(Tiempo de lectura: 3 min)

La actividad de las empresas en la eurozona alcanzó un registro histórico en junio. De acuerdo con los datos de IHS Markit, el índice compuesto de gestores de compras (PMI) subió a 59,5 puntos desde los 57,1 del mes anterior. Es el mejor dato desde junio de 2006. Además, posiciona a España como una de las economías con mayor crecimiento, siendo solo superada por Irlanda.

Por su lado, la actividad del sector de servicios de la zona euro creció hasta los 58,3 puntos, frente a los 55,2 puntos de mayo, su nivel más alto desde julio de 2007. Igualmente, la actividad en el sector manufacturero llegó a su nivel más alto en toda la serie histórica. Tuvo un registro récord de 63,4 puntos, superando los 63,1 del mes anterior.

También hubo un aumento en el número de pedidos recibidos por las empresas del sector privado. Dicho crecimiento tuvo un ritmo que no se veía desde hace veintiún años. Además, como incrementaron las demandas nacionales e internacionales, junio resultó ser un mes de mucha presión para las empresas, al punto en que la cantidad de trabajos atrasados llegó a nuevo ritmo récord de la serie.

Asimismo, la dotación de personal aumentó por quinto mes consecutivo y lo hizo a una tasa más intensa, alcanzando su nivel más alto desde inicios de 2018. Los países de la eurozona que están a la cabeza en cuanto a crecimiento del empleo son Irlanda, Alemania y España. 

Por otro lado, la confianza de las empresas llegó a máximos históricos. Las firmas se muestran optimistas ante el levantamiento de las restricciones por la pandemia de COVID-19. Confían en que la actividad seguirá creciendo progresivamente en los meses venideros. En consecuencia, los gastos operativos aumentaron en junio a un ritmo elevado y la inflación llegó a su nivel más elevado desde septiembre del 2000. 

Actividad del sector de servicios en España alcanzó niveles máximos

Al cierre de junio, el sector servicios español tuvo su mejor lectura desde marzo del año 2000. El índice sectorial de gestores de compra (PMI) subió a 62,5 puntos desde los 59,4 de mayo, según la consultora IHS Markit. De igual modo, hubo un fuerte crecimiento en los nuevos pedidos, el mejor dato desde junio del 2000. No obstante, la demanda fue mayormente nacional, ya que las ventas en el exterior aún se ven limitadas por las restricciones a los viajes y al turismo.

“Quizás haya un poco de preocupación con respecto a la relativa debilidad del turismo. Las restricciones y los desafíos en el sector de los viajes desde mercados clave como el Reino Unido están afectando el crecimiento. Si estos problemas se resuelven, España estará en camino de un perfil de crecimiento aún más fuerte en los próximos meses”, señaló Paul Smith, economista de IHS Markit.

Sin embargo, gracias a la alta demanda de pedidos, las empresas decidieron contratar a más personal. En consecuencia, el empleo tuvo su mayor impulso en los últimos tres años. Por su parte, la actividad manufacturera del sector privado español alcanzó en junio su mayor ritmo de expansión desde abril de 1998. De este modo, el PMI compuesto para la economía española alcanzó en junio los 62,4 puntos, su mejor nivel desde febrero del año 2000.

Aumenta la confianza de los consumidores

La confianza del consumidor español subió 8,5 puntos en junio, hasta los 97,5 puntos, su mejor dato desde el verano de 2019, cuando llegó a los 102,3 puntos. Este aumento marca el quinto mes consecutivo de ascensos. En febrero superó los 10 puntos, mientras que marzo registró 7,1 puntos, abril 4,7 puntos y mayo más de 11 puntos.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) recoge mensualmente la evaluación de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo. Los valores van de 0 a 200. Si se ubican por encima de 100, entonces la valoración es positiva.

En concreto, el indicador de situación actual se situó en junio en 75,9 puntos. En cambio, el indicador de expectativas mejoró hasta los 119,1 puntos, su nivel más alto desde diciembre de 2015. El mayor repunte se produjo en las valoraciones sobre el futuro inmediato de la economía, con 7,6 puntos más, mientras que las expectativas sobre el mercado laboral subieron 3,3 puntos.

Desde junio de 2020, la confianza de los consumidores ha aumentado 36,8 puntos. La mejora ha sido de 45 puntos para el índice de situación actual, mientras que la ganancia en las expectativas ha sido de 28,6 puntos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here