(Tiempo de lectura: 6 min)

Los líderes del Partido Comunista chino han prometido que su país se convertirá en una “potencia tecnológica” autosuficiente. Esta es en parte su respuesta al cuestionamiento interno sobre la forma como el liderazgo del gigante asiático ha manejado su disputa con Estados Unidos.

Por otro lado, la dependencia tecnológica china de Estados Unidos en lo referente a los microchips para computadoras y otros componentes de alta tecnología, está obstaculizando los planes de desarrollo industrial de Beijing.

El anuncio fue hecho esta semana por los principales líderes del Partido Comunista, tras una reunión en la que se aprobó la redacción de un plan de desarrollo económico quinquenal para ese país donde coexiste el capitalismo de estado y el socialismo en lo político.

De esta forma, el gobierno dirigido por Xi Jinping busca limitar el daño que está provocado a su economía las sanciones comerciales impuestas a China por la administración de Donald Trump. EE.UU ha prohibido la venta de tecnología a China a quien acusa de espionaje y robo de tecnología. También de ser una amenaza para su seguridad.

En busca de la autosuficiencia y la hegemonía global

Las restricciones tecnológicas estadounidenses están amenazando los planes chinos para crecer en varias áreas consideradas prioritarias y estratégicas. Especialmente, en el campo de las telecomunicaciones, la biotecnología y otros. El liderazgo comunista chino ve en estos campos una vía hacia la prosperidad y el aumento de su influencia global.

En un comunicado publicado el jueves, el partido dijo que “la ciencia y la tecnología deben ser autosuficientes como apoyo estratégico para el desarrollo nacional”. Al tiempo que hizo la promesa de “acelerar la construcción de una potencia científica y tecnológica”, sin dar mayores detalles.

Desde 1950, China viene anunciando sus planes quinquenales en los que se establecen los lineamientos de política económica. Estos planes constituyen la carta de navegación para la implementación de regulaciones y orientación a la industria.

A pesar de las sustanciales reformas económicas introducidas desde los años 70 por el líder chino Deng Xiaoping, el partido único gobernante sigue dirigiendo la economía. El plan quinquenal completo será publicado en marzo. A partir de entonces, comenzarán a generarse los cambios en materia de regulaciones e iniciarán los planes para cada industria.

Entre las promesas contenidas en el comunicado del partido está el apoyo a un “desarrollo verde y bajo en carbono”. Actualmente China es uno de los países con el aire más contaminado del mundo. El plan chino propone igualmente elevar el nivel de vida de la población.

Preparándose para una guerra en varios frentes

Junto con sus planes de desarrollo, el país al parecer se prepara para la guerra. El partido comunista pidió el fortalecimiento del Ejército Popular de Liberación conformado por 2,3 millones de tropas, aunque no específico cómo. Así mismo, que se respalden sus iniciativas para “mejorar nuestra capacidad estratégica para defender la soberanía nacional”.

Aunque no se hizo mención sobre la pandemia de coronavirus generada en ese país ni la guerra de aranceles que libra con EE.UU, el comunicado señaló que China enfrenta actualmente una “situación internacional complicada”.

La tecnología constituye el eje principal de los planes de crecimiento, expansión y hegemonía de China para los próximos años. Se centra además en promover un crecimiento económico autosostenido, teniendo como soporte primordial la propia demanda del consumidor interno.

Los ingresos chinos dependen mayoritariamente de sus exportaciones industriales. Y ahora su enfoque es alentar la creación de una “sociedad moderadamente próspera”, que también consuma sus productos y servicios.

En China se ensamblan la mayor parte de las computadoras, los teléfonos inteligentes y los productos electrónicos que se consumen en el mundo. Sin embargo, sus plantas industriales dependen de los componentes estadounidenses, japoneses y europeos para completar el proceso. Los líderes chinos ven en esta interdependencia una debilidad estratégica.

Autosuficiencia en producción de semiconductores

El mensaje de China para sus ciudadanos y el resto del mundo, no mencionó tecnologías específicas. Pero está claro que a los líderes comunistas se referían a la alta dependencia que su país tiene de las empresas proveedores de EE.UU.

Particularmente de los chips procesadores que se utilizan en los teléfonos inteligentes y los automóviles eléctricos. Al igual que en otras tecnologías esenciales para alcanzar sus objetivos de desarrollo. Hoy por hoy, los semiconductores son el mayor producto de importación de China en cuanto a valor. Incluso, por encima de las importaciones petroleras.

Algunas empresas chinas hacen esfuerzos por alcanzar la autosuficiencia, algo que no será fácil de lograr en el futuro cercano. Una de ellas es Huawei Technologies Ltd. El gigante tecnológico global de China, está desarrollando sus propios chips y otros componentes. Pero, al igual que las demás empresas asiáticas y occidentales de tecnología, necesita del apoyo tecnológico de otros países.

