(Tiempo de lectura: 4 min)

Numerosas empresas en todo el mundo están padeciendo el retraso de su producción debido a la falta de chips para el “cerebro” de sus computadoras. Si bien la principal causa son las restricciones por la pandemia de coronavirus, esta se ve agravada por otros factores.

Según el CEO de Cisco, Chuck Robbins, aún se deberán esperar seis meses más para superar el problema.

El ejecutivo dijo que los proveedores están mejorando sus procesos de producción, pero esto no permitirá ampliar la distribución antes de fin de año. Aunque se espera que en 2022 ya todo esté solucionado.

La expansión de la capacidad de producción de chips es clave para el desembarco mundial de la tecnología de las redes 5G, los negocios de la computación en la nube y la diseminación de la llamada “Internet de las cosas” y de la inteligencia artificial.

Robbins habló luego de que lo hicieran otros líderes de compañías de tecnología. Lo que opinan en Cisco es importante porque el 80 por ciento del tráfico de Internet utiliza sus sistemas.

La falta de chips es vital porque están en prácticamente todos los productos del ecosistema tecnológico actual. Desde los ordenadores de escritorio y los teléfonos, hasta los automóviles.

Jaguar Land Rover, por ejemplo, tuvo que detener su producción la semana pasada por la escasez de chips. Algo parecido pasó en plantas de Tesla, Volkswagen, Toyota y Nissan alrededor del mundo.

¿Qué es el “chipageddon”?

La demanda de chips está creciendo exponencialmente. Esta es una de las razones por las que el principal fabricante estadounidense de estos dispositivos, Intel, anunció un plan de 21 mil millones de dólares para expandir su producción. Este programa incluye la construcción de dos nuevas plantas.

Algunos en el sector ya hablan del “chipageddon” e incluso Samsung advirtió por un “grave desequilibrio” mundial si no se avanza en una producción más acelerada de estos productos.

Los analistas del segmentos dicen que la demanda actual es un 20 por ciento más alta de lo que se esperaba. Esto, sumado a las restricciones por la pandemia, provocó el colapso.

Los chips y el impacto en las acciones de las tecnológicas

Aunque la escasez de chips es y será un problema durante los próximos tres a seis meses, los precios de las acciones de las compañías de tecnología están en buenos porcentajes porque los inversores se están concentrando en que la suba de la demanda generará buenos dividendos a largo plazo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también está viendo esto como un problema a largo plazo y utilizó una cumbre de la Casa Blanca con líderes empresariales para instarlos a convertir al país en un líder mundial en la producción de chips para computadoras.

En medio de la guerra comercial y tecnológica con China, la Casa Blanca dice que es, además de una oportunidad, una prioridad máxima e inmediata.

La Asociación de la Industria de Semiconductores de los Estados Unidos dice que el 74 por ciento de la capacidad de fabricación mundial de chips está en el este de Asia.

Los grandes players son dos: TSMC, de Taiwán, y Samsung, de Corea del Sur.

En Europa también quieren que se fabriquen en sus países más chips. 

Por otra parte, China está buscando la reunificación con Taiwán y se entiende que una de las razones es, precisamente, la producción de chips. 

China está experimentando un enorme crecimiento en la demanda interna de chips para impulsar el desembarco de las nuevas tecnologías, pero solo posee una pequeña porción en la capacidad de fabricación mundial.

Los analistas dicen que no importa dónde se fabrican, sino que se produzcan en muchos lugares diferentes.

Otros, como el director ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, dice que no es aceptable que se fabriquen tantos chips en Asia.

Líder del mercado se agranda

TSMC no quiere ceder el liderazgo. El mayor fabricante del mundo anunció este año una inversión de 110 mil millones de dólares para expandir su capacidad de producción en los próximos tres años.

Esta semana, su fundador, Morris Chang, le pidió al gobierno taiwanés que los ayude a seguir siendo líderes argumentando que está en mejor posición para fabricar estos dispositivos que Estados Unidos e incluso que China, a pesar de que estos países tienen enormes paquetes de subsidios gubernamentales.

La escasez se vio agravada por la pandemia de coronavirus. Al principio, muchas empresas redujeron sus pedidos pensando que la demanda disminuiría, lo que llevó a los proveedores a reducir la capacidad de elaboración.

Sin embargo, la demanda de productos electrónicos de consumo aumentó y se produjo un cuello de botella del que no se ha podido salir.

Los problemas se han agravado por una serie de otros factores, como por ejemplo un incendio en una fábrica de semiconductores y problemas climáticos (el frío extremo en Texas).

Esto, junto con un cambio tecnológico generacional, ha creado una situación sin precedentes para la industria.

Cisco y su estrategia

Robbins, de Cisco, es uno de los que opina que se debe diversificar la producción de chips en todo el mundo. Según el CEO de la tecnológica, “hay riesgos de fallas, potenciales problemas geopolíticos, el clima, todo esto hace evidente que debe haber más opciones para los lugares donde se construyen los semiconductores”.

Cisco finalizó el mes pasado la adquisición de Acacia Communications por 4.550 millones de dólares. Esta empresa, entre otras cosas, diseña chips de computadora.

Sin embargo, Robbins descartó que Cisco utilice esta compra para comenzar a fabricar sus propios dispositivos para el cerebro de los ordenadores.

¿Por qué no hay tantas de estas empresas? Por el enorme costo de las instalaciones de fabricación de chips. Esto hace que las que existen operen casi a plena capacidad y, por lo tanto, que les lleve tiempo satisfacer el aumento de la demanda.

Además, a todos los problemas, se suma que algunas empresas han pedido más componentes de los que necesitan para acumular stock. Tienen miedo de quedarse sin reservas, pero eso ha generado aún más complicaciones en el mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here