(Tiempo de lectura: 5 min)

En las dos primeras décadas del siglo XXI la libertad económica ha crecido en el mundo. Así lo sostiene el último informe del Índice de Libertad Económica elaborado por el Instituto Fraser de Canadá. El ranking mundial sirve de complemento a un estudio similar que realiza la Fundación Heritage de los Estados Unidos cada año.

El Índice basa su evaluación de la libertad económica en cinco áreas fundamentales. Estas son: el tamaño del gobierno, la libertad de comercio internacional y las regulaciones existentes para el crédito, el trabajo y los negocios. Así mismo, analiza el sistema judicial, los derechos de propiedad y cuán sana es la moneda del respectivo país.

Hasta 2007 el mundo vio un acelerado progreso en cuanto a libertad económica, según el estudio del Instituto Fraser. Pero a partir de este año, el índice global ha registrado altibajos, aunque con una marcada tendencia a crecer. En general, entre 2000 y 2018, hubo un crecimiento de la calificación media en todo el mundo de 6,63 a 6,98 puntos.

Fuente: Instituto Fraser de Canadá.

Los capitalistas pagan más al trabajador

Más allá de la visión estrictamente ideológica de ambas sociedades, los trabajadores de las economías de libre mercado disfrutan de mejores salarios y condiciones de vida. El ingreso per cápita anual de los países capitalistas es de 44.198 dólares.

En contraste con el ingreso por habitante de los países con modelos económicos estatistas e intervencionistas donde el trabajador gana unos 5.754 dólares. Si se cuantifica la brecha entre un ingreso promedio y otro, la diferencia es de ocho veces.

Con respecto a la atención sanitaria, las estadísticas son concluyentes también. Las llamadas economías liberales suelen ofrecer mejores servicios y por lo tanto resultados. Un ejemplo claro de esto es la expectativa de vida de los países en cada uno de ambos sistemas.

Esperanza de vida y mortalidad infantil

En los países capitalistas la esperanza de vida es de 80,29 años. En cambio en los países con sistemas altamente intervencionistas se reduce a solo 65,62 años. La diferencia entre un sistema y otro es de 15 años.

Otra área donde se observa una clara desigualdad es la relativa a la salud infantil. La mortalidad infantil en el sistema capitalista presenta una tasa de 4,99 por cada 1.000. Mientras en los sistemas estatistas el problema se eleva a un alarmante 39,38 por 1.000, casi ocho veces más.

En cuanto a la desigualdad del ingreso por habitante, las cifras son sorprendentemente claras. La conclusión es que los pobres son más pobres en los países socialistas que en los capitalistas.

Se evidencia que el porcentaje de la renta nacional que obtiene el 10% de la población de menores ingresos en las sociedades con economías de mercado, es 3,19% más alto que en el socialismo donde disminuye a 2,7%.

Los pobres son más pobres en los países socialistas

Si se analiza en términos generales el ingreso, la distancia entre un sistema y otro es más que evidente. En los países con modelos intervencionistas el 10% de la población más pobre gana $ 1.558 en promedio. Muy por debajo de los países con mayor libertad económica donde el ingreso es de $ 12.293 anuales.

En otras palabras, las estadísticas muestran que los pobres en el sistema socialista son realmente ocho veces más pobres que los del sistema capitalista.

Si se analizan las estadísticas de pobreza publicadas por el Banco Mundial la situación no es distinta. El organismo financiero internacional mide los distintos niveles de pobreza por el ingreso diario ($1,9, $3,2 o $5,5).

Los niveles de miseria en los países con economías de mercado son significativamente más bajos que sus pares socialistas. Las tasas de los países capitalistas, según cada uno de los  tres niveles de ingreso, son del 1,7%, 4,37% y 9,84%, respectivamente.

En los países dirigidos por regímenes socialistas, los niveles de miseria por ingreso aumentan a 31,52% ($1,9 de ingreso diario), 52,3% ($3,2) y 72,68% los que ganan 5,5 dólares diarios en promedio.

