(Tiempo de lectura: 2 min)

La pandemia de coronavirus (con la paralización y el aislamiento social) está generando serias complicaciones en las empresas de todos los tamaños.

El consumo, pilar de toda la economía mundial, está en niveles descomunalmente bajos y eso se traduce en el retroceso de las ventas.

El mercado de bebidas del mundo no está ajeno a este fenómeno, que empezó por China a comienzos de año y que luego se extendió al resto del planeta.

Coca-Cola confirmó lo que se esperaba: el cierre de cines, restaurantes y grandes estadios por el Covid-19 está perjudicando su negocio, con un fuerte impacto que se verá reflejado especialmente en la contabilidad del segundo trimestre de 2020.

Sin embargo, la compañía ya adelantó que sus volúmenes globales han caído un 25% desde abril, y que las perspectivas para lo que resta del año son impredecibles.

La empresa estadounidense con sede en Atlanta habla en su último informe (correspondiente al primer trimestre fiscal del año) que “el impacto en el segundo trimestre y en todo el 2020 es desconocido” y que dependerá en gran medida de la “duración del distanciamiento social” y del “ritmo de la recuperación macroeconómica”.

Coc-Cola y las compras de abastecimiento

En el detalle, Coca-Cola dice que los resultados del primer trimestre reflejaron un alza básicamente por las compras de consumidores que buscaron abastecerse de sus bebidas para prepararse para prolongadas estadías en sus casas.

Según datos de la compañía, aproximadamente la mitad de los ingresos de la empresa proviene de consumidores que beben en sus hogares.

En cuanto a los resultados contables, Coca-Cola reportó ingresos netos en el primer trimestre de 2.780 millones de dólares, una fuerte suba respecto de los 1.680 millones de igual periodo de 2019.

Excluyendo los cargos por deterioro de activos, Coca-Cola ganó 51 centavos por acción en los primeros tres meses de 2020.

Coca-Cola explicó que ha comenzado el año con un “impulso sólido”, como una forma de continuar los buenos números de 2019.

Excluyendo a China, donde el impacto comenzó antes, el volumen de venta de la compañía creció un 3% hasta fines de febrero. Eso fue antes de que los países de occidente comenzaran a adoptar medidas de confinamiento social y cuarentena.

En marzo, en tanto, la empresa estadounidense dice que las ventas se potenciaron en grandes supermercados, tiendas de comestibles y canales de comercio electrónico, algo que se interpreta como el comienzo del proceso de acumulación antes de las cuarentenas.

En ese mes, además de la marca insignia y que le da nombre a la compañía, sus aguas y bebidas saludables vinculadas a los jugos de frutas mejoraron sus performances a partir de que más consumidores empezaron a desayunar en sus casa y optaron por productos más saludables.

China sufre su peor depresión económica desde 1992

Puntualmente, la marca de bebidas dijo que en “muchos países”, sin precisar cuáles, se duplicó la venta online, aunque sigue siendo una parte relativamente pequeña del negocio.

En América Latina, Europa, Oriente Medio y África, los volúmenes se mantuvieron estables durante el primer trimestre (hasta marzo). En los países de Asia-Pacífico, en tanto, por el impacto previo del virus, la marca manifestó volúmenes un 7 por ciento abajo. También vendió menos en Estados Unidos y Canadá.

Globalmente, mejoró la venta de agua, y retrocedió la de refrescos, lácteos y bebidas a base de vegetales.

Respecto del resto del 2020, la compañía dijo que los resultados financieros “no se pueden estimar” por “la incertidumbre en torno a la pandemia de coronavirus”.

Incluso retiró su perspectiva previa para el año, donde hablaba de ingresos orgánicos creciendo un 5 por ciento y las ganancias un 7 por ciento mayores.

Finalmente, su CEO James Quincey dijo que la empresa ya ha pasado por “tiempos difíciles” y que están “bien posicionados para gestionar y salir más fuertes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here