(Tiempo de lectura: 2 min)

Ante la posible pérdida de 40.000 empresas hosteleras en España a partir de la crisis económica generada por la pandemia, representantes de hostelería, fabricación y distribución, alimentación y bebidas han solicitado al Ejecutivo una flexibilización en la vigencia de los ERTES una vez que se reanude la actividad.

Según datos de un estudio elaborado por la consultora Bain & Company y la firma de servicios profesionales EY, los negocios de la hostelería podrían sufrir una pérdida de facturación de hasta el 40% durante este año por la baja demanda que supone la implementación de las medidas sanitarias.

Tras la salida de la crisis podría haber una caída de en torno a un 15% del volumen de establecimientos, el cual actualmente se sitúa en más de 300.000 locales. Es decir, 40.000 empresas con serias dificultades de supervivencia tras la crisis, según la patronal Hostelería España.

Actualmente con 1,7 millones de puestos de trabajo en dichos locales, el nivel de empleo podría sufrir también un fuerte impacto, con hasta 680.000 puestos de trabajo afectados en los momentos más críticos del proceso y una pérdida estructural definitiva de 207.000 empleos.  

Plan de Rescate

Por estos motivos, Hostelería España junto con la asociación de fabricantes AECOC y la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Feiab) han solicitado al gobierno el diseño de un plan de reactivación del sector. Así lo manifestaron en un escrito enviado al Departamento de Asuntos Económicos de Presidencia.

En el manifiesto también han pedido una flexibilización en la vigencia de los Expedientes de Regulación Temporal del Empleo una vez que se reanuden las actividades de restauración.

“Sin medidas de apoyo para aumentar los niveles de liquidez, la necesidad de financiación de las compañías hosteleras para cubrir los gastos fijos operativos durante la crisis fluctuaría entre los 6.000 y los 16.000 millones de euros”, expresaron las asociaciones citando las cifras que recogen en el estudio.

En conjunto, las tres industrias emplean cerca de 7 millones de trabajadores y suponen más del 29% del PIB de España. Sin embargo, el sector de hostelería y restauración es uno de los más vulnerables ante los choques económicos, ya que dependen del turismo y la capacidad adquisitiva de los españoles.

Fabricantes en riesgo

Tras dos largos meses desde que empezó el ascenso mortal de la pandemia, la demanda de equipamiento para la hostelería se ha desplomado. Tal solo en la última quincena de marzo, los fabricantes tuvieron una baja del 74% en solicitud de implementos

En un estudio elaborado por Federación Española de Asociaciones de Fabricantes de Maquinaria para Hostelería y Colectividades (Felac) arroja que ocho de cada diez empresas del sector ya habían aprobado un ERTE antes de Semana Santa, con una afectación media del 81 % de sus plantillas.

El desplome podría ser hasta del 90 %, y solo se han salvado por un incremento en la demanda de hospitales, supermercados e industria alimentaria.v

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here