(Tiempo de lectura: 4 min)

La compañía angloholandesa informó ganancias ajustadas de 3.200 millones de dólares durante el primer trimestre fiscal de 2021 que finalizó el 31 de marzo.

Es una buena noticia para la petrolera, ya que los analistas esperaban 3.100 millones de dólares, de acuerdo con los cálculos previos de Refinitiv.

Los accionistas también deben estar festejando porque Shell mejoró sus dividendos en alrededor de un 4,1 por ciento. Se trata del segundo incremento en seis meses.

Por estos días, las grandes empresas relacionadas con la energía están buscando asegurar su base de inversores con la idea de ofrecerles un horizonte más estable luego de la crisis del coronavirus.

Shell invertir en petróleo
Shell es uno de los grandes jugadores de la industria petrolera y gasífera mundial.

Horizonte despejado para Shell

Los datos más prometedores de la Royal Dutch Shell tienen relación con mejores precios en las materias primas y buenas expectativas respecto de una recuperación de la demanda de combustible a nivel mundial.

La segunda mejora consecutiva en el pago de dividendos por acción se produjo luego de que, en medio de la crisis del Covid –en abril de 2020–, la compañía los recortara por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Las ganancias ajustadas de la compañía angloholandesa fueron de 3.200 millones de dólares entre enero y marzo.

Esto supone una mejora en comparación con los 2.900 millones que se lograron en el mismo período del 2020 y 394 millones más que en el cuarto trimestre del año pasado.

Ben van Beurden, director ejecutivo de Shell, firmó un comunicado en el que dice que la compañía ha tenido un “buen comienzo” de año y está “en una posición expectante” para poder obtener beneficios de la recuperación de la demanda de combustibles.

Por otra parte, en el informe de estados contables, la empresa confirmó que la tormenta invernal que azotó a Texas en febrero de 2021 tuvo un impacto de alrededor de 210 millones de dólares en las ganancias del primer trimestre.

La firma había advertido que era probable que pasara esto en un reporte publicado el 7 de abril pasado.

Las acciones de Shell

Las acciones de Shell subieron algo más de un 1,25 por ciento durante las operaciones en Londres.

El precio de los papeles de la empresa ha subido más de un 8,9 por ciento en lo que va de año, aunque mirando en perspectiva, hay que advertir que cayeron casi un 35 por ciento en 2020.

La deuda neta de la empresa se redujo en 4.000 mil millones durante los primeros tres meses de este año, retrocediendo a 71.200 millones. 

La compañía tiene como objetivo reducir su enorme deuda a 64.000 millones como parte de su estrategia de lograr una mayor sostenibilidad.

Planes climáticos de Shell

Respecto del medioambiente, Shell ha instado a los inversores a participar en una votación consultiva sobre sus planes climáticos en la reunión anual de accionistas del grupo que tendrá lugar en mayo.

Van Beurden de Shell ha dicho anteriormente que la estrategia de transición energética de la empresa está diseñada para alinear los productos energéticos, los servicios y las inversiones con el objetivo del Acuerdo de París y el impulso global para luchar contra los cambios climáticos.

La meta de Shell establece planes para convertirse en una compañía neutra en carbono para 2050.

Shell ha encontrado una gran resistencia de los grupos que defienden el medioambiente, especialmente de Follow This, desde donde se han lanzado fuertes críticas a las estrategias energéticas de la firma.

Aseguran que no respeta el Acuerdo de París, el histórico pacto que se considera la piedra fundamental para los objetivos de reducción de los riesgos de futuras (y no tan futuras) catástrofes climáticas.

En total, unos 198 países han ratificado el acuerdo sobre clima de París firmado en 2015.

Allí acordaron hacer mayores esfuerzos para evitar el aumento de la temperatura del planeta hasta lograr que no sea superior a los dos grados Celsius respecto de los niveles que había a comienzos del siglo pasado. 

Los responsables políticos y los líderes empresariales están bajo una presión cada vez mayor para cumplir con las promesas hechas como parte de aquel acuerdo antes de la cumbre de este año, que tendrá lugar en Glasgow, Escocia, en el mes de noviembre.

El Covid no ha pasado

En sus perspectivas para el segundo trimestre, Shell advierte sobre una “incertidumbre importante” producto de las las condiciones económicas que hablan de un impacto negativo en la industria del petróleo y del gas.

El gigante energético dijo que los volúmenes de ventas podrían verse afectadas negativamente y que es posible que deba tomar medidas para reducir la producción.

Según Shell, estos factores “probablemente” tendrán un impacto en las métricas operativas y financieras.

La industria del petróleo y el gas cayó sin freno el año pasado cuando la pandemia de coronavirus generó un brutal retroceso en la demanda de combustible.

La crisis hundió los precios de las materias primas (los futuros del West Texas Intermediate llegaron a cotizar debajo de cero), generó gastos sin precedentes y decenas de miles de despidos.

Otras empresas afectadas en la industria

A principios de esta semana, la petrolera británica BP informó que las ganancias netas del primer trimestre se habían triplicado.

En gran parte, esto se debió al desempeño “excepcional” de la venta de gas y por los precios de las materias primas en alza.

Esto allanó el camino para que la compañía de energía anunciara planes para comenzar a recomprar acciones.

Los precios del petróleo han subido alrededor de un 28 por ciento desde principios de año, ya que las expectativas de una recuperación de la demanda parecen haber compensado las preocupaciones sobre el impacto del aumento de las infecciones por Covid-19.

Los futuros del crudo Brent de referencia internacional se negocian a 67 dólares el barril este jueves 29 de abril.

Se trata de una suba del 0,5 por ciento respecto de la sesión previa.

Los futuros del West Texas Intermediate de Estados Unidos, en tanto, se situaron en 64 dólares, más de un 0,6 por ciento de incremento.

Los países de la Opep y sus aliados vienen diciendo desde hace unas semanas que ha mejorado la confianza del mercado.

En este sentido, anunciaron planes para flexibilizar las restricciones de oferta en los próximos meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here