2.8 C
Madrid
martes, 18 enero , 2022
S&P 500 INDEX  ^SPX 
$4.662.85  $3.82  0.08%  
NASDAQ 100  ^NDX 
$15.611.59  $115.99  0.75%  
Dow Jones Industrial Average  ^DJI 
$35.911.81  $201.79  0.56%  
IBEX 35...  ^IBEX 
8.838,70€  32,10€  0,00%  
Nikkei 225  ^N225 
28.574.15  240.63  0.85%  
FTSE 100  ^FTSE 
7.611.23  68.28  0.91%  
ESTX 50 PR.EUR  ^STOXX50E 
4.302,14€  29,95€  0,00%  
CBOE Volatility Index  ^VIX 
$19.19  $1.12  5.51%  
Bitcoin USD  BTC-USD 
$42.094.78  $713.10  1.67%  
Ethereum USD  ETH-USD 
$3.187.88  $110.25  3.34%  

IonQ, la primera (y disruptiva) empresa de computación cuántica en el mercado

IonQ es la primera empresa dedicada a la computación cuántica en salir al mercado de valores. ¿Estamos ante el inicio de una nueva megatendencia o las acciones de IonQ son una apuesta muy especulativa? En este artículo analizamos la situación y te contamos cómo puedes comprar acciones de la prometedora empresa sin pagar comisiones.

Tiempo de lectura: 11 min

IonQ, Inc., fue fundada en 2015 por Christopher Monroe y Jungsang Kim sobre la base de 25 años de investigación pionera en el campo de la computación cuántica y se encuentra en College Park, Maryland, Estados Unidos.

Se dedica al desarrollo de sistemas de computación cuántica de propósito general. Su modelo de negocio se basa en dar acceso a su computador cuántico de 32 qubits de capacidad a través de la nube, utilizando importantes aliados como Amazon Web Services, Azure Quantum de Microsoft y Google Cloud Marketplace. 

Es de hacer notar que empresas como Amazon y Samsung, entre otras, ayudaron a financiar el desarrollo de este hardware antes de que la startup se hiciera pública.

IonQ completó el 30 de septiembre de 2021 un proceso de fusión comercial con DMY Technology Group, Inc. III; una SPAC (Special Purpose Acquisition Company) creada a tal propósito. Comenzó a cotizar en la Bolsa de Valores de Nueva York el 01 de octubre, logrando recaudar 636 millones de dólares para financiar su crecimiento y acelerar la comercialización de sus servicios.

Peter Chapman, su CEO y Presidente actual, afirmaba después de la fusión en 2021: Durante los últimos seis años, hemos sacado esta tecnología crítica del laboratorio y la hemos convertido en un producto comercial. Este año, nos enorgullece haber triplicado nuestras expectativas de órdenes para 2021 y nos complace aún más haber anunciado colaboraciones con Goldman Sachs, Fidelity Center for Applied Technology, GE Research y la Universidad de Maryland”.  

“IonQ genera mucha expectativa por lo disruptiva y revolucionaria que podría llegar a ser su tecnología”

IonQ ha venido generando mucha expectativa por lo disruptiva y revolucionaria que podría llegar a ser esta tecnología. 

Pero cabe preguntarnos, ¿es el inicio de una megatendencia que transformará al mundo en pocos años, o sólo estamos en las etapas iniciales de algo que dará sus frutos en las próximas décadas?

¿Qué es la computación cuántica y para qué sirve?

Tal vez hayas escuchado alguna vez que la computación clásica trabaja con un sistema binario de dos números, 0 y 1, los cuales se combinan para formar cadenas de 8 dígitos expresadas en “bits”. 

Computación tradicional
La computación tradicional reduce todo los procesos e información a “0” y “1”, por lo que su eficiencia tiene un límite muy marcado.

Esto ha permitido grandes avances tecnológicos a través del ordenador personal, pero este tipo de tecnología tiene límites en la capacidad de procesamiento y computo. Además, la miniaturización de los componentes de un ordenador que se puede hacer hasta ahora está llegando a sus límites. 

