(Tiempo de lectura: 3 min)

Ya sin Donald Trump en el poder en los Estados Unidos, Apple quiere ofrecer una imagen diferente a la que estaba dando en los últimos años.

El objetivo es borrar esa percepción de que ya no invertía en su país, sino sólo en factorías en Asia (con costos sideralmente más bajos) que no generan trabajo en el país que ahora gobierna Joe Biden.

De hecho, ese era uno de los argumentos de Trump a la hora de favorecer a las industrias “tradicionales”, como la fabricación de automóviles y las extractoras de petróleo.

“Ellos generan trabajo genuino para los estadounidenses, muchas de las tecnológicas sólo han dejado unas pocas oficinas en Palo Alto, pero al trabajo se lo dan a los chinos”, llegó a decir el magnate, hoy lejos del poder político.

La compañía fabricante del iPhone anunció que duplicará sus plantas de fabricación en los Estados Unidos, que sumará más dinero en inversiones a los anunciados en 2018 y que incorporará 20.000 puestos de trabajo.

Inversiones de Apple

Ahora, según Apple, invertirá en total U$S 425 mil millones (unos 355 mil millones de euros) en forma directa e indirecta.

Los fondos se repartirán de forma estratégica para desarrolos de capital entre nueve mil empresas en los 50 estados del país.

De acuerdo con la información publicada, apoyarán básicamente al sector de las nuevas tecnologías, incluidas el desarrollo de las redes 5G, la inteligencia artificial y la ingeniería de silicio.

En un comunicado, Tim Cook habló de “empleos en sectores de vanguardia”, de inversiones en la “próxima generación” y de “construir hacia un futuro más ecológico y equitativo”.

Tim Cook, consejero delegado de Apple.

Según el CEO de Apple, los 20 mil nuevos puestos de trabajo se sumarán a otra cifra similar anunciada antes.

Se incorporarán en los próximos cuatro años y estarán ubicados, básicamente, en los estados de Colorado, Texas, Washington, New York, Massachusetts y California.

Hasta diciembre del año pasado, la compañía tenía 147.500 trabajadores.

Apple y un anuncio millonario

Un tramo central de los anuncios realizados este lunes 26 de abril es la creación de un nuevo campus y dos centros de ingenierías en Carolina del Norte. 

Allí se invertirán unos mil millones de dólares (parte de los 425 mil anunciados) en la infraestructura y en la generación de nuevos puestos de trabajo concentrados en el desarrollo de aprendizaje autónomo, inteligencia artificial e ingeniería de software, aseguró Cook.

Apple no perdió la oportunidad para hablar sobre lo que paga en impuestos.

Dijo que es el “mayor contribuyente” de los Estados Unidos ya que dice que ha desembolsado más de 40 mil millones de dólares en tributos corporativos sobre la renta en el último lustro. 

El tema no es menor y es motivo de enfrentamiento entre las empresas y la Casa Blanca, porque Biden apunta a subir los impuestos a las corporaciones por primera vez en más de 20 años.

Joe Biden, presidente de los Estados Unidos.

Proveedores en problemas

El anuncio de la mega inversión de Apple se ha producido cuando sus proveedores están teniendo problemas para crecer.

Foxconn, por ejemplo, el mayor proveedor de Apple (con sede central en Taiwán), no ha podido ampliar su fábrica de Wisconsin.

Allí se habían anunciado fondos por hasta 11 mil millones de dólares para generar unos 12.500 empleos, pero no se materializará. Al menos, en los términos iniciales.

En realidad, serán 1.400 puestos de trabajo y paquetes de incentivos para los trabajadores actuales que no superan los 90 millones de dólares.

Entre las intenciones de Apple está la de apoyar la educación en inteligencia artificial en las escuelas.

La empresa dijo que las inversiones suponen la contribución directa a proveedores de los Estados Unidos, inversiones en megacentros de datos y también producciones audiovisuales para su streaming Apple TV+.

Las producciones para Apple TV+ incluirán películas y series.

Apple

Más impuestos: preocupa en Apple

La semana pasada, se conoció que Biden buscará financiar con más impuestos a los ricos el llamado “Plan Familia Estadounidense” que demandará una inversión de cerca del billón de dólares.

El programa se basa en potenciar el sistema educativo y la generación de trabajo especialmente para familias de clases media y baja.

Puntualmente, el proyecto de la Casa Blanca es elevar considerablemente los tributos a las ganancias de capital.

De acuerdo con datos de distintos medios de los Estados Unidos, Biden subiría la tasa impositiva al 39,7 por ciento, desde un porcentaje que no supera el 21 por ciento actualmente.

Se aplicaría para personas y empresas que tengan ingresos mayores a 1 millón de dólares por año.

Además, Biden buscará contar con el apoyo para lanzar otras medidas nada populares entre los estadounidenses más acomodados económicamente, como la idea de quitar un artículo del código tributario que le baja los impuestos a quienes son herederos de grandes fortunas y venden propiedades o bienes recibidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here