(Tiempo de lectura: 2 min)

La directiva del BBVA le informó a los sindicatos este jueves 22 de abril que despedirá a 3.798 trabajadores y cerrará 530 oficinas como parte de su plan de ajuste. La decisión se fundamenta en motivos productivos y organizativos derivados de la transformación digital. 

En primera instancia, la medida será aplicada en los servicios centrales y la red de sucursales de BBVA S.A, la cual tiene una red de 23.300 empleados. El resto de las sociedades de la entidad en España quedarán por fuera. No obstante, la afectación final dependerá del empeño y del esfuerzo de la mesa negociadora.

El excedente, que representa el 13% de la nómina del BBVA, va a afectar a 3.000 trabajadores de la red de oficinas. Esto supone más del 20% de las personas que actualmente trabajan en ella. Los 800 trabajadores restantes operan en los servicios centrales, representando el 5% del total actual. 

Cataluña es la comunidad autónoma con la mayor cantidad de despidos, pues acumula 1.200 salidas. Le siguen Andalucía, que reúne 387 afectados, y Madrid, con 357 despidos. Por su lado, Canarias contabiliza 149 despidos, Galicia 111 salidas y Castilla y León registra 103 afectados por la medida del BBVA. 

Por regiones, Ceuta es la menos afectada, con apenas ocho despidos. Cantabria y Navarra contabilizan 14 y 20 afectados, respectivamente. Igualmente, Baleares cuenta con 37 salidas y Aragón con 42 despidos. Por su parte, Murcia tiene 49 afectados, Extremadura tiene 57, Castilla-La Mancha tiene 71 y País Vasco registró 94 salidas. En cambio, la región más afectada fue Castilla y León, donde se contabilizaron 103 desempleados. 

Cataluña es la más afectada por el cierre de oficinas del BBVA

En cuanto a la red de sucursales, el BBVA clausurará 204 oficinas en Cataluña. También cerrará 101 oficinas en Madrid y Castilla-La Mancha y 76 de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla. 

Igualmente, en Galicia, Asturias y Castilla y León, la entidad bancaria eliminará 59 sucursales. Quitará 41 oficinas en País Vasco, Cantabria, Navarra, La Rioja y Aragón, y bajará la persiana en 35 de Valencia, Baleares y Murcia. Las 14 restantes están ubicadas en Canarias. 

El banco considera que su decisión contribuye a la transformación del sector. A su juicio, la medida es necesaria por la enorme presión competitiva y los bajos tipos de interés. Además, toma en cuenta la adopción acelerada de los canales digitales por parte de los clientes y la entrada de nuevos actores digitales.

Entonces, para asegurar su competitividad y la sostenibilidad del empleo a futuro, es “imprescindible” hacer recortes en la estructura de costes. Sin embargo, los sindicatos consideran que las cifras planteadas por la entidad bancaria son un planteamiento de salida “insostenible y escandaloso”. El BBVA respondió en un comunicado que su objetivo es llegar al mejor acuerdo posible para todos, abordando el proceso con una actitud “dialogante”. 

La próxima reunión está pautada para el 27 de abril, donde la entidad bancaria podría plantear su estrategia para llevar a cabo los despidos. El informe técnico completo se le entregará a los sindicatos cuando inicie el período formal de la negociación del recorte colectivo de nómina.

Ejecutivo pide que el banco piense en las ayudas públicas

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, solicitó que el BBVA considere las ayudas públicas que recibió en la anterior crisis a la hora de anunciar ajustes de plantilla.

“Los dirigentes de las instituciones financieras deben ser conscientes de hasta qué punto se ha protegido al sector para evitar males mayores. En esta situación esa reflexión me parece particularmente relevante (…) Esa reflexión debería inspirar cualquier decisión empresarial”, señaló.

El ministro espera que este ERE sea el último que se haga en el marco de un modelo antiguo de ajustes de empleo. A su juicio, el sistema debe transformarse. Hay que dar paso a mecanismos de flexibilidad interna inspirados en los actuales expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), como está contemplado en el Plan de Recuperación.

Escrivá considera que dichos mecanismos son más eficaces para llevar a cabo los procesos de transformación empresarial. De este modo, son más graduales y permiten reestructuraciones ordenadas, manteniendo los vínculos con la empresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here