(Tiempo de lectura: 3 min)

Podría pensarse, y con cierta razón, que la criptografía es un asunto exclusivo de gobiernos y de espías. De hecho, así ha sido muchos años, pero eso ya se acabó. Cada día, tenemos un volumen apreciable de datos personales en las redes en internet. Esto hace que, la necesidad de proteger esta información sea mayor que nunca.

En relación al tema fue entrevistado Dietmar Hilke, director de Desarrollo de Negocio y Ciberseguridad de Thales en Alemania. En el curso de su entrevista dijo que en el pasado, el espionaje estaba reservado solo a cierto grupo de personas”. Estos eran “todos aquellos con autorización de acceso a los equipos de transmisión de la empresa”. En la actualidad, esto cambió ya que “ahora todo el mundo puede transmitir datos”.

Según Dietmar Hilke, la digitalización de la cotidianidad de nuestras vidas implica un cambio en lo que él llama el vector de la amenaza. La nube, por ejemplo, se utiliza para almacenar cada vez más datos en servidores de terceros. Esto quiere decir que, estamos confiando información privada a sistemas de otras personas. Cuanto más conectados estamos, más vulnerables somos. Por este motivo, la criptografía es cada vez más importante.

Empecemos por conocer ¿Qué es la criptografía?

La criptografía consiste en tomar información que está en un formato de texto plano y modificarla de manera que sea ininteligible. Para lograr esto se emplea un algoritmo y una “clave” o información secreta. Los piratas informáticos podrían conocer el método de codificación usado, pero sin la clave les sería imposible acceder a los documentos. 

Desde un punto de vista matemático, la criptografía es  como guardar un mensaje en una caja cerrada con una llave. Eric Garrido, jefe del equipo de criptografía de Thales Communications & Security explicó que: “Una cosa es tener una buena solución matemática, y otra es aplicarla con seguridad”. En este sentido, resulta entonces muy importante trabajar siempre con un software de calidad.

En la práctica, el costo del desarrollo de equipos y software es el mayor escollo en el diseño de sistemas efectivos de descifrado. Por ejemplo, el descodificador que se usaría para el descifrado de la televisión de pago tiene que ser sencillo y económico de producir. No obstante, esto puede afectar, por un lado, a la calidad de la decodificación matemática. Por el otro lado, puede hacer que estos sistemas sean más fáciles de piratear. Por otro lado, cuanto más general sea el sistema, existen más probabilidades de convertirse en blanco de los piratas informáticos.

Cómo se cifran los documentos con seguridad

La criptografía es hoy más importante que nunca por lo que las reglas del juego están en constante evolución. En estos momentos, el estándar más alto que se tiene en materia de cifrado es el RSA. Su nombre viene de las iniciales de sus tres creadores, Ron Rivest, Adi Shamir y Leonard Adleman. Todos ellos son profesores del MIT (Instituto Técnico de Massachusetts).

La norma fue creada en 1977 y se puede describir con una analogía de la cotidianidad. Según la analogía, una persona envía una caja fuerte abierta a otra persona para que esta última deposite en ella un mensaje cifrado. En estas condiciones, solo la persona que ha enviado la caja fuerte tiene la llave para abrirla y leer el mensaje que contiene.

El algoritmo RSA parte de la utilización de dos números primos grandes que, multiplicados entre sí, dan como resultado, un número todavía más grande. Si posees la clave es fácil entonces factorizar el resultado; si no, resulta prácticamente imposible. En la opinión de expertos, en la actualidad no se puede factorizar números de más de 600 cifras. Aunque se contara con computadoras ultra potentes, se necesitarán décadas para hacerlo. Pero, si esto es así, ¿están nuestros datos completamente protegidos en la actualidad?

El futuro de los ordenadores cuánticos

Por desgracia, en la actualidad nuestros datos no está totalmente protegidos a través de la criptografía. Aunque factorizar un número tan grande es imposible por el momento, los científicos e ingenieros están ocupados en la construcción de nuevos ordenadores. Estos serían ordenadores cuánticos capaces de realizar cálculos de un modo completamente diferente.

Los mismos expertos consultados concuerdan en que el problema no se acaba al perfeccionar un ordenador cuántico en los próximos años. Aunque esto podría concretarse, existiría el riesgo de que todas las claves podrían quedar inutilizadas. Por esa razón se está trabajando en nuevos métodos de cifrado que resulten difíciles de decodificar hasta para los ordenadores cuánticos.

Otro de los objetivos perseguidos es desarrollar lo que llamamos los técnicos llaman un “cifrado completamente homomórfico”. Esto se entiende como un cifrado de extremo a extremo. En la actualidad, por mucho que se cifren los datos para transmitirlos, es necesario decodificarlos antes de poder evaluarlos. Sin embargo, un sistema homomórfico permitiría efectuar diferentes operaciones sobre los datos cifrados sin recurrir al descifrado. El día en el que se perfeccionen estos sistemas los internautas podrán hacer lo que quieran en el más absoluto anonimato. Por otro lado,  se planteará la necesidad de los organismos de seguridad de poder interceptar las comunicaciones para garantizar nuestra seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here