(Tiempo de lectura: 3 min)

El coste de vida en España es altamente desigual según las zonas geográficas del estado. Y Madrid y Barcelona son las dos ciudades más caras del país. Así lo asegura un informe publicado por el Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona (IERMB), que analiza el coste de la vida por ciudades de España. El informe concluye que el coste de vida en las grandes ciudades del país es muy superior a la media española. Más concretamente, el estudio identifica un incremento del coste de vida del 23% en Madrid y del 21% en Barcelona, respecto al resto de territorios del estado. De hecho, tanto Madrid como Barcelona cuentan con una peculiaridad única: el coste de la vida en la ciudad es más alto que en las localidades que la rodean. En el caso de Madrid, el coste de la vida de la capital es un 7,5% que en el resto de la Comunidad de Madrid. Y en referencia a la ciudad de Barcelona, vivir ahí es un 13,3% más caro que en la media de Catalunya.

De este modo, Barcelona y Madrid, a pesar de ser las ciudades con mayor poder adquisitivo, este se ve disuelto por el incremento del coste de la vida. Según el informe, Madrid cuenta con una renta media familiar de 15.930 euros, que tras añadir los precios de la ciudad se reduce hasta 12.993 euros. De este modo, Madrid pasa del primer puesto en renta familiar al sexto. Algo parecido, aunque menos pronunciado pasa en Barcelona. Con una renta media de 15.755 euros ocupa la segunda posición en España. Pero los altos precios hacen bajar la renta media real hasta la cuarta posición y los 13.028 euros.

La Comunidad de Madrid, Catalunya y el País Vasco, donde la vida es más cara

El informe detecta que una distribución de los precios en España diferenciada entre el norte y el sur del país. Así, las Comunidades Autónomas del norte de la península son las más caras, junto con las Islas Baleares. Por el contrario, Extremadura, Murcia y Castilla-la Mancha son las comunidades del estado con los precios más bajos.

Sin embargo, el informe detecta cierta heterogeneidad en el interior peninsular. De este modo, es identifica una variación substancial de los precios, entre Castilla-La Mancha y Castilla y León, donde los precios son siete puntos más altos. En cambio, Andalucía cuenta con un índice de precios algo inferior a la media española, pero lejos de sus comunidades colindantes, como Murcia y Extremadura. También sorprenden los bajos precios de la Comunitat Valenciana, que se sitúan considerablemente por debajo de la media española. En cambio, Comunidades más pequeñas como Cantabria o Asturias se sitúan por encima de la media nacional.

El baremo utilizado por el informe constata que, bajo una media de 100 puntos en España, los precios se sitúan en los 115,7 puntos en la Comunidad de Madrid, y en los 107,6 puntos en Catalunya. Con estas cifras se sitúan en la cabeza de las Comunidades con precios más altos. Y en el otro lado de la balanza se encuentra Murcia, con 87,8 puntos y Extremadura con 86,4 puntos. Este baremo demuestra que comprar en la Comunidad de Madrid es un 15% más caro que en el resto de España, mientras que comprar en Extremadura es un 13,6% más barato. Si se suman las diferencias, los precios en Madrid pueden llegar a ser casi un 30% más caros que en Extremadura.

Los altos precios en Madrid hacen disparar el riesgo de pobreza

Por otro lado, el informe también analiza la tasa de riesgo de pobreza en España, según el coste de vida. Y si bien según el umbral nacional, Murcia, Castilla-La Mancha y Canarias son los territorios del estado con una mayor tasa de pobreza, estos indicadores cambian radicalmente si se contempla el coste de vida de cada Comunidad. De este modo, según los precios de cada territorio, el riesgo de pobreza se dispara en la Comunidad de Madrid, pasando el 15% al 21,9%. Lo mismo sucede en Catalunya, que pasa de un riesgo de pobreza del 13,9% al 19,5%, y en el País Vasco (del 10% al 20,5%). En todo caso, con este nuevo cálculo, Castilla- La Mancha sería la provincia con mayor tasa de pobreza, con un 21%.

Pero de forma panorámica los datos muestran que, una vez corregido el coste de vida de las Comunidades Autónomas, la tasa de riesgo de pobreza de España se divide de forma mucho más heterogénea, con valores que oscilan del 14,7% al 21%.

La Covid-19 hace bajar el precio de la vivienda en España, pero insuficientes para abaratar la vida de sus ciudadanos

A todo esto, cabe contemplar el impacto de la Covid-19 en la economía del país y la evolución de los precios. Y si bien España cerró 2020 con un IPC negativo, los precios no han bajado lo suficiente como para identificar desviaciones en el coste de vida según el territorio. Uno de los indicadores que más ha bajado este 2020 debido al impacto de la pandemia es el precio de la vivienda. Y según datos de Gloval, cayeron un 1,7%, de media, Madrid, y un 2,4% en Barcelona. La caída es superior al 0,6% de la media española. Sin embargo, la cifra es insuficiente como para identificar un cambio en la dinámica de los precios de las grandes ciudades de España.

La incógnita es saber cómo evolucionarán este 2021 los precios. Y si bien la mayoría de los organismos internacionales prevén una leve recuperación de los precios en España, los datos de enero y febrero muestran todavía una caída de los precios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here