Quiere decir que en las economías más intervenidas la pobreza extrema es 19 veces mayor. La pobreza media es 12 veces superior y la pobreza leve es 7 veces más alta en las economías socialistas.

Estos números son demoledores para el liderazgo político de estos países que suele etiquetarse como “gobierno de los pobres” o “gobierno del pueblo”.

Igualdad de género y confianza social

El Índice de Libertad Económica del instituto Fraser también muestra otras cifras interesantes respecto a la igualdad de género. Esta situación es medida con base en el indicador de Evaluación Institucional y de Políticas del País del Banco Mundial (CPIA por sus siglas en inglés).

La equidad hombre – mujer en los países socialistas obtiene una puntuación de 3,17 en una escala de 1 a 6. En los países de libre mercado el indicador aumenta a 4,47 puntos. De modo que en los países capitalistas la igualdad de género se eleva a 74,5%.

Otro indicador que mide el índice es el grado de confianza de la sociedad con respecto a tolerancia racial, sexual, religiosa, fiabilidad entre las personas, etc. En las economías liberales la confianza es mayor que en los países con regímenes autoritarios cuyos niveles de libertad individual son bastante bajos.

El ranking de libertad económica mundial

Las economías capitalistas liberales más destacadas el orbe son en orden decreciente: Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza y Australia. Seguidas por Estados Unidos, Mauricio, Georgia, Canadá, Irlanda, Dinamarca, Lituania y Reino Unido.

En Latinoamérica el índice de Libertad Económica lo encabeza Chile. Luego a nivel global le siguen Estonia, Malta, Taiwán, Armenia, Letonia, Japón, Alemania, Chipre, Rumanía y los Países Bajos. Después aparecen República Checa, Albania, Austria, Panamá, Finlandia, Perú, Luxemburgo, Bulgaria y España.

En los últimos lugares de Libertad económica de los países capitalistas liberales figuran Islandia, Guatemala, Jamaica, Corea, Eslovaquia, Bahamas, Costa Rica, Israel y Jordania. En una escala de 1 a 10 la puntuación de estos países va de 7,62 a 8,94 puntos.

Al otro extremo, encontramos los países con sistemas autoritarios de ideología socialista y estatista. Liderando el ranking de países con menor libertad económica resalta en Suramérica Venezuela.

Luego se menciona a Sudán, Libia, Angola, Irán, Argelia, República del Congo, Zimbabue y República Democrática del Congo. Después vienen República Centroafricana, Egipto y Siria, Guinea-Bissau, Iraq, Etiopía, Chad, Argentina, Malawi, Myanmar, Nigeria, Camerún y Burkina Faso.

En este grupo aparece en los últimos lugares China. La puntuación de estos países oscila de 3,34 a 6,21 puntos.

¿Dónde se vive mejor?

Una de las críticas más importantes al capitalismo históricamente ha sido la desigualdad que genera. Pero en los sistemas socialistas son evidentes los privilegios que la élite gobernante y propietaria de los “medios de producción” detenta.

De modo que la igualdad en términos reales no pasa de ser un sofisma, ya que la sociedad está igualada pero por debajo. Los críticos de los regímenes socialistas señalan que los pobres no son más que recurso utilitario para sostener a los gobiernos a través del voto.

Al igual como ocurría con la llamada “nomenklatura” en la extinta Unión Soviética, la clase política gobernante disfruta de estándares de vida y privilegios que están vedados para el resto de la sociedad.

Casos emblemáticos como Cuba y Venezuela huelgan en este sentido. En estos países la oposición política acusa a la élite gobernante de acumular grandes riquezas y de quedarse con la mayor parte de la renta nacional.

Su estilo de vida es infinitamente superior al ciudadano promedio en cuanto a alimentación, salud, educación, servicios públicos y seguridad. Al final, la clase política gobernante se termina entronizando como una nueva y poderosa burguesía. Con la excepción de que no genera riqueza sino que se aprovecha de ella para su propio bienestar.

La pregunta de dónde se vive mejor si en el capitalismo o en el socialismo se responde por sí sola. Nadie emigra a los países socialistas: ¿por qué será?

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here