El Banco Central de la República Argentina mantuvo el tipo de interés básico en el 27,5%, una clara señal de que la inflación sigue siendo el principal desafío de la política monetaria del país. El banco también reveló que la semana pasada intervino en el mercado local con 400 millones de dólares para mantener al dólar en el rango de 20/20,50 pesos por dólar.

Las estimaciones para febrero indican que la inflación en febrero será mayor que en enero, debido principalmente al aumento de los precios regulados y para algunos bienes transables, adelantó el banco en su informe.

Sin embargo, la aceleración es temporal y una vez que la mayoría de las correcciones en las tarifas de los servicios públicos (electricidad, agua, teléfonos, gas licuado) se hayan completado, y la dinámica del mercado cambiario disminuya, «la inflación consolidará su tendencia a la baja».

Asimismo, la pronunciada depreciación del peso durante diciembre, y últimamente, continúa prevaleciendo mostrando cierta debilidad.

En este contexto, el Banco Central continuará interviniendo en apoyo de la moneda, convencido de que, en las condiciones actuales, una mayor depreciación no está justificada, ni por el impacto en la economía real ni por el curso de la política monetaria, y si no se evita podría tener el potencial de ralentizar el proceso para llevar la inflación al objetivo.

Así, el «Banco Central ratifica su política de flotación monetaria con intervenciones ocasionales, como complemento de la política monetaria, para evitar perturbaciones dinámicas capaces de alterar los objetivos de inflación o generar efectos negativos en las condiciones financieras».

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here