(Tiempo de lectura: 3 min)

Apple ha dado su paso más revolucionario hasta el momento en su objetivo de dejar de depender de Intel para los procesadores de sus MacBook Pro.

Según presentó esta semana, la nueva gama de ordenadores portátiles de la marca de Cupertino llegan totalmente renovadas, y tienen procesadores propios.

Apple mostró los procesadores esta semana en el evento “Unleashed”, donde además presentó otros recientes lanzamientos en dispositivos de audio.

Los chips M1 Pro y M1 Max tienen más velocidad que los anteriores M1, en más del 50 por ciento. Impresionante.

Los Mac Book Pro llegan con un diseño renovado, pantallas más grandes, un cargador Mag Safe y resolución más alta.

Con estos nuevos productos, la empresa de Cupertino está apuntando directo a Intel, al dejar de depender luego de 15 años del líder tecnológico en el segmento más caro de sus MacBook, los Pro.

En 2020, la tecnológica había comenzado la mudanza de sus Mac del segmento más bajo a un chip propio, el M1 Apple Silicon.

Los fans de la marca no lo van a sufrir, porque los chips que se presentaron en estos días son superiores a los Intel y con más rendimiento.

Los desarrollos de Apple tienen 10 núcleos para el procesamiento de datos, en contraste con los ocho del chip M1. Los 10 núcleos están divididos en dos: ocho que requieren mucha energía y efectúan los trabajos pesados, y otros dos que realizan otros de menor rendimiento.

Esa es una de las diferencias con el M1 anterior, ya que la distribución entre núcleos de alto y bajo rendimiento era equilibrada, es decir, cuatro y cuatro.

Nuevas MacBook.

La compañía estadounidense además hizo mejoras en los gráficos de los modelos M1 Pro y M1 Max, que traen 16 y 32 núcleos gráficos respectivamente. Este cambio da lugar a un aumento en comparación con los 7 y 8 núcleos que traían en los dispositivos Mac M1.

De esta manera, el rendimiento gráfico del M1 Max es cuatro veces más rápido que el chip M1 previo. Y no sólo ello, sino que además es trece veces más rápido que los modelos Intel de antes.

El M1 Pro posee 32 gigas de memoria, y el M1 Max, 64 gigas, lo que demuestra que aumentó ampliamente el almacenamiento. Los M1 tenían 8 y 16 gigas.

Más allá de esto, las acciones de Intel no padecieron el cambio. Los papeles de la tecnológica se mantuvieron firmes en Wall Street e, incluso, subieron.

Acciones de intel
Acciones de Intel Corp. Investing.

Apple ya no necesita de Intel

Los nuevos procesadores representan el punto más importante en las actualizaciones de las Mac Book Pro desde 2016. El nuevo dispositivo viene en diversos tamaños de pantalla: 14,2 pulgadas y 16,2 pulgadas. Igualmente que el reciente iPad Pro, las pantallas usan paneles mini LED.

Esta nueva tecnología da lugar a un mejoramiento en la reproducción de los colores. Las pantallas, además, tienen los extremos más del 20 por ciento menos gruesos en los costados y más del 55 por ciento más delgados en el área superior, debido a un recorte de pantalla como en los iPhone.

Estos modelos poseen un aspecto renovado y más cuadrado, y no tiene la barra de pantalla táctil que introdujeron con las actualizaciones de hace cinco años, denominada Touch Bar. Lo que hicieron en este rediseño fue reemplazar esta barra táctil con un escáner de huella dactilar en forma de círculo y teclas físicas grandes.

También Apple volvió a establecer algunos puertos que los consumidores extrañaban luego de ser sacados en 2016: el HDMI, una ranura para tarjeta SD y el cargador Mag Safe.

Las pantallas incluyen además la función Pro Motion, que admite que la actualización de las pantallas alcance un nivel más alto para experiencias generales más fluidas.

La marca ya había agregado una función parecida hace un mes, cuando salieron el iPhone 13 Pro y el iPhone 13 Pro Max.

También se produjeron actualizaciones en los altavoces y en los micrófonos.

El modelo de 16 pulgadas nuevo tiene una batería con durabilidad de hasta 21 horas, incluso al mirar videos, y el modelo más chico de 14 pulgadas, 17 horas. Los dispositivos, además, son compatibles con una nueva opción de carga rápida, que hace que la batería de la MacBook pueda alcanzar en un corto tiempo la mitad de la carga partiendo desde cero.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here