(Tiempo de lectura: 4 min)

La compañía estadounidense Amazon hizo un anuncio que, como suele suceder, movió todas las estructuras del mundo de los negocios: la adquisición del tradicional estudio de cine Metro Goldwyn Mayer (MGM) por casi 8.500 millones de dólares (aproximadamente 6.900 millones de euros).

Es la segunda más grande compra en su historia, a partir de la cual obtendrá una extensa biblioteca de películas y programas de televisión que le permitirán seguir compitiendo con sus dos grandes rivales del streaming: Netflix y Disney+.

Ambas compañías dijeron que Amazon se encargará de preservar el legado y amplio catálogo de grandes películas del estudio ubicado en Hollywood, que actualmente posee una larga lista de contenidos (4 mil títulos), entre los que se cuentan franquicias tan famosas como las de James Bond y Rocky.

El legendario estudio, que se fundó en los años 20, es dueño de más de 17 mil horas de televisión, que abarcan producciones tales como El Cuento de la Criada, Fargo y Vikingos.

Inyección de contenido para Amazon Prime

El vicepresidente de Amazon Studios y Amazon Prime, Mike Hopkins, indicó que el valor financiero real luego del acuerdo es el tesoro intelectual que se encuentra escondido en el grandísimo catálogo que tienen pensado “reimaginar” y llevar a cabo con el que calificó como “ingenioso equipo de MGM”.

La compra significa un gran refuerzo para el estudio de cine perteneciente a Amazon, además de una inyección vital para su plataforma de streaming, Prime Video.

La compañía no revela datos cuantificativos en relación con la cantidad de clientes dentro de su plataforma. De igual manera, el CEO y fundador, Jeff Bezos, les informó a los accionistas de la empresa que los miembros de Prime habían llegado a los 200 millones en todo el mundo. 

Grandes novedades

Esta noticia se produjo unas semanas más tarde de que AT&T anunció la fusión de su negocio de entretenimiento con Discovery con el objetivo de crear un gigante de los contenidos. 

La idea, también aquí, es mantener los recursos que se necesitan para competir con las plataformas más importantes del streaming y así imponerse en el mercado de la transmisión online de contenidos que llevan adelante los gigantes de la tecnología (Netflix y Disney+).

El movimiento de piezas que llevaron a cabo Amazon y MGM es otra muestra de la ola de consolidación que se vive actualmente en el sector de entretenimiento como respuesta a los cambios dentro de esta industria.

Metro-Goldwyn-Mayer era hasta estos momentos uno de los únicos estudios de Hollywood que no había sido absorbido por alguno de los conglomerados más grandes de la industria del cine y la televisión.

Hay que decir que Warner Bros se encuentra dentro de AT&T, Fox es parte de Disney, Universal está dentro de Comcast y Paramount es una división de Viacom CBS.

AT&T

Amazon acelera

Amazon, sin quedarse atrás, está desde hace unos años pisando el acelerador en lo relacionado al negocio de los contenidos.

En el 2020, por ejemplo, gastó 11 mil millones destinados a la creación, adquisición y licencia de contenidos de música y vídeo para los suscriptores de su plataforma Prime, además de los 7,8 mil millones que destinó a la compra en el 2019.

Esto, además de adquirir los derechos para deportes en vivo, entre los que se incluye un gran acuerdo con la NFL en 2021, que vale aproximadamente mil millones de dólares por año.

También tiene un acuerdo por una porción de los juegos de la Premier League inglesa.

Todas estas señales demuestran que se observa un evidente cambio de era, luego de comparar ritmos de producción, adecuación de sus títulos al mercado y los costes que adquieren empresas tales como Netflix o Amazon en relación a los estudios tradicionales. Es decir, mientras estudios clásicos desean y hacen lo posible por obtener algunas producciones exitosas cada año, las enormes compañías tecnológicas cada vez captan más directores y actores.

Es así que producen más cantidad de series y películas exitosas y disponen de un abundante y constante flujo de ingresos.

Una nueva época

La época dorada de Hollywood estuvo basada en el intento de convencer al público para que vaya a las salas de cine, en principio, y luego en la reventa de derechos de reproducción en otras pantallas.

Actualmente, el entretenimiento está basado en la producción continua y en la explotación de canales de suscripción en las diversas plataformas.

El modelo ha transitado un enorme cambio, y es así que muy pocos de los protagonistas tradicionales tienen la capacidad de adaptarse a este nuevo entorno: se trata simplemente de un cambio de era.

Competencia

Las cifras que dan a conocer algunas de las plataformas más consumidas por los usuarios remarcan el grandísimo poder que tienen estas compañías.

Dentro de los 200 millones de suscriptores que tiene actualmente Amazon Prime en el mundo, aproximadamente 175 millones acceden regularmente a los contenidos audiovisuales que la compañía distribuye.

Mientras tanto, Netflix tiene un poco más de 200 millones de usuarios pagos a nivel mundial.

Disney+, en cambio, se encuentra un tanto por debajo, con 103 millones de suscriptores. Pero comenzó varios años después.

Estos tres son los grandes protagonistas, junto con algunos más pequeños.

Es decir, entre ellos es posible que se termine por repartir la mayoría de los contenidos audiovisuales dentro del mercado.

MGM y su deuda

La adquisición de MGM significa la segunda mayor compra de la historia de la gigante estadounidense Amazon, luego de la compra de la cadena de supermercados Whole Foods, que le costó 13 mil 700 millones de dólares en el año 2017.

Esta operación demuestra la amplia capacidad financiera que tiene el gigante tecnológico, que vale en Wall Street 1,65 billones de dólares y posee más de 73 mil millones de dólares en caja.

El fondo Anchorage Capital era, hasta ahora, el más grande accionista de MGM desde que comenzó a comprar la deuda del estudio en el año 2010, luego de que la compañía presentó una solicitud de protección por quiebra a fin de ese año.

El estudio estuvo golpeado duramente por el Covid-19 y por el cierre de los cines.

Tan grave fue que en el primer trimestre de este año ha alcanzado ingresos tan solo por 403 millones de dólares y beneficios netos de 29,1 millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here