La computación cuántica podría permitirnos salir del sistema binario. En vez de trabajar sólo con 0 y 1, podríamos trabajar con las probabilidades entre 0 y 1, lo cual nos llevaría a una cantidad de posibles combinaciones y resultados que son impensables hasta ahora. En la computación clásica hablamos de “Bits”, mientras que en la cuántica hablamos de “Qubits”.

Debemos recordar que la materia está compuesta por átomos, y éstos a su vez están compuestos por neutrones, electrones y protones. Si vamos a una escala aún más pequeña, la del universo cuántico, encontraremos partículas que se comportan de manera distinta a lo establecido en las leyes de la física clásica. 

A esa escala atómica y subatómica una partícula puede “existir” en diferentes estados que se superponen al mismo tiempo. Esa y otras condiciones como el entrelazamiento de partículas y la interferencia pueden ayudar a resolver cálculos que suponen una cantidad exponencialmente grande de estados posibles.  

Es replicando las condiciones de ese universo donde un computador cuántico podría ayudar a realizar cálculos complejos que están más allá del alcance de un procesador normal. Problemas que podrían tardar años o décadas en resolverse por la vía clásica, por la autopista cuántica podrían ser resueltos en horas o días.

El procesamiento ocurriría dentro de un vacío profundo replicado dentro del ordenador. Pero no es tan sencillo hacerlo. 

Qubit vs bits. IonQ
Mientras que los bits que utilizan los procesadores tradicionales solo pueden tener 2 valores (0 o 1), los qubits vienen a ser un sistema de coordenadas que pueden contener una secuencia infinita de dígitos. | Vía Universe Review.

Se requiere construir una máquina bastante grande y compleja, un supercomputador que logre temperaturas de unos 273 grados bajo cero, similares o aún más frías que las del espacio. No puede haber ningún tipo de movimiento, ni mucho menos la presencia de luz. 

La gran promesa de la computación cuántica es ayudar a resolver problemas complejos ofreciendo resultados probables. Esos problemas complejos no pueden ser resueltos por un ordenador clásico por la enormidad de las posibilidades. 

No obstante, la computación clásica no perderá su importante rol y ayudará a complementar e instrumentalizar los hallazgos que se hagan a nivel cuántico una vez que se hallen soluciones a los problemas, o se reduzcan las alternativas probables a un número manejable por los equipos clásicos.

La computación cuántica podría solucionar problemas irresolubles, incluyendo la cura de enfermedades hasta ahora incurables.

Las posibles aplicaciones abarcarían muchos campos como las matemáticas complejas, la simulación y modelado de procesos naturales, la criptografía, la química, la inteligencia artificial, la cura de muchas enfermedades hasta ahora irresolubles, etc. Imagina el impacto en las ciencias puras y aún más, en las ciencias sociales. 

Computación cuántica: ¿Dónde estamos ahora mismo?

Aún no hay aplicaciones comerciales tan extendidas. De hecho, podría afirmarse que estamos todavía en la fase de perfeccionamiento de los primeros prototipos. Algo similar a lo ocurrido con los primeros ordenadores clásicos en la década de los 60 y 70 del siglo pasado.

Los primeros ordenadores eran máquinas enormes capaces de realizar sólo ciertas operaciones puntuales. Pero ese fue el primer paso que permitió ir avanzando.

Ordenador cuántico IBM
El ordenador cuántico de IBM, una de las primeras empresas en explorar las posibilidades de la computación cuántica.

Según se sabe, las compañías que poseen estos prototipos cuánticos son IBM, Rigetti, D-Wave y Google, que afirma tener supremacía cuántica sobre sus competidores por las capacidades de su equipo. También se incluiría, por supuesto, IonQ.

China, a través de su Universidad de Ciencia y Tecnología, afirma haber concluido el desarrollo de un computador cuántico superpotente, después de dos décadas de trabajo e investigación. Esta información, como es obvio, no es verificable por fuentes externas, pero debe tomarse con seriedad a la luz de los avances realizados por el gigante asiático. 

