(Tiempo de lectura: 2 min)

El Banco de España disminuyó sus estimaciones de crecimiento del PIB para este año, debido al rebrote de COVID-19, las nuevas restricciones adoptadas y el retraso de los fondos europeos. La entidad ahora prevé un crecimiento del 6%, ocho décimas menos que en diciembre. 

No obstante, mejoró más de un punto la previsión para 2022. El Banco de España estima que para el año que viene, el crecimiento será del 5,3%. De igual forma, mantiene sus proyecciones para el 2023, año en el que espera que el PIB aumente un 1,7%.

En las nuevas proyecciones macroeconómicas 2021-2023, el Banco de España contempla también un escenario suave, en el que el crecimiento sería del 7,1%, y otro severo, con un aumento del PIB de apenas el 3,2%. Que uno u otro suceda dependerá de los nuevos brotes, el ritmo de vacunación y de las secuelas en el tejido productivo y el empleo. 

La entidad no tomó en cuenta el nuevo paquete de ayudas de 11.000 millones de euros para estas predicciones. Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, informó que enero y febrero han sido peores de lo previsto en diciembre. 

Asimismo, indicó que marzo está registrando un “incipiente” repunte de la actividad. El crecimiento mínimo en el primer trimestre, junto con el retardo de la ejecución de los fondos de la Unión Europea, son la razón de la rebaja de ocho décimas del crecimiento del PIB previsto para este año.

Primer trimestre de bajas

Sobre la evolución del PIB del primer trimestre, el Banco de España estima que el crecimiento entre enero y marzo caerá un 0,4% en el escenario central. En cambio, tendrá una leve expansión del 0,4% en el escenario suave, mientras que en el escenario severo, la contracción será del 0,9%.

En lo que respecta a los fondos europeos, la entidad preveía que se ejecutaría el 70% de la inversión prevista por los fondos presupuestados. Sin embargo, por el retraso en el ritmo de desembolso, ahora la estimación es del 55%. Esta menor ejecución de la inversión le quita tres décimas al crecimiento este año, pero le suma al aumento del PIB del 2022.

La autoridad monetaria señaló que las perspectivas económicas siguen sujetas a un “elevado grado de incertidumbre”. Por lo tanto, están vinculadas en el corto plazo a la evolución de la pandemia y el avance de la vacunación. Igualmente, a mediano plazo, están sujetas a las consecuencias económicas que deja tras de sí la crisis sanitaria.

Banco de España estima que los niveles precrisis volverán en 2023

En el escenario central no se retomarán los niveles precrisis, sino hasta mediados de 2023, según el Banco de España. En el escenario suave podrían recuperarse un año antes, mientras que en el escenario severo podrían retrasarse más o menos el mismo tiempo.

En cuanto a la evolución de la pandemia, el escenario suave contempla un desarrollo favorable del proceso de vacunación. Por dicho motivo, habría  un crecimiento del PIB del 7,5% en 2021, del 5,5% en 2022 y del 1,6% en 2023. 

En contraparte, el escenario severo estima más brotes de coronavirus y mayores medidas restrictivas. Entonces, la economía española crecería este año un 3,2%, un 4,6% en 2022 y un 2,2% en 2023.

La tasa de ahorro disminuiría a lo largo del horizonte de proyección en el escenario central. No obstante, se mantendría al final de este por encima de su nivel previo a la pandemia. Respecto al turismo, el Banco de España prevé que los flujos de turismo receptor no llegarán un grado de normalización “relativamente elevado” sino hasta 2022.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here