(Tiempo de lectura: 2 min)

El gigante aeronáutico Boeing acaba de anunciar este pasado viernes 10 de abril que está programando un reinicio parcial de operaciones. Estima la empresa que está en capacidad de retomar labores limitadas a partir del lunes 13 del mes en curso. El reinicio está programado para algunas zonas del estado de Washington.

Este aviso llega a solo cinco días después de que Boeing anunció que su cierre en las plantas locales se prolongaría indefinidamente. La desesperada medida tuvo como fin contener el covid-19.

De un total de aproximadamente 30,000 empleados inactivos por el cierre, Boeing seleccionará a unos 2,500 para este reinicio. Según información de voceros de la empresa a The Seattle Times la compañía equipará a todos sus trabajadores con equipos de protección personal. Simultáneamente, aplicará medidas de distanciamiento social.

Como se recordará, la empresa había declarado, inicialmente, en marzo 25, un cierre de dos semanas. La acción de cierre fue la respuesta de Boeing ante las protestas de empleados por el creciente número de compañeros de trabajo infectados. En esa oportunidad se reportó, además de la muerte de uno de ellos, la proliferación de pruebas positivas por coronavirus.

Este reinicio, según la empresa misma lo declara, abarcará los programas de defensa de la compañía. Entre ellos, el avión antisubmarino P-8 de la Armada construido en Renton y el buque tanque KC-46 de la Fuerza Aérea construido en Everett. De igual manera se contempla retomar las operaciones de mantenimiento en Moses Lake en apoyo del avión 737 MAX.

En referencia al restablecimiento de las operaciones habló Jon Holden, presidente del Sindicato de la Asociación Internacional de Maquinistas del Distrito 751. Al respecto dijo que consideraba la medida como muy positiva. Fue muy cautelosos al decir que apoyaba a Boeing, siempre y cuando la empresa pudiera garantizar un lugar de trabajo seguro.

Boeing y su lucha contra el coronavirus

En palabras del consejero delegado de la empresa, Dave Calhoun, Boeing ha tratado de librar la lucha manteniendo protegidos a sus trabajadores. Recalcó Calhoun que, hasta ahora, la empresa no ha efectuado despidos en su plantilla de trabajadores. Recordó que ellos son el mayor exportador estadounidense y uno de los mayores empleadores del país en el ámbito industrial. De manera tal que un inicio de despidos precipitaría un colapso económico y de eso la empresa está consciente.

Sin embargo, adelantó que, la situación que se plantea en el futuro no muy lejano es preocupante.  Advirtió que el mundo debe estar claro que va a llevar tiempo recuperar a la industria aeroespacial una vez que esta crisis pase. Dijo también que cambiarán tanto el tamaño del mercado comercial y el tipo de productos y servicios que los clientes quieran. Concluyó diciendo que para eso había que prepararse si se quería sobrevivir como empresa.

Finalizó Calhoun diciendo que estaban comenzando planes de adaptación desde ahora con miras a esa realidad futura. Subrayó que Boeing se verá forzada a equilibrar el suministro y la demanda mientras dure el período de recuperación. Adelantó que está en marcha un plan de prejubilaciones y salidas incentivadas para reducir la necesidad de otras medidas de ajuste en la nómina de trabajadores.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here