(Tiempo de lectura: 4 min)

La demanda de productos duraderos se ha mantenido constante desde el año pasado. Sin embargo, en marzo reanudó su crecimiento por la recuperación que experimenta en estos momentos la economía de los EE.UU.

Desde el otoño pasado, los nuevos pedidos de fabricación han venido aumentando progresivamente. Pero ahora la demanda de bienes duraderos, es decir, aquellos diseñados para que duren al menos tres años como maquinaria y computadoras, vieron un aumento de 0,5% (US$ 256,3 mil millones) con respecto al mes de febrero.

Esta semana el Departamento de Comercio informó que en los últimos 11 meses los nuevos pedidos aumentaron. Paralelamente, los inventarios comerciales y minoristas se han mantenido bajos. Esto provocó una mayor demanda de fabricación a partir del segundo semestre del año pasado.

El crecimiento de la demanda de bienes duraderos no ha podido ser satisfecha por los problemas que presenta la cadena de suministro. En consecuencia, las limitaciones en la producción han causado retrasos en algunos envíos.

Pedidos generales de bienes aumentaron 4,1%

El economista jefe de la Asociación Nacional de Fabricantes, Chad Moutray, dijo que “en general, el sector de bienes duraderos está creciendo rápidamente, con ganancias significativas desde que disminuyó drásticamente la primavera pasada debido a la pandemia de Covid-19”.

Señaló, además, que en los últimos 13 meses los pedidos generales de bienes han aumentado un 4,1%, que podría ampliarse a un 10,8%, si no se incluye el equipo de transporte.

Según las encuestas aplicadas a los gerentes de compras, los fabricantes han tenido que aumentar continuamente su producción en las últimas semanas, pese a las dificultades para obtener materias primas que existen.

Aumento de la inflación en puertas

La mala noticia es que con el aumento de la demanda de bienes y servicios, a medida que la pandemia cede y más sectores económicos se incorporan a la actividad, se espera también un crecimiento de la inflación.

Conforme la economía se Estados Unidos se recupere, los estadounidenses deben estar preparados para un crecimiento general de los precios. Desde tarifas de transporte, hasta bienes como coches, pañales o alimentos, algo que la Reserva Federal ve con preocupación aunque no lo manifiesta.

La Fed trata de mantener el optimismo diciendo que si bien se espera un repunte de la inflación como consecuencia de la recuperación económica, el efecto será pasajero y durará apenas unos cuantos meses. El banco central estadounidense se encarga de mantener la estabilidad de precios y procurar alcanzar el pleno empleo.

Cualquiera sea el resultado, ya sea que la Fed acierte o se equivoque, esto marcará el curso de la política monetaria de los EE.UU en los próximos años. Igualmente, determinará las perspectivas de la primera economía del mundo.

Por qué la inflación crecerá en EE.UU.

Hay varias razones para considerar que la inflación repuntará en los próximos meses. Durante la primavera se verá un aumento significativo de los precios si se comparan con los días de cierre de empresas el año pasado. La caída de la demanda tiró al suelo los precios.

Pero ahora la presión inflacionaria estará impulsada por elementos reales. Al crecer la inmunización contra el covid-19 y los consumidores recobrar su ritmo de vida, habrá más viajes, más almuerzos en restaurantes y más compras en general.

Se estima que desde el inicio de la pandemia se construyeron ahorros familiares por el orden de los US$ 1.6 billones, que serán gastados. A lo cual se debe agregar el monto del estímulo desembolsado por la administración Biden de 1,9 billones. Tal nivel de gasto en la calle desatará indudablemente un crecimiento de los precios.

Los precios cederán cuando se acabe el estímulo

Los estadounidenses están recibiendo US$ 1,400 en ayudas del gobierno y no todos disponen del tiempo y los recursos para viajar. Por esta razón, el gobernador de la Fed, Chris Waller declaró recientemente que “el estímulo va a tener algún impacto (en los precios), pero una vez que se gastan los controles de estímulo, desaparecen”.

Para la economista jefe de ADP, Nela Richardson, el secreto para acertar en la política monetaria es determinar qué parte del aumento de precios, si hubiera alguno, es residual. Ya que “la fuente de la inflación es tan importante como la inflación misma”.

La reunión de esta semana de la Fed (27 y 28), debería ayudar a determinar qué tan cerca está ese organismo de lograr que el empleo aumente y se mantenga la inflación estacionada hasta un 2% máximo.

Ese fue el nivel establecido antes de que la Fed redujera su programa de compra de bonos por US$ 120 mil millones mensuales.

Previsiones de inflación de la Fed

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Casi todos los formuladores de políticas del banco central de los EE.UU. consideran que las expectativas de las empresas y los hogares acerca de un bajo nivel de inflación a largo plazo, hará que los aumentos de precios también se mantengan a raya en el corto plazo.

Incluso, un estimado de inflación muy bajo en los últimos años generó preocupación en la Fed. Basada en estas expectativas, la Fed ha preferido esperar a que se registre un aumento real de la inflación, antes de proceder a endurecer su política monetaria.

Al respecto, la economista de Oxford Economics, Kathy Bostjancic, comentó que los formuladores de políticas de la Fed “se sentirían cómodos o incluso darían la bienvenida a un aumento moderado… pero no demasiado alto ni demasiado persistente”.

Por ahora, los datos de inflación se mantienen en una buena perspectiva. El nuevo índice de expectativas de inflación de la Fed, que congrega a 22 medidas de encuestas y mercados, recientemente superó por primera vez el objetivo del 2% que el organismo tenía desde hace casi tres años.

Pero no todos son optimistas

Las expectativas inflacionarias de la Reserva Federal de Estados Unidos no son compartidas por todos los analistas. Algunas cosas del pronóstico de inflación del organismo podrían salir mal. No son pocos los que piensan que la propia Fed está estimulando el crecimiento de los precios con su política de gasto público masivo.

Uno de los que así piensa es el exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Larry Summers. Varios analistas están observando ese riesgo en los actuales precios récord de las viviendas, así como en los elevados precios de los alquileres.

Adicionalmente, el aumento registrado en los costos de la atención médica, un sector que no está tan ligado a los efectos del ciclo económico, agrega un impulso extra al alza de los precios, de acuerdo a la opinión de los expertos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here