(Tiempo de lectura: 4 min)

Los activos de Brasil posiblemente estén listos para recuperarse después del impacto que sufrieron durante casi todo el 2021, mientras la mayoría de los mercados de deuda mundiales están siendo afectados.

Los activos brasileros fueron afectados en gran manera por la alta inflación, la política turbulenta de Jair Bolsonaro y los numerosos conflictos fiscales que atraviesa el país.

A pesar de esto, los bonos, las acciones y la moneda (el real) parecen estar resurgiendo ya que suelen desempeñarse muy bien en los ciclos alcistas de las tasas de la Fed.

El aumento de la actividad económica del país y las mejoras de ingresos del gobierno se combinaron con un incremento del gasto con el objetivo de tener la deuda controlada en mayor medida de lo que se esperaba pese a los conflictos actuales por el presupuesto del año próximo.

Además, la inflación mundial en cuanto a materias primas, reforzó el intercambio externo de Brasil, algo que todavía no se ve reflejado en el real. Si bien el banco central está aumentando las tasas, se encuentra lejos de los países de niveles similares.

“En este contexto, posiblemente se vea una mejoría en los próximos meses”, afirmaron analistas de la banca de inversión Bradesco BBI encabezados por André Carvalho en un comunicado a fines de septiembre.

“Se espera que el peligro inminente de que se interrumpa la macroeconomía disminuya, en un principio el riesgo fiscal en el cuarto trimestre del 2021 y después los riesgos de racionamiento energético en los primeros meses del año próximo”, agrega la nota.

La realidad y el futuro de Brasil

Los activos de Brasil fueron afectados en gran medida en los últimos meses. El valor actual de la moneda brasileña cayó más del 3 por ciento y además el índice bursátil utilizado como referencia cayó alrededor de un 9 por ciento.

Si tenemos en cuenta la caída del real, los inversores mundiales en bonos de la moneda brasileña registraron pérdidas cercanas al 10 por ciento durante el 2021, al mismo tiempo que la deuda contraída en dólares bajó aproximadamente un 5 por ciento.

La diferencia de la deuda norteamericana para los bonos denominados en dólares de Brasil a junio de 2030 se amplió cerca de 295 puntos básicos durante la última semana de septiembre, es decir 78 puntos más que en el mes de junio.

Según la compañía estadounidense de asesoría financiera Bloomberg, la deuda de Chile que posee una fecha de vencimiento parecida, país que debe afrontar elecciones e inflación, pasó de ampliar su diferencial 44 puntos básicos en abril a más de 112 en el último mes.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

Bonos mundiales en baja

La oportunidad de un rotundo cambio se genera mientras numerosos mercados mundiales de bonos se encuentran en problemas. El incremento del temor por la inflación, empujado mayormente por los problemas energéticos, hace que se eleven las tasas europeas y asiáticas, afectando a bonos en todo el mundo.

El punto de vista de un ciclo de ajuste más veloz de la Reserva Federal de Estados Unidos contribuyó a dañar los bonos del Tesoro, incrementando el desempeño de los índices de referencia globales.

A pesar de esto, para el país sudamericano, las tasas más elevadas de la Reserva Federal estadounidense no sería tan negativo. Los índices bursátiles Bovespa y de referencia mostraron una tendencia de un buen rendimiento en etapas de expansión económica global y de incremento de costos de endeudamiento con Estados Unidos.

Además, este índice, que presta mucha atención a las acciones ligadas a recursos naturales y sectores energéticos y financieros, está cotizado únicamente a ocho veces los beneficios a futuro, cifra muy inferior a la media de la última década de 11,8, lo que podría permitir un margen para que la valoración aumente desde ahí.

Brasil y su moneda

Al mismo tiempo, el real estuvo entre las monedas afectadas en los mercados emergentes, y en septiembre se ubicó únicamente por encima de la lira turca. Esto es llamativo ya que Brasil es uno de los principales exportadores de recursos naturales y su moneda se mantiene firme gracias a esto.

Sin embargo no sucedió así en el último tiempo, lo que significa que hay margen para que el real pueda recuperarse.

Otro posible impulso para el real es el proyecto del banco central que pretende sacar un plan de intervención cambiaria. Se estima que se vendan permutas de divisas por un valor cercano a los 18,2 mil millones de dólares para equilibrar el golpe de los cambios que regulan la cobertura de compañías brasileñas.

Además de compensar las salidas esperadas, podría neutralizar una posible fuente volátil, abriendo el camino para que operadores de la “bicicleta financiera” se enfoquen en las tasas más elevadas que brinda ahora Brasil.

El banco central solicitó una subasta extra de permutas de divisas en la última semana, mientras el real superaba a monedas del mismo nivel en las últimas dos sesiones, algo que demuestra una intención de proteger la moneda de una devaluación.

Las “permutas de divisas suplementarias otorgadas por el banco central para compensar los golpes de la cobertura son buenas”, afirman analistas de la mayor empresa de servicios financieros del mundo Citigroup Inc. encabezados por Dirk Willer, los cuales prevén que la moneda local se negociará al mismo nivel que sus pares en las próximas semanas.

Brasil: Exportación de materias primas en 2019 (en miles de millones de dólares estadounidenses). Statista.

Empleo y riesgo

Esto se suma a un incremento en la generación de empleo en el país durante todo el 2021, una recaudación tributaria más elevada y una mejoría en la situación del país respecto a la pandemia.

Por este motivo es posible que los bonos emitidos por el gobierno de Brasil se vean beneficiados de un repunte de los activos del país.

Sin embargo, Brasil no se encuentra libre de riesgo. En el 2022 se realizarán las elecciones presidenciales, en las cuales se postularán el actual presidente Jair Bolsonaro y el ex mandatario Lula da Silva, el cual encabeza las encuestas.

Por este motivo hay ciertas dudas respecto a los puntos de vista del país y, sobre todo, del presupuesto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here