(Tiempo de lectura: 2 min)

Según 800 accionistas minoritarios, los directivos ganarían un total de 58 millones de euros en acciones de la nueva Abengoa (Abenewco1) si se cumple con éxito su estrategia de reestructuración.

Para cobrar dicho “superbonus”, el consejo de administración necesita una conversión anticipada de los bonos que no resultaban convertibles antes del 2022. Entonces, los directivos habrían colocado a Abengoa en situación de default para cumplir dicho cometido, según los accionistas aglutinados en la plataforma Abengoshares.

También denuncian que Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa, solicitó un crédito ICO para su plan de reestructuración, en vez de pagar los intereses que produjeron la ejecución de garantías.

“De apoyar el plan actual, el ICO y la SEPI serían corresponsables de enterrar con dinero público las inversiones de miles de pequeños ahorradores que confiaron en la recuperación de la empresa sevillana”, aseguran en un comunicado.

Asimismo, los accionistas expresaron su extrañeza ante el hecho de que la empresa anunciara su intención de vender activos en el exterior. A su juicio, debió ser en 2017, cuando Abengoa disponía de un mandato de venta de activos que no se ha cumplido.

Critican que la directiva de Abengoa no ha buscado una refinanciación. “Siendo la situación actual un escaparate de deuda a precios muy inferiores a los bonos de Abengoa. Aún más si se tiene en cuenta que el plan de deuda de compra corporativa de la UE sigue vigente, pudiendo Abengoa acogerse al mismo”, señalan en el comunicado. 

De igual modo, la nueva valoración de Abenewco2 hecha a finales de marzo. Consideran que esta valoración a la baja “no se corresponde con la realidad de contratos asegurados a precio cierto por 10 años, como podría corroborar una auditoría independiente”.

La respuesta de Abengoa

La dirección negó rotundamente que sus consejeros vayan a embolsarse un bonus si el plan de refinanciación culmina en buenos términos. Admitió que existe un plan de incentivos para el período 2019-2024, dirigido al consejero ejecutivo y un equipo clave de 25 directivos.

Dicha estrategia está ligada a la “revaloración, de un lado, de Abengoa S. A., y de otro, de sus bonos SOM (Senior Old Money). Para alcanzar el máximo del plan se exigía como mínimo una revalorización muy significativa, de más de cinco veces el valor de la SOM, que no se da en este momento”, afirmó el grupo. 

El vencimiento del plan tendrá lugar el 31 de diciembre de 2024, a menos que se produzca un evento de liquidez que aceleraría el vencimiento del mismo.

Por otro lado, Abengoa evalúa la posibilidad de tomar acciones legales contra la plataforma de accionistas. Asegura que la misma no posee un 10%, sino un 1% del capital social de Abengoa S.A.

Por su parte, el despacho Navas & Cusí, encargado de la defensa jurídica de Abengoashares, informó que Abengoa decidió mantener un encuentro con los accionistas. 

La plataforma Abengoashares surgió como reacción espontánea al Tercer plan de refinanciación de la empresa. Dicho plan fue presentado por el consejo de administración el pasado 6 de agosto. Actualmente, más de 1.000 ahorradores y sus familias forman parte de la agrupación.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here