(Tiempo de lectura: 2 min)

El producto interno bruto (PIB) de China se contrajo un 6,8% en el primer trimestre de 2020. Es una consecuencia derivada del freno en su economía a partir de las medidas adoptadas para contener la amenaza del coronavirus.

El retroceso de la economía del gigante asiático es el mayor desde 1992 y preocupa a todo occidente, porque adelanta un efecto que seguramente se replicará en Europa y los Estados Unidos en el segundo periodo trimestral del año, cuando más está golpeando en estos países el Covid-19.

El impacto (tan potente, por cierto) en la segunda economía comercial del mundo evidencia que las inéditas medidas fiscales tomadas por el gobierno de Xi Jinping no lograron aliviar las dificultades, al menos en lo inmediato.

La comparación con el último trimestre muestra claramente la debacle que produjo la pandemia: mientras entre enero y marzo de 2020 la economía China se contrajo 6,8%, entre octubre y diciembre de 2019 había marcado un crecimiento de 6%.

FMI: la economía mundial sufrirá el peor golpe desde la Gran Depresión por el coronavirus

La merma del primer periodo del año en China termina siendo de casi el doble que el pronóstico promedio de 3,7% (siempre en negativo) que habían adelantado los economistas encuestados por Nikkei.

Lo que viene en China

Y lo peor no es esa noticia, sino la que sigue: el organismo encargado de las estadísticas del gobierno chino, en el informe de este viernes, adelanta que la pandemia plantea problemas para la reanudación de la producción y el crecimiento económico.

Así es, habla de “tiempo” para alcanzar la “restauración completa de la producción y la vida ordenada” debido a las “nuevas normas de prevención y control de epidemias”.

China, país donde se cree que se originó el virus (más precisamente en la ciudad de Wuhan), reconoce un total de 82.360 infecciones, con 3.340 fallecidos.

Según la Organización Mundial de la Salud, el total de casos confirmados en todo el mundo (hasta este viernes 17 de abril) suma 1.995.900 casos, con 131 mil muertes.

Cuando se conoció el detalle del rendimiento de la economía china del primer trimestre y el pronóstico futuro, el mercado bursátil reaccionó en negativo, pero el impacto fue menor al esperado: el índice compuesto de Shanghai cayó un 0,2%.

Siempre según los datos oficiales, las exportaciones chinas cayeron 13,3% en el primer trimestre, luego de haber avanzado 2% al final de 2019.

Las importaciones también disminuyeron (-2,9%) afectadas por las interrupciones comerciales con Estados Unidos y Europa.

El país asiático ya llevaba, desde antes de la pandemia, un año y medio de enfrentamiento con el país de Donald Trump en la denominada “guerra comercial”, por la que las dos mayores potencias en esa materia se impusieron aranceles millonarios mutuos al intercambio de productos.

En el segundo trimestre, aunque China comenzó a salir del aislamiento, el resto del mundo se sumergió en la etapa más grave de la crisis del Covid-19, por lo que se espera que los números sean poco alentadores.

Según el último Panorama Económico Mundial, el informe más importante del Fondo Monetario Internacional, la pandemia del nuevo coronavirus hundirá al mundo en la peor recesión desde la Gran Depresión, y el panorama aún puede empeorar.

Igualmente, el FMI advirtió que todo lo que plasmó en el informe puede cambiar porque se produjo en un entorno de “extrema incertidumbre”.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here