(Tiempo de lectura: 3 min)

El escenario inversor chino está convulsionado como nunca. Incluso más que en los meses más duros de la pandemia de coronavirus.

Es que la reciente apertura de procesos de investigación sobre Alibaba y sus supuestas prácticas monopólicas ha encendido todas las alarmas en las bolsas de valores. 

Y no sólo generan temor entre los accionistas del gigante del comercio electrónico fundado por el magnate Jack Ma, sino también entre sus rivales chinos más encumbrados

Así es, otras tecnológicas relacionadas como Tencent, Meituan y JD.com, también están viendo cómo sus valores de mercado se derrumban por “efecto contagio”.

Los medios del mundo dicen que las investigaciones de Pekin contra Alibaba han ensombrecido a las mayores empresas tecnológicas de China.

Convulsión en los mercados

Alibaba Group Holding encadenó esta semana dos días de ventas desesperadas entre las firmas de tecnología más grandes del gigante de Asia.

Todos temen que la lupa del gobierno chino y su investigación exhaustiva en busca de prácticas monopólicas en el imperio tecnológico de Ma se extienda hacia otros grupos empresarios.

En efecto, los más preocupados son Tencent Holdings, el gigante de entrega de alimentos Meituan y JD.com, que entre los tres han perdido casi 195 mil millones de dólares en la bolsa de Hong Kong entre las sesiones del 24, del 28 y del 29 de diciembre.

Los analistas de mercado advierten que es el comienzo formal de un proceso de control que inició el Partido Comunista chino, primero contra Alibaba, pero que potencialmente se extenderá a todo el ecosistema tecnológico del país.

En este sentido, el precio de las acciones de Alibaba que cotizan en Wall Street cayó de 320 a 280 dólares por la “incertidumbre” respecto de hasta dónde llegarán las acciones regulatorias directas de Pekin.

No se puede predecir el resultado, advierten.

Al mismo tiempo que el valor de los papeles bajó, el volumen negociado se incrementó varias veces respecto del promedio diario de los últimos 12 meses, lo que refleja que hay muchas dudas sobre lo que sucederá. 

Por ejemplo, las acciones de JD.com cayeron 3,5 por ciento y las de Tencent, 3,6 por ciento.

En Hong Kong hubo pura inestabilidad: Alibaba se precipitó 8,5 por ciento el lunes 28 de diciembre y siguió perdiendo el martes.

Una nota de KeyBanc Capital Markets habla de una oportunidad en la debacle de las acciones.

Dice que se trata de un “retroceso significativo” que puede haber creado una “interesante y atractiva” posibilidad de compra.

Además, dice que no cree que se esté abriendo un panorama significativamente diferente para Alibaba.

Ant Group

Un punto importante en esta disputa es Ant Group, el brazo financiero de Alibaba.

Luego de que fracasara su OPI por restricciones del banco central chino, la misma entidad le ordenó que volviera a concentrarse en su core business (el procesamiento de pagos) y que dejara todos los otros negocios adyacentes, desde seguros y administración de dinero, hasta créditos personales. 

El gobierno chino se ha dado cuenta del impresionante avance de estos holding y de su potencial influencia en la sociedad, por lo que ha decidido impedir que sigan avanzando como pulpos.

Es por eso que se ha incrementado la presión de los organismos reguladores.

Cambios

Xi Jinping no quiere que sigan avanzando a toda velocidad, acumulando influencia en áreas sensibles como los medios y la educación, y sumando influencia en la vida cotidiana china.

La oferta pública inicial de Ant Group iba a ser récord. Se especulaba que podría recaudar más de 36 mil millones de dólares.

Pero fue impedida por el Banco Nacional de China por supuestas prácticas anticompetitivas en distintos negocios, desde el comercio electrónico hasta las redes sociales.

Según las normas antimonopolio existentes en China, que ahora están siendo estudiadas para incluir a la industria de Internet, el gobierno tiene la potestad de aplicar multas a los infractores de hasta con el 9 por ciento de sus ingresos.

Si esto se aplicara a Alibaba, podría ascender hasta los 7,9 mil millones de dólares.

El holding de Ma propuso este lunes un plan de recompra de acciones que abarcaría entre 4,5 mil millones y 10,5 mil millones de dólares y que se materializaría a lo largo de dos años, hasta finales de 2022.

Todo esto ocurre mientras el Estado chino envió funcionarios del organismo regulador a la sede de Alibaba en Hangzhou para que avanzara con sus investigaciones.

Se habla de competencia desleal, ya que supuestamente el gigante de Internet presiona a los vendedores para que sólo ofrezcan sus productos y servicios en su plataforma.

Ma, en tanto, no ha aparecido en público desde noviembre, luego de que fracasara la OPI de Ant Group y de que tuviera palabras nada amables con el gobierno chino.

El magnate es una de las personas más identificada con el exponencial ascenso económico de China de las últimas dos décadas.

Pero en Pekin ya no lo ven como un ejemplo, sino más como una amenaza para la estabilidad política y financiera, algo que para Xi está por encima de todo.

Qué pasará con las acciones de Alibaba

Lo cierto es que los inversores son cautos y están muy divididos respecto de lo que sucederá con las acciones de Alibaba y del resto de las tecnológicas chinas.

¿Vendes, compras? Es una pregunta que por ahora no tiene respuesta. 

Algunos dicen que las severas regulaciones antimonopolio condicionarán gravemente el mercado y otros que son declamaciones que sólo propiciarán cambios cosméticos.

Otros analistas predicen que se viene un mayor control, pero dirigido, no generalizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here