(Tiempo de lectura: 3 min)

Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y PSA Group anunciaron que planean llamar a su nueva compañía combinada Stellantis.

Será luego de completar la fusión que creará una de las automotrices más poderosas del mundo.

El nombre proviene de la palabra latina “stello”, que significa “iluminarse con estrellas”, según explicaron desde FCA.

En las redes sociales sólo despertó críticas, ya que el nuevo nombre interestelar no tiene vínculos con la historia de ninguno de los dos fabricantes de automóviles.

Entre los argumentos, las compañías dijeron que “los orígenes latinos del nombre rinden homenaje a la rica historia de las empresas fundadoras”, y que “la evocación de la astronomía captura el espíritu de optimismo, energía y renovación” que impulsa una fusión que busca “cambiar la industria”.

Stellantis
Stellantis aún no tiene logotipo.

De acuerdo con lo informado, ambas empresas participaron de la elección del nombre, además de la agencia francesa de publicidad y relaciones públicas Publicis Groupe.

El siguiente paso será crear un logotipo, que no está resuelto todavía.

Un detalle importante: el nombre Stellantis no se verá en las insignias de los automóviles, ya que es simplemente la designación del fabricante de automóviles a nivel corporativo, pero las marcas seguirán como hasta ahora.

FCA y PSA (ahora Stellantis) finalizaron los preparativos para su fusión en diciembre de 2019 y en ese momento dijeron que la operación estaría completa en el primer trimestre de 2021.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus retrasó el proyecto debido a las dificultades para reunirse y hacer grandes eventos públicos.

La compañía ya decidió que Carlos Tavares, actual CEO de PSA, será quien comande los destinos de Stellantis en los primeros cinco años.

Stellantis será el cuarto fabricante de automóviles más grande del mundo, con una producción anual de aproximadamente 8,8 millones de vehículos.

Para tener una dimensión de la nueva compañía, hay que explicar que VW, Toyota y Nissan-Renault, los tres líderes, fabrican aproximadamente 10 millones de automóviles por año cada uno, con lo que Stellantis quedará a un paso del podio.

Cuando anunciaron la unión, allá por octubre del año pasado, las empresas dijeron que la idea era ahorrar aproximadamente 4.000 millones de dólares anuales en “sinergias progresivas”.

Stellantis y una decenas de marcas

Stellantis cotizará en las bolsas de París, Milán y Nueva York, mientras que sus sedes principales seguirán estando en Estados Unidos (Crysler), Francia (Peugeot) e Italia (Fiat).

La nueva compañía agrupará casi 20 marcas de vehículos como Fiat, Abarth, RAM, Opel, Jeep, Vauxhall, Peugeot, Citroën, Alfa Romeo, Chrysler, DS, Dodge, Lancia y Maserati.

El grupo francés PSA viene tomando decisiones expansivas desde hace casi un lustro. 

El comienzo fue allá por 2017, cuando decidió la adquisición de las marcas Opel y Vauxhall a General Motors Europa. La operación se hizo por unos 2.300 millones de dólares.

Stellantis será, una vez conformada, el segundo fabricante más importante de Europa, sólo detrás de Volkswagen.

Para que se concrete la operación fue clave el apoyo del gobierno de Francia, ya que el Estado galo tiene el 12 por ciento de PSA Groupe.

Emmanuel Macron no podía fallar en esta ocasión, luego de que fracasara unos meses antes la fusión de Renault (en la que también tiene participación el Estado) con FCA.

En efecto, Fiat Chrysler Automobiles anunció en mayo de 2019 su intento de comprar Renault por 35 mil millones de dólares, pero los planes terminaron mal.

En ese momento, la empresa de origen italiano y estadounidense dijo que abandonó la propuesta porque las condiciones políticas en Francia no eran las apropiadas.

El gobierno francés no se hizo cargo de las críticas y dijo que el responsable de hacer caer el plan de unión de Renault con FCA fue Nissan, el socio por más de 20 años de la marca gala.

Para Macron, el acuerdo falló porque nunca llegó el apoyo explícito de Nissan, que a su vez estaba envuelta en graves problemas por la escandalosa salida de su CEO, Carlos Ghosn.

La estrategia de Stellantis

La idea de Stellantis es crear dos plataformas de producción que serían la base de las dos terceras partes de todos los modelos de sus marcas.

Esta idea de compartir tecnología ayudará a las empresas fusionadas a ahorrar miles de dólares.

Por estos días, entre ambas, emplean alrededor de 210 mil personas en todo el mundo. Tienen presencia en más de una decena de países con plantas y son dueñas del servicio de movilidad Free2Move.

El proyecto no incluye, al menos por ahora, terminar con ninguna de las marcas que quedarán incluidas en la unión.

El mismo Tavares dijo en diferentes entrevistas a fines de 2019 que ni siquiera desaparecerán aquellas marcas que han perdido notablemente rentabilidad, como Lancia o la misma Alfa Romeo.

Detrás de los ahora “cuatro grandes” en la producción de vehículos nivel mundial (VW, Nissa-Renault, Toyota y Stellantis), se ubican Hyundai, con poco más de 7 millones de unidades anuales; Ford, que fabrica unos 6 millones de vehículos; y Honda (5,3 millones). 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here