China se ha visto obligada a desarrollar más su propia industria después de la guerra de aranceles con EE.UU. El gobierno de Trump impuso fuertes aranceles desde 2018 a los productos chinos. Trump ha acusado reiteradamente a Beijing de robar o presionar a las empresas para que entreguen su tecnología.

En 2019, el gobierno estadunidense endureció aún más los controles para impedir que China adquiriera chips y otros componentes.

Los analistas de Capital Economics Seana Yue y Julian Evans-Pritchard, dijeron que “la guerra comercial y las crecientes tensiones con gobiernos extranjeros han aumentado la preocupación por la dependencia de insumos extranjeros”. Este impulso por la autosuficiencia en su opinión se está haciendo “cada vez más visible”.

Bloqueos a Huawei y otras empresas chinas

El año pasado EE.UU impidió a Huawei la compra de chips y otras tecnologías, alegando que la compañía podría usarlos en actividades de espionaje. La empresa ha negado reiteradamente estas acusaciones. El gobierno estadounidense prohibió este año a los fabricantes mundiales el uso de su tecnología en la producción de ir chips para Huawei. Esto incluye los chips diseñados por los ingenieros de estas compañías.

A pesar de las restricciones, los ingresos de la primera empresa de China durante el tercer trimestre del año aumentaron un 9,9% en comparación con el mismo período de 2019. No obstante, los ejecutivos de Huawei prevén que las ventas de teléfonos y equipos de red sean  afectados.

Los esfuerzos de China por desarrollar sus propios chips se vieron obstruidos aún más este año. En septiembre el Departamento de Comercio de EE.UU restringió las ventas de tecnología estadounidense la empresa china Semiconductor Manufacturing International Corp., la más grande del país asiático.

Hecho en China y apoyo a la industria interna

Los nuevos planes industriales de China incluyen la reedición del “Hecho en China 2025”, lanzado en 2015. El plan establece que se deben crear industrias globales con capacidad de competir en 10 sectores industriales, incluidos la industria automotriz eléctrica.

La reacción internacional al plan no se hizo esperar. Beijing fue acusado por varios gobiernos de posibles prácticas de comercio ilegal. Dijeron que el gobierno chino podría usar subsidios e imponer barreras arancelarias para promover las industrias de su país. Todo lo cual violaría los acuerdos de libre comercio.

Antes del congreso del partido comunista chino el analista de Rhodium Group, Vincent Zhu, dijo que es casi seguro que en los sectores de la industria que ya fueron bloqueados por EE.UU, tales como los semiconductores, “China duplique y fortalezca el apoyo del gobierno”.

Pero esto provocará que la lista de empresas chinas que resulten favorecidas por estas prácticas ilegales de comercio, la utilice EE.UU para imponer más restricciones a las exportaciones de componentes tecnológicos estratégicos para esas industrias, señaló Zhu. De modo que Beijig se lo tendrá que pensar bien antes de adoptar esta política industrial, puntualizó.

Importación de semiconductores

Este año se espera que nuevamente las importaciones de semiconductores por parte de China superen los 300.000 millones de dólares. Tal como ocurrió en los dos años anteriores.  Así lo estima Wei Shaojun, vicepresidente de la Asociación de la Industria de Semiconductores de China.

Según los datos que maneja la asociación, las importaciones chinas en 2018 fueron de $ 312 mil millones. Mientras que en 2019 llegaron a $ 304 mil millones.

Las restricciones de acceso tecnológico de China, podrían significar una reducción de 0,5 puntos porcentuales en el crecimiento económico del país en los próximos 10 años, apuntan los economistas de UBS Tao Wang y Ning Zhang.

¿Podrá China cumplir sus objetivos?

Sin embargo, pese a las limitaciones, la guerra comercial con EE.UU, y los efectos de la pandemia en el comercio con China, los expertos creen que la potencia asiática tiene amplias probabilidades de alcanzar sus metas económicas delineadas en el Plan Quinquenal.

El pronóstico del Fondo Monetario Internacional es que el PBI chino aumente este año 3% ($ 10,600 millones) en comparación con 2019. Y se espera que para 2025 aumente otro  50% ($ 16,250) cuando termine el nuevo Plan Quinquenal.

Mientras tanto, el objetivo de convertir a China en la potencia líder en semiconductores para 2030 sigue avanzando. Estos planes anunciados por el gobierno en 2014, requieren que el país produzca para 2025 alrededor del 70% de los semiconductores que utiliza actualmente. Por ahora su producción ronda el 20%.

Los analistas Zhang y Wang proyectan un aumento del gasto total de China en investigación y desarrollo. Dicho gasto equivaldría al 2,5% del PIB de 2020, es decir, entre $ 350 mil millones y $ 400 mil millones. E incluso, podría representar el 3% del gasto para 2025, unos $ 650 mil millones.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here