(Tiempo de lectura: 2 min)

La presidente del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dijo que el BCE “es una institución independiente, que rinde cuentas ante el Parlamento Europeo y que se guía por su mandato”.

Las declaraciones de lagarde se produjeron después de conocerse la sentencia del Tribunal Constitucional de Alemania dictada el martes.  

El Tribunal alemán dio tres meses de plazo al BCE para que rinda cuentas sobre las compras masivas de bonos que está efectuando. El BVerfG de Alemania declaró “parcialmente inconstitucional” la compra de deuda y conminó al organismo de crédito europeo a aclarar los objetivos del programa (PSPP), que califica de “desproporcionados”.

ARTÍCULO RELACIONADO

5 formas de invertir dinero con potencial de darte un +20% al año

En España podemos ser hábiles y astutos en muchas cosas, pero la educación financiera no es una de ellas. El ciudadano español medio no...

Lagarde señaló que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), es quien tiene jurisdicción plena sobre el organismo que dirige por lo que debe cumplir sus órdenes. En tal sentido, dijo que hará “todo lo necesario” para que así sea.

Durante un evento organizado por Bloomberg, la francesa dijo que “Los bancos centrales, incluido el BCE, se guían por su mandato, por lo que haremos todo lo necesario para cumplirlo”.

El BCE “es una institución independiente”

Añadió que a pesar del fallo del Tribunal Constitucional alemán, el BCE continuará su trabajo “sin inmutarse”.

Insistió también en que el BCE “es una institución independiente, que rinde cuentas ante el Parlamento Europeo y que se guía por su mandato”, y puntualizó que el organismo “seguirá haciendo lo que sea necesario” para cumplir el mandato del TJUE.

“Nuestro mandato dicta que hagamos todo lo necesario y todo lo que haga falta para cumplir nuestro propósito”, sentenció la presidente del BCE. Lagarde subrayó que la economía mundial y, particularmente la eurozona, están atravesando circunstancias excepcionales y un ‘shock’ sin precedentes.

Seguidamente afirmó que está plenamente justificado hacer lo que sea necesario, aunque esto implique ir más allá de los mecanismos normales y convencionales de apoyo financiero.

La presidente del BCE defendió que en estas circunstancias, la institución financiera tiene el deber de diseñar y calibrar un adecuado nivel de desviación, que le permita tener un margen de maniobra suficientemente amplio para poder cumplir su mandato.

Dijo que solo de este modo se evita endurecer de manera indeseada las condiciones de financiación para los países miembros y se puede asegurar que la política monetaria ayude a todas las regiones que componen la eurozona.

“Eso es lo que necesitamos hacer, lo que de hecho estamos haciendo y lo que vamos a seguir haciendo”, recalcó Lagarde.

La jefa del BCE aseguró que tanto las herramientas de auxilio como la calibración, la proporcionalidad y la evaluación de los programas, se irán aplicando en función de de cada escenario. “Y seguiremos haciéndolo sin inmutarnos”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here