De manera que sólo un puñado de empresas han podido desarrollar hasta ahora prototipos cuánticos. Al menos hasta donde se sabe… Sin embargo, se estima que son IBM y Google quienes han hecho mayores avances y cuentan con mejores condiciones para seguir en esa dirección.

No obstante, Google afirma que su computador cuántico es un prototipo en desarrollo cuyo perfeccionamiento se espera que esté listo para 2029. Por tanto, se debe tener cuidado al escuchar la palabra “cuántico” para etiquetar una tecnología y aún más una empresa.

Además, los prototipos cuánticos pueden generar errores que deben ser corregidos. Así como hay múltiples estados posibles, también hay múltiples maneras en que las cosas pueden salir mal. 

Por otro lado, la naturaleza cuántica de los qubits es bastante delicada, por lo que a decir de los expertos, es extremadamente difícil conservar un qubit por cualquier espacio de tiempo. Tienden a perder sus propiedades. 

Mientras tanto, la llamada supremacía cuántica será un concepto en construcción hasta que no se logren calibrar estos errores y estabilizar las propiedades de los llamados qubits.

No obstante, las posibilidades son muy grandes ya que no sólo hablamos de hardware cuántico, sino también de software cuántico, pues estos equipos necesitarán de una nueva generación de algoritmos y lenguajes de programación más complejos, potentes e intuitivos para poder funcionar. 

El tema cuántico es incluso del interés nacional de todas las potencias globales. Tanto EE.UU., como China y la Unión Europea buscan elementos diferenciadores que les permitan dominar la tecnología, ergo, la economía mundial. 

EE.UU. por ejemplo, aprobó en diciembre de 2018 una ley con amplio apoyo bipartidista llamada “National Quantum Initiative Act, la cual estableció un fondo de 1,2$ billones para financiar la investigación en el campo cuántico en un período de 5 años. 

Para muchos, la próxima revolución económica estará basada en el uso de tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial, la robótica y el almacenamiento de energía. 

La propia computación cuántica debe ser definida por derecho propio como una de esas tecnologías y tal vez sea la que permita dar el salto en esas otras disciplinas. Pero, mientras se perfecciona debe afirmarse que estamos aún en las etapas iniciales de su desarrollo. Ya no es el sueño de los físicos, es verdad, pero ahora es la pesadilla de los ingenieros.

Jay Gambetta, investigador de algoritmos cuánticos y aplicaciones potenciales para IBM, afirmaba en una entrevista de Will Knight para el MIT Technology Review, publicada el 21 de febrero de 2018 lo siguiente:

“Tenemos este dispositivo que es más complicado de lo que puedes simular en una computadora clásica, pero aún no es controlable con la precisión que podrías hacerlo con los algoritmos que sabes hacer”.

IonQ: ¿Cómo va la cotización de sus acciones?

Veamos el gráfico diario de velas japonesas y volumen para la acción de la empresa IonQ, Inc.; cotizada en la NYSE:

Tendencia acciones IonQAntes de su salida a bolsa la acción llegó a un máximo de 12,95$ para luego descender, por lo que se estima un nivel de resistencia (SyR) alrededor de ese nivel de precio.

La empresa se hace pública el 01 de octubre de 2021 y termina cerrando la sesión bursátil con una cotización de 9,20$ por acción.

Luego, en los días sucesivos marcó un mínimo de 7,07$ para comenzar a subir lentamente. Podemos considerar que existe un nivel de soporte (SyR) alrededor de este precio.

De hecho, la acción entra en una tendencia alcista de corto plazo hasta el 18 de noviembre, cuando marca su máximo hasta la fecha a un precio de 35,90$. Casi cuatro veces el precio de salida.

Lo que observamos en el gráfico a continuación es una figura de vuelta en día o “púa” a partir de una caída vertiginosa en el precio. A principios de 2022 la acción cotiza cerca de los 14,37 por acción.

Acciones de IonQ: ¿Invertir ahora mismo o esperar?

