(Tiempo de lectura: 3 min)

Internet sufre los embates de la crisis mundial del coronavirus. Las medidas de aislamiento social y la cuarentena establecida en muchos países conllevan ciertas consecuencias. Una de ellas es que muchos profesionales ahora están trabajando desde sus casas. Esto, como era de esperarse, implica un uso mayor al habitual del ancho de banda.

Al pasar más tiempo en casa y usar la red para sostener videoconferencias, hacer búsquedas y usar streaming, esta se sobresatura. Como resultado, puede hacerse más lenta y, en ocasiones, no funcionar en un estado óptimo.

Conscientes de esta realidad, los proveedores de internet a nivel mundial han hecho grandes esfuerzos para hacerle frente al incremento de la demanda. No obstante, dependiendo de la ubicación del usuario, estos esfuerzos pudieran ser o no suficientes.

Es por eso que la opción es tomar medidas a título personal para mitigar los efectos de esta congestión. A continuación, se listan alguna de las recomendaciones que se pueden aplicar en casa. De esta manera se minimiza la posibilidad que nuestra red falle en los momentos en los que más se necesite.

Ubicar el router en una posición efectiva

La ubicación del router es una de las cosas a las cuales se le presta la menor atención. Generalmente lo ubicamos en una posición menos visible para que no desentone con el resto de la decoración. Otras veces, por el contrario, lo ubicamos en un sitio especial para mejorar la estética del sitio. En una gran mayoría de las veces, ninguna de las posiciones es la más efectiva.

El router es el encargado de irradiar la señal wifi de internet en su rango de acción. La irradiación se hace en forma expansiva y esférica y es susceptible a bloqueos por obstáculos. Esto quiere decir que, cada vez que choca con un objeto, pierde potencia. Mientras más obstáculos se encuentren entre emisor (router) y el receptor (ordenador, tablet o móvil) hay menor rendimiento de la señal.

La recomendación es evitar al máximo que obstáculos como paredes, muebles y ventanas pueden funcionar como interferencia de la señal. Tanto emisor como receptor debe estar ubicados en línea recta con la menos cantidad posible de obstáculos entre ellos.

Por otro lado, los routers se ven afectados por el funcionamiento de otros dispositivos como teléfonos, lámparas, altavoces y televisores. Por lo tanto, también se recomienda situarlos lejos de estos dispositivos. Incluso, se aconseja no usar el microondas cuando hagamos videollamadas, miremos videos en línea o hagamos una tarea en el ordenador que necesite una conexión a internet.

Limita el uso de videollamadas en internet

Antes de hacer una videollamada, considera si es estrictamente necesaria. Las videollamadas requieren un mayor esfuerzo de conexión y consumen muchos recursos. Trata de limitarlas al máximo.

Como medida alternativa puedes usar aplicaciones gratuitas que desactivan a voluntad la cámara del dispositivo. Apps como Zoom o Skype puede ayudarte en conseguir este objetivo. En línea se pueden encontrar opciones similares, solo tienes que investigar un poco en internet y escoger la aplicación que más se adapte a tus necesidades.

Distribuye mejor las horas de conexión a internet

Trata de identificar las horas en las cuales hay mayor ocupación de internet. Evita esos lapsos de tiempo y conéctate solo en los períodos en los que has sentido que la respuesta es más rápida.

De igual manera, si tienes que planificar una reunión por internet, trata de que esta solo sea para llegar a conclusiones y tomar decisiones. Actividades como evaluación de opciones, lectura de informes y cálculo de costos puede hacerse sin estar en línea.

En líneas generales debes aumentar la cantidad de trabajo off-line. Las conexiones deben ser limitadas a casos en los que no se tenga más opción. De igual modo, al conectarse hay que tratar que sea en los momentos de menos tráfico en la red.

Desconecta los dispositivos que no estés usando

Algunos dispositivos continúan conectados a internet mucho tiempo después que dejamos de usarlos. Smartphones, tablets, videoconsolas, entre otros, continuarán conectados a la red si no se apagan. Esto lleva a la saturación de dicha red, por lo que el consejo es apagarlos si no están en uso.

Una solución alternativa es colocar a los dispositivos en modo avión. De esta manera garantizas la máxima eficacia en la conexión en aquellos que sí estás usando.

Reemplaza la conexión inalámbrica a internet por conexión directa

El avance de la tecnología ha posibilitado que los dispositivos que nunca antes hubiéramos imaginado se comuniquen a través de internet. Smartphones, tablets, equipos de audio y video, entre otros, constantemente recurren a la red inalámbrica para sus actualizaciones. Esto puede llegar a saturar la red e introducir demoras en la respuesta de internet.

Ante esto la solución es abandonar la comodidad de la conexión inalámbrica y conectar el ordenar directamente al router mediante un cable ethernet. Esto garantiza que el ordenaros o portátil estén conectados directamente a internet y no comparten conexión con ningún otro dispositivo.

Disminuye la calidad del video en streaming

La reproducción de videos es una de las acciones que más datos usa. Con la calidad de reproducción de las aplicaciones actuales, hay cada vez mayor consumo. En estas condiciones de limitación, conviene programar aplicaciones como YouTube, por ejemplo, para que usen menor resolución. De esta manera se logra una menor saturación de la red y esto redundará en la calidad de la conexión.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here