(Tiempo de lectura: 2 min)

En el curso de la semana pasada, Arabia Saudita, apoyada por EE.UU., encabezó una ofensiva aérea en contra de posiciones de las milicias chiitas hutíes en Yemen. Petróleo, conflictos sectarios e injerencias internacionales desembocaron en el desplazamiento de armamento pesado a la frontera con Yemen por parte de Arabia Saudita

Yemen, centro de las tensiones entre Arabia Saudita e Irán

Yemen se encuentra actualmente en el centro de las tensiones entre Arabia Saudita e Irán. Por un lado, Irán, un país chiita, defiende el avance de los hutíes. En tanto que, por el otro, apoya a las monarquías musulmanas sunitas del Golfo Pérsico. Esto quiere decir que también respaldan a Hadi y sus partidarios del sur del país.

La consecuencia a esta explosiva situación es que, de lograr los rebeldes hutíes tomar el poder en Yemen, los vecinos de Arabia Saudita pasarían a estar bajo el control de Irán. Hay que recordar que Irán es el mayor enemigo de los sunitas.

Esta situación explica la arriesgada decisión de Arabia Saudita, de mayoría sunita, de iniciar esta semana los bombardeos aéreos en Yemen contra los hutíes. El objetivo perseguido es contener la creciente influencia de Irán en su círculo de dominio. Al respecto, el embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, Adel al-Jubeir puntualizó que “Haremos lo que sea necesario con el fin de proteger el legítimo Gobierno de Yemen”.

El petróleo es el punto estratégico

El factor económico es también un factor fundamental para poder entender este conflicto. Es precisamente aquí es donde entra en juego el petróleo. Yemen, Yibuti y Eritrea comparten el estrecho de Bab el-Mandeb, uno de los puntos clave en la distribución de petróleo a nivel mundial. Según datos de la US Energy Information Administration, la cantidad que se distribuye desde ese punto se estima en unos 3,8 millones de barriles diarios. En este sentido, los países del Golfo Pérsico acusan a Irán de utilizar a los hutíes para controlar Yemen y así tener mayor poder sobre el petróleo.

Según explicó a Bloomberg el analista John Vautrain, “miles de barriles de petróleo en Yemen no son noticia, pero millones de barriles de Arabia Saudita sí tienen importancia”. En consecuencia, si los rebeldes hutíes toman el poder, impactará en la relación entre las empresas petroleras de los países situados en el Golfo Pérsico. Esto haría un gran daño visto que son los mayores exportadores de crudo del mundo.

Injerencias Internacionales de Rusia y EE.UU.

Históricamente, Rusia se ha colocado siempre del lado de Irán. De hecho, ya lo hizo en el conflicto de Siria. En este caso actual, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha pedido el “cese inmediato de las hostilidades” en Yemen. Asimismo, ha llamado a multiplicar los esfuerzos en la comunidad internacional para conseguir una solución política.

Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha insistido en su apoyo al rey de Arabia Saudita. Obama respalda totalmente la acción militar liderada por el rey Salman junto a varios países del Golfo contra Yemen. Además, Estados Unidos comunicó este jueves que actuará para que el estrecho de Bab el Mandeb continúe abierto para el tráfico comercial. Esto a pesar del conflicto en el país.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here