(Tiempo de lectura: 2 min)

En una operación sin precedentes, los grandes competidores de la industria tecnológica, Google y Apple, se han aliado y trabajan codo con codo en proyectos en los que van a usar datos de movilidad para los casos de personas con coronavirus en un momento en el que se busca ir relajando las medidas de confinamiento impuestas para frenar la propagación del virus.

Buscan ir recabando y poner a disposición de las autoridades los datos de movilidad gracias a la ubicación de cada uno de los usuarios con los sistemas operativos de iOS para Apple, así como Android para Google.

El objetivo es ir haciendo un seguimiento y predecir los posibles contagios entre las personas.

ARTÍCULO RELACIONADO

Invertir en oro para protegerte de la recesión: ¿Deberías comprar oro de inmediato?

Cada vez más personas se lanzan a invertir en oro ante la actual situación financiera que esta azotando el mundo. De hecho estamos viendo...

Aclararon que esta recolección de los datos de los usuarios se va a producir de manera “voluntaria”, siendo el consentimiento una de las mayores prioridades de ambas empresas.

Esta estrategia sigue a la realizada ya por otros países como Corea del Sur o China, aunque la privacidad de la información está en cuestión.

Ante este tema, ambas firmas han querido salir justificándose que se mitigará ya que se usará Bluetooth, un método que consideran menos invasivo que la geolocalización.

Los pasos

En primer lugar, en mayo sacarán una serie de interfaces de programación de aplicaciones (API) compatibles para ambos sistemas operativos. Históricamente, estos sistemas entre Android e iOS no lo han sido y de hecho, esto dificultaba la comunicación entre ellos.

Pero estos nuevos sistemas sí podrán facilitar la comunicación para que se puedan descargar en dispositivos que tengan uno u otro sistema sin importar el lenguaje informático que se esté usando.

Una vez lanzado esto, se creará en los próximos meses un mecanismo con el que se podrá seguir las interacciones entre individuos gracias a la tecnología Bluetooth, que se encuentran disponible en la gran mayoría de los dispositivos móviles.

¿Cómo funcionará? Si una persona entra en contactado con una que ha dado positivo o después de la interacción, recibirá en su teléfono un aviso y eso le obligará a autoaislarse durante los 14 días de incubación del virus para evitar propagarlo.

Publicarán abiertamente esta “información sobre el trabajo” en su compromiso por la gestión de la privacidad de los datos de los usuarios.

Seguimiento a las personas sometidas a pruebas

La empresa valenciana Grupo CASFID ha planteado y desarrollado otro proyecto tecnológico de trazabilidad en el que se pueda seguir globalmente a la población por parte de las autoridades o de las propias empresas durante el retorno del confinamiento. Esto se haría con una aplicación y una pulsera.

El objetivo, como muchas tecnológicas están vendiendo, es evitar una segunda oleada de contagios.

¿Cómo se haría? Tras la realización de test masivos tras el confinamiento, se haría un seguimiento a esas personas que se han sometido a las pruebas.

Una vez hechas las pruebas, se cargan a la pulsera NFC los datos personales y una indicación donde se diga que está fuera del área de contagio. Con esto, las fuerzas del orden podrán controlar a las personas que son aptas para poder circular y tener en su mano todos los datos de dicha persona.

La empresa valenciana ha comunicado que esta aplicación podría ser desarrollada en una semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here