(Tiempo de lectura: 4 min)

La segunda ola del Covid-19 está provocando un impacto en la economía de España y Europa en el segundo semestre del año que no se había previsto hasta ahora. Por eso, hoy la Comisión Europea ha revisado las previsiones macroeconómicas de los países comunitarios para 2020 y 2021. Y en el caso de España, Bruselas prevé que la caída del PIB de este año sea todavía mayor de la pronosticada hasta ahora. De hecho, las últimas previsiones de la Comisión Europea consideran que la economía española se reducirá un 12,4% este 2020. Esta cifra sitúa a España como uno de los países con mayor caída de su PIB este 2020. Los cálculos realizados por la Comisión Europea se acercan más a los pronósticos divulgados las últimas semanas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de España.

Por otro lado, Bruselas también empeora su pronóstico de recuperación del PIB de España para 2021. Así, si el ejecutivo comunitario consideraba que la economía española podía crecer un 7,9% en 2021, ahora rebaja las expectativas hasta un incremento del 5,4%. A este incremento del PIB de España en 2020 se le sumaría uno de más discreto en 2021, del 4,8%. Según el gobierno español, este pronóstico de Bruselas sobre la evolución del PIB de España podría estar desfasado al no contar con el incremento de la economía española en el tercer trimestre. Un incremento que, según los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística la semana pasada supusieron una crecida sin precedentes de la economía española del 16,7%.

España, Italia y Francia encabezan la caída de la inversión

En todo caso, Bruselas también identifica a España como una de las economías que más sufrirá el impacto del Covid-19 por su dependencia del turismo y por el hundimiento de la inversión. “La inversión global ha caído un 25% en Francia, Italia y España, mientras que en Alemania cayó un 8,3% y en los Países Bajos un 10,7%”, asegura el comunicado de la Comisión Europea.

El PIB de España podría caer el doble que el de Alemania este 2020

A pesar de la revisión pesimista realizada hoy por la Comisión Europea, la mayoría de Estados miembro prevén un impacto en su economía menor que el de España. De hecho, con las nuevas previsiones, España sería el país de la Unión Europea que sufriría una mayor caída de su PIB. Por otro lado, la Comisión Europea revisa al alza la evolución económica de países como Alemania. Así, según Bruselas, la economía germana caería un 5,6% en 2020, una cifra que sería la mitad que la española. En verano la Comisión Europea calculaba que el PIB de Alemania caería en 2020 un 6,3%, por lo que la evolución del país es favorable en esta segunda mitad del año.

En términos generales, Bruselas calcula que el PIB de la Eurozona caerá un 8,8% de media en 2020. La cifra es casi cuatro puntos inferior a la caída prevista para España. Por otro lado, las previsiones del ejecutivo comunitario estiman que en 2021 la economía de la Eurozona podría crecer un 4,2%. En este caso, los datos son peores que los previstos para España. En todo caso, Bruselas avisa que la economía de la Eurozona no recuperará sus niveles previos al Covid-19 hasta 2022. “El resurgimiento de numerosos brotes en el verano provocó que algunos países europeos solicitaran cuarentenas para los viajeros de regreso de algunas regiones españolas, y la progresiva adopción por las autoridades españolas de medidas de distanciamiento”, asegura el comunicado publicado hoy por la Comisión Europea.

El paro en España marcaría sus máximos en 2021

Las previsiones de la Comisión Europea tampoco son alentadoras para el mercado laboral español. Según los cálculos de Bruselas, la economía de España se contraería también en el cuarto trimestre de 2020, un tímido -0,2%. Sin embargo, la previsión contrasta con los pronósticos realizados en verano, cuando se estimaba que el PIB de España crecería un 3,4% en el último trimestre del 2020. Este impacto de la segunda ola del Covid-19 en la actividad económica española tendría, según Bruselas, un impacto directo en el mercado laboral.

De este modo, Bruselas avisa que la tasa de paro a finales de 2020 en España se podría elevar hasta el 16,7%. El pronóstico es prácticamente calcado al que realizó el FMI en octubre (que lo cifraba en el 16,8%) y más pesimista del realizado por el gobierno Español.

Pero aun así, el calvario del Covid-19 en el mercado laboral de España no se terminaría este 2020, sino que se agravaría todavía más en 2021. Así, y a pesar de que Bruselas calcula que la economía de España pueda crecer un 5,4% el año que viene, la tasa de paro seguiría creciendo. Más concretamente, Bruselas prevé que el paro en España registre un nuevo máximo en 2021, con una tasa de desempleo del 17,9%. Y, de hecho, a pesar de que las previsiones marcan que la economía española se podría llegar a estabilizar en 2022, no sucedería lo mismo con el desempleo. Según las estimaciones, la tasa de paro en 2022 seguiría siendo 4 puntos superior a la existente antes del Covid-19, e incluso superior a la actual, con una tasa estimada del 17,3%.

Los gestores alertan que 200.000 trabajadores afectados por ERTE podrían ser despedidos antes de finalizar el año

Y es que el principal bote salvavidas del empleo en España este 2020 ha sido la entrada en vigor de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Unos ERTE que se han extendido hasta principios de 2021 y que se podrían seguir extendiendo si la actividad económica sigue sin recuperarse. Pero incluso esta medida podría ser insuficiente para salvar puestos de trabajo. En este sentido, el Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos ha alertado que en el último mes del año podría haber una avalancha de despidos de trabajadores acogidos a ERTE. Los gestores aseguran que entre 200.000 y 300.000 trabajadores afectados por ERTE podrían ser despedidos de forma inminente en el momento que decaiga el compromiso de empleo de seis meses que las empresas están obligadas a cumplir para acogerse a ERTE.

“Prevemos que haya una gran cantidad de despidos en los próximos meses porque está empezando a decaer ese compromiso, abriéndose la veda del despido”, aseguro el presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos, Fernando Santiago en declaraciones recogidas por Europa Press. Este fenómeno podría llevar a un porcentaje de los 3,4 millones de trabajadores afectados por ERTE a una situación de desempleo. Y, de hecho, las previsiones de incremento del paro en 2021 de la mayoría de organismos internacionales apuntan hacia esa dirección. Con un mercado laboral incapaz de generar más empleo del que se destruye y con el temor de que muchos ERTE se acaben convirtiendo en despidos, la tasa de paro de España podría acercarse a los máximos registrados en 2013 en los próximos meses.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here