(Tiempo de lectura: 3 min)

Más de dos meses después de que CaixaBank planteara un ERE a su plantillo con motivo de la fusión con Bankia, sindicatos y dirección han llegado a un acuerdo para resolver el expediente. Finalmente, la reestructuración conllevará la salida de 6.452 trabajadores en el Estado, de los cuales 608 se concentrarán en Cataluña, según los datos facilitados por los sindicatos tras la reunión que comenzó el martes y se terminó ayer jueves por la tarde.

Por otra parte, la entidad recolocará 507 empleados en empresas del grupo y prevé cubrir 108 vacantes a través de filiales. Aunque la cifra de despidos es inferior a 8.291 planteados inicialmente, el ERE afectará al 12,6% de la plantilla y se convertirá en el más grande en la historia del sector financiero en el Estado.

La mayoría de los despidos -un total de 5.419- se concentrarán en la red de oficinas, las direcciones territoriales y los servicios centrales distribuidos. El resto corresponden a servicios centrales -862 salidas- y en otros departamentos.

Como ya era previsible, la Comunidad de Madrid será la más afectada por el ERE de Caixabank, aglutinando un total de 1.286 despidos. De este modo, el ERE afectará de forma más directa a los trabajadores de la antigua Bankia. También destacan los despidos que ser realizarán en Andalucía (911 despidos) y la Comunitat Valenciana (793). Catalunya, a pesar de ser el territorio con más trabajadores de Caixabank, contará con 608 despidos, menos de la mitad de los que se materializarán en Madrid. En el caso de Catalunya, la mayoría de los despidos se concentrarán en Barcelona y su área metropolitana. En cambio, la reestructuración tendrá un impacto más reducido en las provincias de Girona, Lleida y Tarragona.

Más de diez horas de reunión para desencallar el mayor ERE de la historia de la banca

El acuerdo llega después de que las negociaciones se intensificaran durante los últimos tres días, con una reunión de más de diez horas el lunes y otra que arrancó el martes 29 de junio -día en que se agotaba la prórroga para alcanzar un acuerdo- y que se ha alargado hasta este jueves. El principal escollo ha sido la voluntariedad, aunque también se han tratado cuestiones como la integración de los trabajadores de Bankia, las condiciones de la plantilla de CaixaBank y la modificación del plan de pensiones de los empleados.

También hay que recordar que, durante los últimos dos días, los trabajadores han secundado las primeras huelgas generales en la historia de la entidad, las cuales han tenido un seguimiento de más del 90%, según los sindicatos. Las acciones de protesta también se tradujeron en movilizaciones en 28 ciudades del Estado, entre ellas Tarragona y Barcelona.

Este es el tercer ERE que se produce en CaixaBank desde el estallido de la crisis financiera en 2008. El primero, también firmado de madrugada tras unas largas negociaciones, terminó afectando un total de 2.600 trabajadores, cerca de 400 empleados menos respecto a los planteamientos iniciales de la entidad. La reducción de plantilla se produjo sin despidos forzosos y con salidas voluntarias. El segundo se produjo en 2019 y conllevó la salida de 2.023 empleados, una cifra inferior al número de trabajadores que finalmente se adhirieron voluntariamente al ERE.

Caixabank estima en 1.900 millones el coste del ERE, a pesar de reducirlo en más de 1.000 trabajadores

Según la dirección de la entidad, la aplicación del ERE de Caixabank supondré un coste para la compañía de 1.900 millones de euros. La cifra es la misma que la que preveía la empresa al inicio de la presentación del ERE, cuando se proponía despedir a más de 8.000 trabajadores. En todo caso, la compañía asegura que el acuerdo permite concretar un mínimo de 770 millones de euros en sinergias de costes totales. Una cifra que se alinea con los objetivos anunciados en la operación desde un inicio.

El acuerdo entre la dirección y los sindicatos de Caixabank establece la posibilidad de incorporar salidas voluntarias en el ERE para distintos colectivos y con distintas condiciones económicas. Los mayores de 63 años que se quieran acoger al ERE contarán con una indemnización de 20 días por año trabajado. En el caso de los trabajadores de más de 54 años se les ofrece una indemnización equivalente al 57% de su salario fijo bruto anual hasta los 63 años. Mientras que los empleados de entre 52 y 53 años que se quieran acoger al expediente recibirán un total de 7 anualidades del 57% de su salario fijo bruto. El resto del equipo humano de Caixabank más joven que se quiera acoger al ERE contará con una indemnización de 40 días de salario fijo bruto por año trabajado, con un límite de 36 mensualidades.  

La cotización de Caixabank en el IBEX35 se contiene a expensas de los efectos del ERE

La adquisición de Bankia por parte de Caixabank fue bien acogida por los mercados que elevaron la cotización de Caixabank hasta máximos desde la llegada de la pandemia. Unos máximos que desde el mes de junio se han ido conteniendo, volviendo a las cifras de la entidad de finales del primer trimestre del año. El acuerdo con los sindicatos, junto con la contención de gasto que supondrá el ERE hace prever una evolución positiva de la entidad en la bolsa española a corto y medio plazo. Con la adquisición de Bankia, Caixabank se convierte en la mayor entidad bancaria de España. Según datos de la CNMV, en diciembre de 2020 Caixabank era ya el banco de España con un mayor volumen de activos, con 456.953 millones de euros. Un volumen que, tras la compra de Bankia, se podría elevar hasta los más de 660.000 millones de euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here