(Tiempo de lectura: 3 min)

Un informe del Banco Central Europeo señala que los grandes bancos de la eurozona han disminuido sus activos de riesgo en alrededor de 275.000 millones de euros. Para cuantificar las pérdidas potenciales, las instituciones bancarias han utilizado sus propios modelos, señaló el BCE.

Desde que estalló la crisis financiera de 2008, en todo el mundo los reguladores se han valido de los modelos internos que utilizan los bancos más grandes para calcular la tasa de riesgo en sus respectivos balances, al tiempo que analizan el capital que requieren para operar.

En un análisis de cinco años realizado por el emisor europeo, se determinó que los bancos de la zona euro subestimaron sus activos ponderados de riesgo en un 12%, o lo que es igual, 275.000 de euros. Con esto subestiman las pérdidas en caso de quiebra de un prestatario.

El resultado es que se reduce la relación entre el capital de tales prestamistas y sus activos de riesgo. Este es un indicador clave para determinar la solidez de un banco, en 70 puntos básicos en promedio, desde 2018 hasta la actualidad.

Son necesarias “mejoras adicionales” en algunas áreas

En un comunicado, el presidente del consejo de supervisión del BCE, Andrea Enria, dijo que “los bancos están haciendo un seguimiento para corregir las deficiencias y cumplir plenamente con los requisitos”.

El BCE señaló es necesario introducir “mejoras adicionales” en ciertas áreas. Se requiere garantizar que la probabilidad de incumplimiento que los prestamistas asumen, esté en consonancia con los promedios a largo plazo y además sea de carácter conservador más bien.

Otra área que necesita ajustes, es la manera como los bancos son calificados, expresó el principal organismo supervisor financiero de la zona. En la revisión selectiva de modelos internos (TRIM) hecha por el BCE fueron incluidos 65 grandes bancos de la eurozona.

Entre los países con más bancos representados estuvo Alemania con 14 prestamistas.

Reunión de política del BCE el jueves sin sobresaltos

En otra información relativa al Banco Central Europeo, se espera que la reunión de política que realizará este jueves el emisor, transcurra normalmente. Incluso, los analistas esperan que los funcionarios del BCE mantengan las actuales tasas de interés.

Además, se cree que tampoco habrá cambios en el promedio de compras de bonos que el BCE ha mantenido hasta ahora.

“El tono debería ser similar al de marzo, con el BCE esperando a ver cómo se desarrollan las condiciones de financiamiento y cuándo comienza la recuperación en serio”, expresaron economistas de TD Securities.

El euro digital no sustituirá al efectivo

El BCE ha dicho nuevamente que “un euro digital (solo) complementaría al efectivo”, pero no lo sustituirá. Así la gente contará con más opciones para pagar y realizar diversas transacciones.

Así lo aseguró Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, a propósito de la presentación de los resultados de una encuesta aplicada a los ciudadanos de la Comunidad Europea relacionada con el lanzamiento del euro digital en los próximos años.

Panetta abordó el tema del euro digital, luego de las declaraciones de la presidente del BCE, Christine Lagarde, en torno a los planes del organismo para crear una moneda virtual en los siguientes cuatro años.

Junto con el euro virtual, el BCE y los bancos centrales de todo el mundo estudian la posibilidad de crear sus propias criptomonedas.

BCE aumenta los niveles de deuda de España

Las presidente del BCE, Christine Lagarde con el presidente español Pedro Sánchez.

Para evitar el colapso de la economía española, el organismo financiero comunitario está realizando una suerte de rescate silencioso del país. El tamaño del apoyo es por el orden de los 300.000 millones de euros.

La tenencia de deuda española, tanto pública como corporativa, ha sido aumentada por el banco central en unos 160.000 millones. A esta cifra deben sumarse los 138.000 millones de euros que arroja el pasivo de la banca.

Mientras llega la contribución fiscal para la recuperación, el BCE está ofreciendo al gobierno español de Pedro Sánchez su apoyo en la lucha contra la recesión pandémica que golpea a la economía.

La contribución total para la zona euro es de 2,5 billones de euros. Aquí se incluyen las compras de bonos y el financiamiento a largo plazo (LTRO) que se está prestando a los bancos.

De otra forma, las economías de los países de la eurozona habrían caído en la mayor crisis de liquidez de la historia. Si el BCE no hubiera saltado en apoyo a las economías europeas el año pasado, podrían haber surgido problemas estructurales derivados de la paralización casi total de la actividad debido a la pandemia.

En vista de que BCE no podía bajar más los tipos de interés, la opción fue inundar de liquidez las economías de la eurozona. Aunque la presidente del organismo, Christine Lagarde, inicialmente titubeó sobre la adopción de estas medidas.

Por ahora no está previsto que el BCE comience a desmontar el estímulo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here