones.

La meta de Ripple es interconectar bancos, procesadores de pago y exchanges de criptomonedas para lograr un sistema global, rápido y rentable.

De la misma manera que el Bitcoin, el XRP es un sistema seguro y criptográfico donde la información de cada transacción es pública, pero lo que ocurrió con cada pago, no.

Esto significa que es un sistema de alta confidencialidad en el que emisores y receptores son los únicos que tienen la información y los códigos para desencriptarla.

Más criptomonedas: Uniswap y Litecoin

Una de las mayores atracciones del ecosistema crypto actual es Uniswap, un complejo programa que utiliza la blockchain de Ethereum y posibilita hacer intercambios (o swaps) descentralizados. Con Uniswap es posible intercambiar un token de Ethereum sin tener que dejar los fondos en terceros.

En forma paralela, se pueden prestar activos para reservas llamadas “liquidity pools”. Por dejar dinero para este entramado de reservas, se obtienen comisiones.

El valor del token de Uniswap se multiplicó por 12 en un año.

Antes hablamos de Litecoin como un “hermano mejor” del Bitcoin. Ampliemos: fue creado por un ex empleado de Google, Charlie Lee, ytTiene un límite más amplio que el Bitcoin.

Ya hay casi 58 millones de Litecoins circulantes y, por eso, algunos especialistas dicen que será la crypto del futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here