(Tiempo de lectura: 2 min)

La Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer) exigió que el Gobierno elaborase un plan para reactivar la demanda una vez que pase la pandemia de COVID-19. Dicha estrategia debe garantizar que el retorno a las actividades sea satisfactorio y seguro para todos.

La industria azulajera reclamó mediante un comunicado que el Ministerio de Economía tenga mayor protagonismo en el manejo de la crisis de coronavirus.

Desde hace semanas, la asociación empresarial cerámica ha alertado que la economía española corre el riesgo de enfrentar una grave caída si no ponen en marcha mecanismos de dinamización del consumo y acceso a liquidez.

Según el informe del Banco de España, el PIB de la nación ibérica podría desplomarse hasta un 13,6%. Además, la institución estimó que el porcentaje de exportaciones de bienes y servicios puede contraerse entre el 13,2% y el 19%. En consecuencia, en el panorama español se asoman meses de contracción del consumo, pérdida de empleo y cierre de empresas.

Ascer hizo hincapié en la urgencia de darle a la economía una mayor liquidez. Si esta no proviene del Gobierno español, entonces debe venir de Europa lo más pronto posible y en las condiciones más óptimas.

De esta forma, la economía y el tejido social se verán menos afectados por la recesión que se avecina. Igualmente, el tiempo de adaptación y reactivación será menor cuando el confinamiento termine.

Las críticas de Ascer al Gobierno

Desde que empezó la emergencia sanitaria, el sector cerámico ha aplaudido a diario los esfuerzos de sanitarios, personal de apoyo y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que durante estas semanas ha peleado cara a cara con el virus.

Sin embargo, en su comunicado dejó en claro que la gestión de una crisis demanda “ver más allá”. Aunque todos los recursos están destinados a combatir el coronavirus, que es el objetivo principal, también es fundamental fijar objetivos a corto, medio y largo plazo. Y, a juicio de Ascer, la administración española no ha cumplido con estos dos últimos puntos.

Es por ello que la industria azulejera exige que se planteen estrategias para los futuros escenarios. De este modo, la economía española estará preparada para enfrentar lo que se le presente cuando se levante el confinamiento.

Por otro lado, Ascer le ofreció al Gobierno proponer y debatir las medidas de fomento de la demanda y planes de activación de la economía que sean necesarias. Esta propuesta no es solo para garantizar la supervivencia de las compañías, sino también para intentar salvar miles de empleos.

El reclamo de las industrias españolas

Anfac (patronal de los fabricantes de automoción), AOP (refino), Aspapel (papel), Feique (química y farmacia), FIAB (alimentación y bebidas), Oficemen (cemento) y Unesid (siderurgia) también alzaron la voz para exigir apoyo de parte del Gobierno.

Las sociedades agrupadas en torno a la Alianza por la Competitividad de la Industria Española le propusieron al Ejecutivo un decálogo de medidas para poner de nuevo en marcha el sector industrial.

Dicha propuesta tiene desde medidas fiscales, las cuales contemplan la moratoria de nuevas figuras tributarias, hasta iniciativas financieras como otorgar préstamos sin intereses a través del Plan de Reindustrialización. También incluye planes de ayuda para reducir costes energéticos e iniciativas para facilitar la prevención y control del COVID-19 en los centros de trabajo.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here