Para el tercer trimestre de 2021 la empresa incrementó sus ingresos hasta 451 mil dólares, sin embargo, como es natural en una compañía relativamente nueva, aún no genera beneficios. Es pronto y aunque la dirección de la empresa anunció haber recibido pedidos, reservas y demás, éstas no pueden ser consideradas como ingreso hasta que no se materialicen.

Para poder formarse una mejor idea del rendimiento de la empresa y su capacidad para transformar esta tecnología en productos y servicios valorados por el mercado, la compañía debe generar primero un ingreso recurrente significativo. Para algunos analistas ese umbral implica traspasar el hito de los 10 millones de dólares anuales.

Por otro lado, una tecnología de este tipo requerirá ingentes cantidades de recursos para seguir desarrollándose, por lo que no es previsible esperar dividendos. 

“IonQ debe ser vista como una acción con potencial de crecimiento, cuyas posibilidades están en el incremento progresivo de su valor para los próximos años” 

Por sus características IonQ debe ser vista como una acción con potencial de crecimiento, cuyas posibilidades están en el incremento progresivo de su valor para los próximos años. 

De hecho, ya hay una presencia importante de muchos fondos reconocidos.

A continuación observamos los 10 fondos con mayor posición accionaria en IonQ y los cambios realizados en dicha posición en los últimos trimestres:

Inversores institucionales en IonQLas primeras 4 posiciones son ocupadas por fondos del grupo Fidelity, con una posición global de 3.225.371 acciones. Sin embargo, al 30 de noviembre de 2021 liquidaron 896.400 acciones. Aun así, se mantienen posicionados con una buena cantidad.

Es interesante notar que el resto del ranking creció en términos netos 962.910 acciones entre septiembre y diciembre de 2021.

Para tener una visión global de los intereses actuales que poseen IonQ observamos a continuación su composición accionaria actual:

IonQ composición accionariaComo es previsible, los insiders o miembros fundadores poseen actualmente el 53% del capital por lo que controlan las decisiones estratégicas. Luego vienen los fondos mutuos con un 25,2%, y en tercer lugar, los inversores institucionales con 21,7%.

De manera que el capital financiero que participa en IonQ posee el 47% de la empresa en este momento. Hablamos casi de la mitad del capital, por lo que sin duda, estos intereses tienen una expectativa futura positiva.

Si hay un posicionamiento debe ser con una visión de muy largo plazo. No obstante, también debe tomarse en consideración que aunque IonQ sea la primera empresa que hace esta tecnología accesible a través de servidores en línea, las aplicaciones son relativamente limitadas. 

No necesariamente ser el primero en llevar un producto al público implica dominio futuro del mercado. El ámbito tecnológico está lleno de ejemplos recientes donde el líder inicial terminó desapareciendo, mientras en otros casos fue absorbido por sus competidores. 

Posibles competidores o aliados de IonQ

El juego ha comenzado y IonQ no es el único, existen otras empresas, la mayoría iniciadas como startups que están desarrollando aplicaciones, productos y servicios en el campo de la computación cuántica.

Podemos definir el conjunto de las interacciones competitivas y/o asociativas entre todas estas empresas y aquellas que decidan entrar a este campo como el “ecosistema cuántico”. Veamos las empresas y proyectos más importantes que lo conforman:

Competidores IonQ
(Haga click en la imagen para ampliar)

De todos los proyectos actuales, ciertamente IonQ tiene la mayor capitalización de mercado hasta ahora con 2,57 billones de dólares. Ya realizó la transición de startup a compañía pública, por lo que está mucho más avanzada que otros negocios similares.

Un competidor que no debe pasarse por alto es Rigetti, start-up que anunció el 06 de octubre de 2021 un acuerdo a través de una SPAC (Supernova Partners Acquisition Company II, Ltd. – SNII), tal y como hizo IonQ, para hacerse pública próximamente y comenzar a cotizar en la NYSE con el ticker “RGTI” bajo el nombre de Rigetti Computing, Inc. 

