(Tiempo de lectura: 4 min)

El nuevo informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), prevé una caída del producto interno bruto (PIB) per cápita de la región de 9,1% al finalizar 2020. El “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2020. Principales condicionantes de las políticas fiscal y monetaria en la era pospandemia de covid-19”, hace nuevas previsiones de crecimiento, empleo y pobreza para el subcontinente.

Si los pronósticos de la Cepal se cumplen, esto representaría un retroceso de casi una década y un aumento del desempleo de 13,5%. Unas 44 millones de personas más quedarían sin con qué poderse sostener, elevando así los niveles de pobreza a 37,7% en el subcontinente.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI), pronostica para Latinoamérica y el Caribe una contracción del PIB de 9,4% este año. Sin embargo, mejoró de forma sustancial su previsión para Brasil que tendría una disminución de 5,8%, desde una perspectiva anterior en junio de 9,1%.

La recuperación será más lenta que la Gran Recesión

Latinoamérica ha resultado muy afectada por las secuelas que está dejando la pandemia del coronavirus covid-19. La Cepal estima que la recuperación de la región será mucho más lenta que la provocada por la Gran Recesión. “Esa recuperación económica de la producción no tendrá una forma de V, sino que tomará forma de L, con una recuperación lenta”, precisó.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, dio a conocer el martes el último informe  del organismo dependiente de la ONU. Dijo que “el proceso de recuperación de la actividad económica a sus niveles precrisis va a durar más de lo que se esperaba”. Calcula que será de “al menos tres años, y será más lento de lo observado en la crisis de 2008”.

Indicó que el nivel del PIB per cápita de la región este año será similar al de 2010. En su opinión, “eso significa que estamos ante una década perdida, con un fuerte aumento en la desigualdad y la pobreza”.

El impacto económico del coronavirus se traducirá en una elevación de la tasa de desempleo, que subirá 18 millones más en comparación con 2019. Este es el mayor incremento de la desocupación desde la crisis financiera de 2008 – 2009. La pobreza aumentará a los niveles de 2005, afectando a unas 231 millones de personas.

Por otro lado, el organismo estima que 2,7 millones de empresas formales cerrarán este año como consecuencia de los efectos de la pandemia.

Políticas macroeconómicas activas

El coronavirus llegó a esta región con más de 626 millones de habitantes en un momento en que sus economías están más débiles. Enfrentar la pandemia en estas condiciones hace que la situación sea mucho más precaria y complicada.

América Latina es considerada una de las regiones más desiguales del mundo. Su crecimiento económico el año pasado apenas logró una tasa de 0,1%. Pero antes de la llegada del virus de origen chino, las previsiones de la Cepal para la región en 2020 eran de un crecimiento máximo de 1,3%.

Bárcena dijo que se necesitarán “políticas macroeconómicas activas” dirigidas a retomar las vías del crecimiento. Señaló que es imperativo “promover una agenda de transformación estructural”.

El documento del organismo ofrece también una serie de recomendaciones a los gobiernos para enfrentar mejor la recesión pandémica, considerada como la mayor en un siglo. En él se analizan los esfuerzos fiscales de los países latinoamericanos, que suman en promedio 4,1% del PIB regional.

“El covid-19 reveló la importancia de la acción pública a través de la política fiscal. En 2020, esta vuelve a ser la herramienta para enfrentar choques sociales y macroeconómicos”, sostuvo la funcionaria de origen mexicano.

Aumentar la recaudación tributaria

Los estímulos fiscales aprobados, vienen acompañados de créditos con garantías estatales que alcanzan el 10% del PIB de la región. Estos esfuerzos han contribuido con una fuerte disminución de los ingresos de los estados, una creciente elevación del déficit fiscal y un aumento extraordinario de la deuda pública.

Para remediar esta situación, la Cepal ha solicitado a los gobiernos latinoamericanos que aumenten su recaudación tributaria. Los ingresos por impuestos de la región representan actualmente 23,1% del PIB. Mientras que la de los países de la OCDE es de 34,3%.

Pero, elevar los impuestos en un momento tan dramático, podría ser devastador para las empresas y los consumidores. Según la Cepal, la evasión y elusión fiscal en América Latina llega a 6,1% del PIB. El organismo instó a los gobiernos a mantener políticas monetarias expansivas tanto convencionales como no convencionales.

Olvidarse de la austeridad fiscal por ahora

La organización insistió en que los países no deben aplicar medidas de austeridad fiscal en estos momentos como respuesta a la crisis. Sugiere, por el contrario, que los esfuerzos de los gobiernos en el ámbito nacional estén acompañados de la captación y movilización de mayores recursos externos.

La Cepal aconseja igualmente el fortalecimiento de la macrorregulación prudencial acompañada de una regulación de los flujos de capitales. La finalidad de esta política es preservar en el corto y mediano plazo la estabilidad macrofinanciera.

Bárcena considera que los países latinoamericanos “deben orientar el gasto público hacia la reactivación y transformación económica”. Para ello, aconseja fortalecer la inversión pública en sectores generadores de empleo, que contribuyan a la transformación productiva, la inclusión social, la paridad de género y permitan “una transición igualitaria hacia la sostenibilidad ambiental”.

FMI: La recesión de 2020 no va a ser tan severa

El Fondo Monetario Internacional se refirió este martes también a la recuperación después de la pandemia. Indicó que aunque la recesión este año será menos severa, la recuperación no solo será larga sino desigual en todas las regiones y países.

El organismo expresó que tras la crisis pandémica todas las economías del mundo corren el riesgo de enfrentar bancarrotas. Del mismo modo, si apresuran los recortes o paralizan la emisión de estímulos fiscales y monetarios, pueden quedar con graves secuelas económicas.

La directora general del FMI, Kristalina Georgieva en este sentido pidió a los países mantener las medidas por ahora. Porque si se cancelan prematuramente se corre “el riesgo de quiebras masivas y desempleo masivo”.

Dijo que el panorama económico mundial “es menos nefasto hoy”. Según Georgieva los resultados del segundo y el tercer trimestre de este año han sido mejores a lo esperado. Esto “permite una pequeña revisión al alza del pronóstico global para 2020″, expresó.

Pronosticó que la recesión global este año por el covid-19 será menos severa de lo previsto inicialmente. Pero alertó que la recuperación será “larga, desigual e incierta”. El FMI advirtió que con la pandemia de coronavirus los países con menores ingresos corren el riesgo de tener “una generación perdida”.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here