(Tiempo de lectura: 4 min)

Cellnex Telecom ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el acuerdo del Consejo de la Administración de la compañía tomado hace escasos días en el que se solicita una ampliación de capital por valor de 4.000 millones de euros. El acuerdo, especifica que la ampliación de capital será con derechos de subscripción preferente. Con esta operación, Cellnex pretende “reforzar y aumentar” los recursos propios de la compañía ante una operación expansiva inminente. Los buenos resultados de Cellnex Telecom llevan a la compañía a una nueva ampliación de capital que responde a “una estrategia de crecimiento sostenido. Según el presidente de Cellnex, Franco Bernabè, la ampliación de capital es una muestra de la expansión de la compañía que “en poco más de cinco años se han expandido sus operaciones a ocho países de Europa”.

De hecho, la ampliación de capital de Cellnex se produce en un contexto claramente dulce para la empresa. La empresa, que cotiza en el Ibex 35 desde hace 5 años, ha multiplicado su volumen por cuatro y se ha posicionado como una de las operadoras de infraestructuras de telecomunicaciones líderes en Europa. “Reforzar los recursos propios de la compañía permitirá contar con mayor fortaleza y mayor financiación en este contexto de crecimientos”, ha asegurado el consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez ante el anuncio de ampliación de capital. En todo caso, según Cellnex, el objetivo de la ampliación de capital pasa por “consolidar y ampliar la posición en los ocho países europeos”. Un objetivo que, por el momento, descartaría el desembarco de Cellnex en nuevos países fuera del viejo continente.

Por otro lado, la compañía ha aclarado que la base de la perspectiva de crecimiento de Cellnex para los próximos años se centrará en el despliegue de la tecnología 5G.

Cellnex, la compañía del Ibex 35 que más crece desde 2019

La decisión de ampliación de capital de Cellnex Telecom se produce tras cosechar resultados históricos para la empresa en bolsa, tanto en 2019 como en 2020. La compañía de telecomunicaciones española cerró el 2019 con una facturación superior a los 1.000 millones de euros, convirtiéndose así en la empresa del Ibex35 que más crecía durante el ejercicio. De hecho, la empresa de telecomunicaciones española consiguió una revalorización del 95% durante 2019. Y este 2020, a pesar del impacto de la Covid-19 en el tejido productivo español y el frenazo que ha supuesto para el despliegue de la tecnología 5G, también recoge buenos resultados.

Durante el primer semestre de 2020 Cellnex Telecom ha conseguido un crecimiento anual acumulado de más del 47%. Este crecimiento le ha permitido ser de las pocas empresas del Ibex35 con crecimientos positivos durante los meses de pandemia. Además, Cellnex Telecom es la compañía que más crece con diferencia dentro de la bolsa española.

Por otro lado, la ampliación de capital de 4.000 millones de euros anunciada ayer, es superior a las previsiones que la propia compañía había valorado hasta el momento.  A principios de julio, el medio económico Bloomberg publicaba que Cellnex estaba preparando una ampliación de capital de 3.000 millones de euros. En la publicación de Bloomberg se citaba el propósito de la compañía a abrir nuevos mercados de forma inminente. Una información que, por el momento, los directivos de Cellnex niegan.  En todo caso, la ampliación de capital de Cellnex será finalmente superior a la prevista por las informaciones publicadas durante las últimas semanas.

El despliegue del 5G en Europa: la UE prepara duras medidas

El crecimiento de Celllnex Telecom en los últimos años no se puede explicar sin constatar la fuerte apuesta de las administraciones por el 5G. Las aptitudes de la quinta generación tecnológica aportan un nuevo abanico de posibilidades y servicios impensables hasta ahora. 2020 tenía que ser su año de implantación en Europa, pero el impacto de la Covid-19 en la economía del viejo continente ha retrasado su aplicación inmediata. Además, el 5G plantea debilidades en cuanto a la seguridad digital. Por ese motivo, la Unión Europea ha hecho público una serie de recomendaciones a los Estados miembro para el despliegue del 5G.

Dichas recomendaciones pretenden establecer una estrategia que involucre a todos los proveedores de las infraestructuras necesarias para la aplicación de la tecnología. “Lo que estamos definiendo hoy es una estrategia europea para el 5G que respete la naturaleza abierta del mercado interior y la seguridad de los ciudadanos”, afirmo hace pocos días la vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea, Margrethe Vestager.  Según Vestrager la principal preocupación de la UE ante el 5G pasa por garantizar la seguridad de los ciudadanos y defender la soberanía tecnológica de la Unión.

Por ese motivo, la UE pide a los Estados miembro que desarrollen sus redes de 5G sin excluir a ningún proveedor tecnológico y que cuenten con un plan de seguridad.  De este modo, la UE quiere controlar a todos aquellos operadores “que cumplan con la normativa” en materia de despliegue del 5G. Según Vestrager, las medidas “son estrictas y exigentes”  para no perder el control de la soberanía digital europea.

Francia podría limitar el peso de Huawei en su infraestructura 5G

Buena muestra de las recomendaciones de la UE en materia del despliegue del 5G lo encontramos en Francia. Esta semana las autoridades francesas han comunicado a los operadores de telecomunicaciones que no utilicen equipos de la marca china Huawei para el despliegue del 5G. Esta medida, que se enmarca en medio de una guerra geopolítica entre Estados Unidos y China, hace crecer los temores de Europa en la contratación de dispositivos procedentes del sudeste asiático para el despliegue del 5G. Unos temores fundados en las acusaciones del presidente del gobierno de los Estados Unidos, Donald Trump, contra el uso ilícito de Huawei para realizar actividades de espionaje en Estados Unidos y Europa.

En todo caso, el veto de Francia a Huawei en su despliegue del 5G sería gradual y se realizaría en un plazo de ocho años. De este modo, los operadores de Francia podrían obtener ahora una autorización de ocho años para desarrollar la tecnología con equipos de la marca Huawei. Unas medidas que todavía no han sido certificadas por las autoridades francesas pero que podrían dar margen a las operadoras ante el despliegue del 5G.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here