(Tiempo de lectura: 3 min)

Apple, la compañía creadora de tantos éxitos tecnológicos, incluido el iPhone, no encuentra un techo en su valor bursátil: alcanzó un nuevo máximo este miércoles al cruzar la barrera de los 2 billones de dólares.

Horas después del récord, cayó apenas por debajo de ese umbral. 

El impresionante rendimiento de esta semana de la marca fundada por Steve Jobs y hoy conducida por Tim Cook está en línea con su 2020 arrollador: casi 60 por ciento de incremento en el valor de la compañía.

El impulso de esta semana ocurrió a pesar de que el último informe de ganancias la empresa estadounidense mostró un modesto incremento del orden del 11 por ciento en la comparación interanual.

Esto, obviamente, no espantó a los inversores, que siguieron comprando en una clara muestra de confianza.

Las ganancias por acción, en tanto, avanzaron un 18 por ciento en el último trimestre fiscal publicado.

Apple, las tecnológicas y la pandemia

El dato del crecimiento de Apple es común a todas las empresas de tecnología, que están disfrutando de un fuerte repunte luego de haber experimentado bajas inmediatamente después del comienzo de las restricciones relacionadas con la pandemia de Covid-19.

En marzo y buena parte de abril, las valoraciones de estas compañías cayeron, pero a medida de que los confinamientos más estrictos comenzaron a relajarse, el rebote fue impactante. 

Lo que parece advertir el mercado es que cuando la economía global vuelva a su apogeo (algo que podría ocurrir recién en 2021), la posición de las empresas fuertemente relacionadas con la tecnología estarán más sólidas que antes.

Más aún en las compañías que además de productos ofrecen servicios digitales, como es el caso de Apple.

Para ver el fenómeno en general hay que “leer” lo que dicen los números del Nasdaq Composite, que creció más de 11.000 puntos en los últimos días gracias a que las acciones de las tecnológicas establecieron nuevos máximos históricos.

En 2017, las “cinco grandes” empresas de tecnología estadounidenses (Alphabet -Google-, Amazon, Microsoft, Apple y Facebook) valían tres billones de dólares en su conjunto, y era una gran noticia para el sector en ese momento.

Ahora, tres años después, Apple y Microsoft por sí solas ya valen más de 3,6 billones de dólares.

Agosto, el mes de Apple

El mes de agosto es siempre positivo para la compañía de Palo Alto, hay que recordar que hace exactamente dos años, Apple alcanzó una capitalización de mercado de un billón de dólares.

Ahora, 24 meses después, cada acción de la empresa cotiza arriba de los 460 dólares en Wall Street.

Junto con Apple, el S&P 500, el principal mercado de valores de Estados Unidos, alcanzó nuevos máximos esta semana, en marcado contraste con el FTSE 100 de Londres, que se mantiene casi un 20 por ciento por debajo de su pico de 2020 porque las empresas que lo constituyen están más expuestas a la crisis.

Cuando se inició la pandemia, el futuro inmediato parecía negro para Apple. Los cierres de las fábricas de China amenazaron con generar grandes complicaciones en el resto del año.

A eso se sumó que la empresa debió cerrar tiendas de la marca en todo el mundo.

Sin embargo, finalmente, la interrupciones en la fabricación de teléfonos y otros productos fue más breve de lo esperado.

Esto alivió las preocupaciones sobre la posibilidad de que Apple no pudiera cumplir con los pedidos de iPhones en todo el mundo.

Con la suba de esta semana, Apple superó momentáneamente a la petrolera Saudi Aramco como la compañía que cotiza en bolsa más valiosa del mundo.

Problemas

Pero no todas son rosas en el horizonte de Apple. Las últimas decisiones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, respecto de la relación de las empresas de ese país con China podrían complicarla.

Específicamente, a Apple le generará un gran inconveniente porque la fabricación de sus productos está muy vinculada a las manufacturerar del gigante asiático.

Prácticamente todos sus socios más importantes están en China, y el iPhone se fabrica y ensambla casi por completo en el país de Xi Jinping. Foxconn, por caso, es una mega fábrica que elabora buena parte de los teléfonos de la marca de Palo Alto.

Por otra parte, otro problema para Cook: la prohibición de Trump de obligar a eliminar la aplicación china de mensajería WeChat de la App Store.

Apple tiene mucho para crecer en ese mercado, algo que no le pasa en Europa o los Estados Unidos, pero sin WeChat en la tienda de aplicaciones, los chinos perderán interés.

WeChat, del conglomerado Tencent, es el “WhatsApp chino” y lo usan casi la totalidad de los habitantes con acceso a smartphones en ese país.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here