(Tiempo de lectura: 2 min)

CaixaBank informó que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que acordó con los sindicatos tendrá un impacto de 1.900 millones de euros en sus cuentas. Sin embargo, la entidad bancaria señaló que la medida también le permitirá obtener un mínimo de 770 millones de euros en sinergias de costes totales, según los datos ofrecidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Tras más de once semanas de negociaciones, CaixaBank y los sindicatos pactaron la salida de 6.452 trabajadores, el 14,5% de la nómina. Además, son 1.839 empleados menos que los planteados inicialmente. De ese total, 4.902, corresponderá a la red comercial, mientras que el resto de los ajustes serán en servicios centrales y estructuras intermedias.

Todas las salidas serán voluntarias, según las exigencias de las organizaciones sindicales. De hecho, la reducción en el número de afectados se debe, en parte, a la reubicación de 708 trabajadores en empresas filiales del grupo CaixaBank. Si así lo desean, las personas podrán regresar al banco después de que haya transcurrido un período de cinco años. 

Igualmente, CaixaBank ejecutará un plan de recolocación para que los ex empleados encuentren un nuevo empleo sin demoras. El proceso de ajuste de empleo y oficinas del banco ha sido motivo de discusión desde el pasado 13 de abril. Con esta medida, la entidad llevará a cabo el mayor ERE de la historia de la banca española. 

Compensaciones económicas

Los empleados de 63 años o más podrán salir de CaixaBank con una indemnización de 20 días por año trabajado. Por su parte, los de 54 años o más serán indemnizados con un 57% del salario fijo bruto anual hasta los 63 años.

Las primas para los trabajadores de entre 54 y 63 años son 18.000 euros brutos para los nacidos en 1964 o en años anteriores. En cambio, los nacidos en 1965 recibirán 23.000 euros y los que nacieron entre 1966 y 1967 percibirán 28.000 euros. 

Los empleados de 52 y 53 años recibirán siete anualidades del 57% del salario fijo bruto anual repartidas hasta los 63 años. Además, se les abonará una prima adicional de 38.000 euros brutos, descontando la prestación mínima bruta por desempleo.

Los trabajadores de menor edad y aquellos con una antigüedad menor a los seis años recibirán un pago de 40 días del salario fijo bruto por año trabajado. También recibirán una prima. En el caso de los empleados con más de seis años de antigüedad en CaixaBank, será de 23.000 euros. Para los que tienen menos de seis años, será de 13.000 euros. 

Por otro lado, a partir del 1º de septiembre, la plantilla de la ya antigua Bankia se homologará a las condiciones vigentes de CaixaBank. Es decir, los empleados del extinto banco recibirán progresivamente los mismos beneficios sociales, salariales y planes de pensión. 

CaixaBank modificará sus oficinas

Además del ajuste de la nómina, la entidad bancaria incluirá 1.534 oficinas a su red. Del total, 925 serán oficinas Store, frente a las 574 actuales. Este nuevo modelo está enfocado en el asesoramiento a los clientes. Cuentan con un nuevo diseño más personal, al igual que ofrece más servicios y una mejor adaptación a los nuevos hábitos de los consumidores.

De igual modo, CaixaBank destinará 2.900 empleados a los centros inTouch. Este modelo de atención digital ofrecerá atención personalizada a los clientes mediante los canales tecnológicos remotos. Por otro lado, el banco aumentará los cupos de oficinas singulares y oficinas ventanilla, al igual que mantendrá el servicio ofimóvil. De este modo, busca mejorar la atención en el ámbito rural.

El acuerdo también contempla un crecimiento anual de las prestaciones causadas a un tipo fijo anual del 0,35%. Respecto a las jubilaciones, el banco y los sindicatos acordaron un incremento del 2% para el colectivo de empleados. Para las incorporaciones futuras se fijó un sistema de aportaciones de jubilación progresivo de hasta el 7,5% del salario pensionable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here