(Tiempo de lectura: 3 min)

La adquisición de Bankia por parte de Caixabank conllevará el mayor Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la historia de la banca española. Después de que la dirección de Caixabank anunciara a principios de mes la intención de recortar de forma drástica su plantilla, hoy la entidad ha puesto cifras a su propuesta. Una propuesta que plantea aplicar un ERE que afectaría a 8.291 trabajadores de la entidad. La cifra supone algo más de las cifras que había dejado entrever la entidad a principios de mes, cuando se plantaba que el ERE podría afectar a entre 7.000 y 8.000 trabajadores de Caixabank y la desaparecida Bankia.

De hecho, la cifra es muy superior a las expectativas de los sindicatos, que no esperaban un reajuste de plantilla de más de 6.000 trabajadores. En todo caso, Caixabank considera imprescindible reducir la plantilla en cerca de 8.300 trabajadores para eliminar duplicidades y mejorar la rentabilidad de la compañía. Una reducción de plantilla que iría acompañada del cierre de cerca de 1.534 oficinas en toda España. El cierre de dichas oficinas supondría eliminar el 27% de la red de establecimientos de los que dispone Caixabank, tras absorber Bankia.

Pero Caixabank no justifica este ajuste de plantilla solamente a la fusión con Bankia, sino también al contexto macroeconómico. Un contexto macroeconómico protagonizado por los bajos de interés que, según la dirección de la entidad, “obliga a transformar el modelo bancario” y a apostar por una relación más digital y menos presencial con el cliente.

Un año de salario para los mayores de 63 años: la propuesta de indemnización de Caixabank

La propuesta de ERE de Caixabank contempla el pago de una indemnización máxima de un año de salario para los trabajadores mayores de 63 años. Para el caso de los trabajadores de entre 58 y 63 años se propone el pago fraccionado del 50% del sueldo hasta el momento de la jubilación. En el caso de los trabajadores de entre 55 y 58 años se contempla un pago máximo de dos años de empleo, mientras que para el resto de los trabajadores se ofrece una indemnización de 25 días por año trabajado, con un máximo de 18 mensualidades.

Caixabank reitera en su comunicado que el objetivo no es solo incorporar al ERE a los mayores de 58 años, sino también por la valía del empleado. Más concretamente, la entidad bancaria planea aplicar 5.742 despidos en las oficinas que se recortarán, 1861 despidos en servicios centrales y direcciones territoriales, y 688 salidas en otras áreas o negocios del grupo empresarial.

En total, cerca de 8.300 despidos que no podrán ser todos voluntarios. De hecho, el banco ha especificado que establecerá “cupos” para limitar los despidos voluntarios. De este modo, la entidad pretende que el 50% de los afectados por el ERE sean trabajadores de la entidad de menos de 50 años. Una propuesta que no gusta a los sindicatos, que apuestan por aplicar el ERE en prejubilaciones. Según datos de los sindicatos, actualmente Caixabank cuenta con cerca de 9.200 empleados mayores e 52 años. Una cifra superior al ERE que se pretende aplicar de forma inminente.

Los sindicatos amenazan a CaixaBank con movilizaciones si no se negocia el ERE

La presentación del ERE por parte de CaixaBank, y a la espera de las negociaciones, no ha gustado a los sindicatos. De hecho, los propios sindicatos ya advirtieron a la dirección de Caixabank la semana pasada que no están de acuerdo con el planteamiento de recorte de plantilla que está ejecutando la empresa. Los representantes de los trabajadores consideran que la propuesta presentada elimina derechos adquiridos por los empleados, como las pagas por defunción de familiares y nacimiento de hijos, las ayudas a los hijos y las pagas especiales.

Estos recortes han llevado a los sindicatos a amenazar a la dirección con movilizaciones si no se negocia el ERE y se llega a un acuerdo satisfactoria por las dos partes. Los representantes de los trabajadores consideran que el ERE no es justificable según los ingresos de la entidad.

Por otro lado, el gobierno de España también lamenta la decisión de Caixabank de deshacerse del 18% de su plantilla, presentando el mayor ERE de la historia de la banca española. “El gobierno siempre lamenta que cualquier empresa vaya a promover un ERE que implica pérdida de puestos de trabajo”, ha lamentado esta mañana la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno de España, María Jesús Montero. La ministra también ha recalcado que el ejecutivo trabaja con los ERTES para mantener el empleo, pero no ha querido posicionarse sobre los detalles del ERE presentado por Caixabank.

El ERE de Caixabank se suma a los del Santander y el BBVA

El comunicado de hoy de Caixabank confirma la intención de las entidades bancarias españolas de reducir drásticamente sus plantillas de trabajadores este 2021. Unas reducciones que podrán afectar a miles de trabajadores, tanto de Caixabank, como del Santander y el BBVA. De hecho, el Santander ya anunció a finales de marzo que la entidad había aceptado 1.823 bajas voluntarias en el marco del ERE que pretende aplicar a más de 3.500 trabajadores del banco.

Ante estas cifras, que podrían dejar sin trabajo a cerca de 15.000 trabajadores del sector bancario en España, el Banco de España da por hecho que la banca destruirá empleo este 2021. Según declaraciones del gobernador del Banco de España, Hernández de Cos, realizadas a principios de abril, la drástica reducción de puestos de trabajo en los bancos españoles no puede hacer descartar alguna otra fusión entre entidades este mismo 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here