Tal vez resulte prudente esperar a la finalización de este proceso para considerar tomar posiciones en IonQ o en la propia RGTI cuando se haga pública.

Los competidores de IonQ en pocas palabras

D-wave es una empresa privada canadiense que probablemente siga los pasos de las dos anteriores. Tiene mucho terreno recorrido en la fabricación de computadores cuánticos y en las aplicaciones para estos equipos.

Quantum Machines es una startup israelí que se encuentra en las primeras etapas. Fue fundada en 2018 y recaudó 17,5 millones de dólares en el primer trimestre de 2020. Su líder es Avigdor Willenz y cuenta con importantes socios como Harel Insurance investments (TA:HARL) y TLV Partners and Battery Ventures.

Quantum Computing es una empresa pública que cotiza en el NASDAQ y se especializa en el campo de software para computadores cuánticos. Su capitalización alcanza los 86,3 millones de dólares.

Arqit Quantum es una empresa que desarrolla aplicaciones para ciberseguridad con sede en Reino Unido. Su capitalización es de 1,92 billones de dólares. 

Finalmente tenemos a QuantumSi. Al igual que la anterior, esta es una empresa que ya está desarrollando aplicaciones concretas en el campo de las ciencias biológicas, unos de los más prometedores. Su capitalización alcanza 886 millones de dólares.

No hemos abarcado en su totalidad el ecosistema europeo, pero es probable que existan startups similares. 

Por otro lado, observando y participando con interés están otros cuatro jugadores estratégicos en el sector tecnológico

IBM que es pionero y tiene un personal muy calificado trabajando en esto desde hace décadas. Cuentan con el computador cuántico “IBM Q System 1” y con investigadores de gran renombre como Charles Bennett, uno de los padres fundadores de la teoría de información cuántica.

Amazon Web Services que participó en el financiamiento de IonQ incluso antes de hacerse pública y es su aliado en la red de servidores de la nube que lleva esta tecnología al público.

Google que ya tiene tal vez el prototipo más potente y afirma tener superioridad cuántica. También es aliado de IonQ en la nube a través de Google Cloud Marketplace.

Microsoft también participa como aliado de IonQ en la nube a través de Azure Quantum. 

Estos líderes de mercado también participan en otros proyectos de este tipo.

Tomando prestadas las ideas científicas sobre la evolución, aquellas empresas que se adapten mejor a las condiciones cambiantes de su entorno y del mercado serán las que lograrán desarrollarse y sobrevivir esta primera ola cuántica. Si IonQ será una de ellas o no es algo que está por verse en los próximos años. 

 

¿Cómo comprar acciones de IonQ sin pagar comisiones?

Si tras leer nuestro extenso análisis de IonQ decides comprar acciones de esta prometedora empresa de computación cuántica, la opción favorita y recomendada por El País Financiero es el bróker eToro.com, una plataforma de inversión utilizada por más de 20 millones de usuarios, con sede en Londres y autorizada por el CySEC y la FCA (la entidad reguladora del Reino Unido).

En España, eToro está registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores con número de registro 2534 (aquí su registro).

Cuando se trata de comprar acciones de IonQ, eToro nos ofrece una gran ventaja: No cobra comisiones de ningún tipo (0%) en la compra, venta o custodia de acciones. Otro punto importante a favor de eToro es que permite añadir fondos a tu cuenta de forma inmediata mediante tarjeta de crédito, Paypal o transferencia bancaria (entre otros).

A lo anterior hay que añadirle que eToro.com permite invertir en IonQ comprando fracciones de acciones, de manera que incluso los inversores con poco capital pueden invertir en grandes empresas cuyas acciones tienen un precio elevado.

> Ir a eToro.com para comprar acciones de IonQ sin comisiones <

*Su capital está en riesgo. Se aplican otras comisiones. Para más información, visite etoro.com/trading/fees. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias

Caen las acciones de Unilever por el rechazo de GSK

GlaxoSmithKline (GSK) y Pfizer no se mostraron impresionadas por la oferta de 50.000 millones de libras esterlinas (68.000 millones...

Artículos relacionados