Actualidad Cepal alerta que Latinoamérica debe mantener una política fiscal hasta 2022

Cepal alerta que Latinoamérica debe mantener una política fiscal hasta 2022

0
(Tiempo de lectura: 3 min)

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas advirtió en su último informe que Latinoamérica debe mantener las políticas fiscales hasta al menos 2022. De esta forma, la región podrá impulsar su reactivación económica y mitigar los efectos negativos de la pandemia.

De no mantener los estímulos fiscales durante este año y el siguiente, mermaría la capacidad de recuperación de América Latina y el Caribe. Cepal señaló que los sectores vulnerables son los más afectados por la persistencia de la pandemia y la falta de acceso a las vacunas.

“Es importante extender los paquetes de medidas fiscales durante 2021 ante la fragilidad del proceso de recuperación económica. Así continuarán mitigando los efectos sociales, productivos y económicos negativos de la pandemia”, explicó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de Cepal.

Las economías de América Latina y el Caribe realizaron en promedio esfuerzos fiscales del 4,6% de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2020. De acuerdo con Cepal, este esfuerzo para hacerle frente a la pandemia dejaron a la región en una situación compleja. 

De ese total, el 2,5% correspondía a garantías estatales de crédito y el 1,2% restante a planes de emergencia diseñados por los gobiernos. Las medidas tomadas incluyen alivio tributario, aumento de gasto público y el desarrollo instrumentos de liquidez. Todas ellas se adaptaron en función a las estructuras de cada economía. 

Por otro lado, Cepal alertó que el descenso del 7,1% que sufrió el PIB el año pasado no será compensado por el crecimiento del 6% que habrá este 2021. Se espera un crecimiento lento y, en el mejor escenario, la recuperación podría posponerse hasta 2023.

Aumento de la deuda fiscal

Según el informe de Cepal, la deuda pública bruta alcanzó el 56,3% del PIB de la región. Debido a la crisis sanitaria, el gasto público se incrementó y hubo un aumento significativo de los déficits fiscales y de los niveles de endeudamiento. En el caso de Argentina, la deuda superó el 100%. Brasil, por su parte, la subida de la deuda fue del 89,3%.

Asimismo, hubo una caída abrupta en los ingresos tributarios, los cuales representan el 17,9% del PIB. A pesar del descenso en los ingresos, los gobiernos de Latinoamérica aumentaron el gasto público para mitigar los efectos sociales y económicos de la pandemia de COVID-19. En 2019, el gasto público en la región fue del 21,4%, mientras que en 2020 subió a 24,7%.

El documento de Cepal destaca el papel del gasto público en transferencias monetarias, operaciones esenciales para reducir el aumento de la pobreza. De no haber aplicado estas medidas, el organismo de la ONU estima que los casos de pobreza habrían superado los 20 millones de personas. Igualmente, casi 100 millones de ciudadanos habrían caído en pobreza extrema. 

De igual modo, las consecuencias de la pandemia profundizan las desigualdades en la región, sobre todo en lo digital. También el informe de Cepal resalta que las mujeres sufrirán el mayor impacto de la crisis, pues se enfrentarán a una década de retrocesos en cuanto a participación laboral. 

Cepal advierte retraso en materia fiscal

En lo que respecta a los ingresos fiscales, el informe indica que es necesario hacer cambios en la estructura tributaria para aumentar la carga impositiva. También es fundamental para incrementar la progresividad y mejorar la distribución del ingreso. 

De esta forma, según la secretaria ejecutiva de Cepal, se mantendrán las trayectorias de gasto público en un contexto de sostenibilidad fiscal. En este sentido, el informe analiza los desafíos para el refuerzo de los impuestos directos. Particularmente, el impuesto al patrimonio y su potencial para fortalecer la recaudación y la progresividad de la política tributaria.

Además, Bárcena añadió que es fundamental revertir la caída de la inversión en la región, la cual se encuentra actualmente en 17,6%. En cambio, el nivel de la Unión Europea está en 21,5% y el de las economías avanzadas en 32,9%. 

Debido al incremento abrupto del endeudamiento, las necesidades de financiamiento en la región aumentaron. Es por ello que la cooperación internacional es imprescindible, para que haya un apoyo en ampliar el espacio fiscal de los países en el corto y mediano plazo. 

“Ello pasa por la ampliación y redistribución de la liquidez global, el alivio de la deuda, fortalecer la capacidad de crédito de la banca de desarrollo y el uso de instrumentos innovadores de financiamiento”, ha señalado la secretaria ejecutiva de Cepal. 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil