(Tiempo de lectura: 5 min)

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, dijo que la economía española evidencia un “perfil de mejoría”. Sin embargo, observó que el proceso de recuperación es aun “incipiente, incompleto, sujeto a una elevada incertidumbre y desigual”.

Por ello ha pedido que en la “segunda fase” de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, las medidas económicas que se vienen aplicando se extiendan y recalibren. Con especial énfasis en las empresas, los sectores económicos y en la población más afectada. Pero también que, cuando pase la pandemia, se produzcan los “ajustes estructurales” que el país requiere.

Hernández de Cos participó en el seminario “Economía, Trabajo y Sociedad en España. El impacto del Covid-19”, que fue organizado por el Consejo Económico y Social (CES). Durante su intervención precisó que en el primer trimestre del año se produjo una caída récord del PIB español de 5,2%.

Expresó que esto ocurrió con tan solo dos semanas de cierre afectando los resultados de todo el trimestre. Desde luego que en el segundo trimestre habrá una mayor intensificación del colapso económico que calcula entre 16% y 21,8%.

Sin embargo, resaltó que durante el segundo trimestre se registró una mejoría en las perspectivas del país, a medida que la economía ha venido abriéndose gradualmente. Aunque acotó que el proceso de recuperación que muestra es “incipiente” y aun “incompleto, sujeto a una elevada incertidumbre y es desigual”.

Pablo Hernández de Cos junto a Yolanda Díaz y directivos del Consejo Económico y Social (CES)

La crisis provocará cambios estructurales en la economía

En tal sentido, el gobernador del Banco de España opinó que lo más seguro es que esta leve mejoría no evitará que este año el país registre las mayores caídas interanuales en su PIB en tiempos de paz.

Sus pronósticos para el tercer trimestre apuntan hacia un crecimiento a tasas “significativas de dos dígitos”, en caso de que no haya cambios significativos en la crisis sanitaria. En consecuencia, cree que es bastante probable que el PIB se ubique en un nivel muy por debajo de su rango en 2019.

Para el funcionario, la correlación que guardan los progresos en la actividad económica con las medidas de confinamiento y restricciones a la movilidad de las personas durante el segundo trimestre, fue extremadamente alta.

En su criterio, ciertos elementos vinculados con la crisis generarán en la economía “cambios estructurales”. Por esta razón, vislumbra que pese a las extraordinarias medidas de ayuda y estímulo de carácter monetario, financiero, presupuestario y laboral aprobadas, “probablemente no se podrá evitar completamente el daño al tejido productivo”.

En relación con la política económica nacional, Hernández de Cos aconseja apoyar la recuperación de la economía, pero al mismo tiempo se allane el camino para un ajuste económico post-Covid.

Para materializar ambos propósitos es imprescindible extender y recalibrar de forma periódica varias medidas ya aplicadas. Luego centrarlas en ciertas empresas y sectores como el turismo y el transporte, muy afectados por la crisis, y en los sectores de la población más vulnerable.

Fondo de recuperación debe ser usado como impulso fiscal

Por otro lado, subraya que el diseño de estas medidas “debe permitir que se produzcan los ajustes estructurales necesarios de cara al nuevo entorno que emerja tras la pandemia”. Alcanzar este equilibrio es, en su criterio, lo que hace más complicado el manejo de la segunda fase de la crisis. No obstante, considera que si hay un potente y generalizado apoyo fiscal será más fácil “coger el bisturí y ser mucho más preciso”.

Hernández de Cos, piensa igualmente que para esto es necesario que Europa responda de forma conjunta nuevamente. Calificó de “muy satisfactorio” el reciente acuerdo alcanzado sobre el fondo de reconstrucción por un monto de € 750.000 millones, que en su opinión debe ser usado como impulso fiscal.

Tal impulso debe estar orientado a proyectos de inversión pública en capital tecnológico e innovación, así como también en educación y formación continua. Igualmente, en proyectos que contribuyan a facilitar la transición de España hacia una economía más sostenible, en concordancia con los lineamientos estratégicos de la Unión Europea.

Advirtió, por otra parte, que los recursos aprobados por el Consejo Europeo son insuficientes. También mencionó la carencia de un mecanismo de estabilización macroeconómica, al igual que un mercado común de capitales y la culminación de la unión bancaria en la zona euro.

El gobernador del instituto emisor español dijo que el Banco Central Europeo (BCE) seguirá apoyando la economía de la eurozona. Al tiempo que reiteró que los supervisores deberán continuar sus labores de vigilancia sobre los riegos subyacentes de inestabilidad financiera. De ocurrir, dijo, Europa debe dar una contundente respuesta.

Prórroga de los ERTE

Pablo Hernández de Cos, considera que es urgente hacer una revisión de los procesos de reestructuración y de insolvencia de las empresas españolas. De esta forma, se pueden crear procedimientos administrativos de carácter preventivo, más ágiles y simplificados. Así las empresas puedan continuar abiertas mientras sean viables.

Respecto a los ERTE, que fueron extendidos hasta septiembre, indicó que es necesario garantizar que los distintos mecanismos de flexibilidad laboral funcionen correctamente. Así mismo, las políticas vigentes relativas al empleo y la formación para desempleados y trabajadores que hayan resultado afectados por los ERTE.

El alto funcionario pide la implementación de una estrategia reformista ambiciosa dirigida al posicionamiento de la economía española hacia una senda de crecimiento sostenible. Pero también orientada hacia la generación de empleo y bienestar.

Esto requiere de varias premisas como el aumento del potencial de crecimiento y productividad del país. Sin dejar de lado, el aumento de los recursos y de la calidad de la inversión estatal y privada en capital humano y tecnológico.

Niveles de deuda pública históricos

Otras medidas necesarias son la revisión del modelo educativo, el apoyo al crecimiento y al dinamismo de las empresas. Hernández de Cos dijo que es impostergable atender la desigualdad social y reducir la dualidad del mercado laboral. Del mismo modo que el mejoramiento de las políticas de empleo activas en el medio plazo.

Insistió por último, que al salir de la pandemia, España tendrá los mayores niveles de deuda pública en mucho tiempo. En gran parte debido a la necesidad de la expansión fiscal al menos en el corto plazo.

Por ello, opina que en el mediano plazo es fundamental el diseño de un plan para sanear las cuentas públicas. Aunque su aplicabilidad deberá ser pospuesta hasta tanto la economía se haya recuperado de la crisis del covid-19.

FMI: fondo europeo es clave para la recuperación de España

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que el fondo de 750.000 millones  de euros aprobado por el Consejo Europeo es la clave para que la economía española y el resto de los países de Europa recobren su impulso. El organismo financiero internacional prevé actualizar sus previsiones sobre España para octubre.

“Vemos el acuerdo sobre el plan de la UE como un factor importante para una recuperación más fuerte en España y en el conjunto de Europa, lo vemos como algo muy positivo”, señaló Gerry Rice, jefe del Departamento de Comunicación del FMI.

Puntualizó que para países como España que han resultado gravemente afectados por la crisis de coronavirus, “este paquete será una importante contribución para ayudar a impulsar la recuperación de la economía y la transición del país” en el mediano y largo plazo “hacia una economía más inclusiva y resiliente”.

Rice recordó lo expresado por la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, quien elogió la determinación de los líderes de Europa reunidos la semana pasada en Bruselas para lograr un acuerdo en torno al gigantesco paquete de recuperación.

El representante del FMI, reconoció sin embargo que los nuevos brotes del virus o una segunda ola de infecciones en los próximos meses, “son riesgos de cara al futuro, no solo en España” sino en todos los países del mundo. Estos peligros presentes arrojan mayor incertidumbre sobre las perspectivas económicas del país.

En las últimas previsiones de crecimiento para España del FMI en junio, el organismo pronosticó para 2020 una caía del 12,8% del PIB, seguida de una recuperación del 6,3% para 2021. Estas previsiones incluían ya que surgieran rebrotes en algunos sectores del país y el establecimiento de nuevas restricciones de contacto social.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here